ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Reseña Chile 76: Las primeras intrigas de Manuela Martelli – The Spool

Reseña Chile 76: Las primeras intrigas de Manuela Martelli – The Spool

Lea también: Los mejores servicios de TV en vivo con prueba gratuita>

Una mezcla de lo insidioso y lo esquivo, Manuela Martelli explora los efectos de la dictadura de Augusto Pinochet en su primera película.

Con un libro de viajes en las manos y un cigarrillo en los dedos, Carmen (Allen Copenheim) piensa qué tono de pintura quiere para sus paredes. Ella lo quiere como un atardecer pero no tan rosado. Quizás un poco azul. Después de todo, no es que ella salga mucho. Incluso su viaje diario, ahora a su casa en la playa en Las Cruces, se ha vuelto aislado. Estamos en 1976 en Chile, tres años después del gobierno del dictador Augusto Pinochet. Mientras la pintura gotea sobre los talones de Carmen, los disidentes y los comunistas acusados ​​caen a las calles. Pero bueno, tiene una casa para renovar.

Ella acaba de llegar para supervisar dichas reformas mientras su marido, Miguel (Alejandro Goeck), se queda en Santiago. Trabaja como médico. Soñaba con trabajar en medicina pero no le permitieron dedicarse a ello. Es casualidad, entonces, que el padre del barrio Sánchez (Hugo Medina) la convenza de cuidar a Elías (Nicolás Sepúlveda). Con un disparo en la pierna, resultó herido porque la pobreza lo obligaba a robar comida. Carmen puede desconfiar de él, quizá por culpa, pero no le tiene miedo. Su victimismo político es claro para el público y para ella. Pero sus efectos comenzaron a filtrarse en su vida personal.

Aline Copenheim contempla mientras contempla. (Kino Lorber)

chile’76 (o 1976 En el extranjero) es el primer largometraje de Manuela Martelli. También es un trabajo inteligente y que se siente propulsor e intenso a pesar de ser distante en algunos puntos. Los bloques y estructuras, particularmente en las escenas anteriores, rayan en lo mecánico. La cámara, en todo momento, mantiene la curiosidad espacial, desdibujando la línea entre el sujeto y el escenario. La cámara Martelli tiene tanta presencia como no, y eso es por diseño. Las ideas de la casa y sus cuidadores son leyendas. La paranoia (la naturaleza que rodea la casa) se revela como la verdad.

READ  Nexus Brewery celebra 10 años con dos eventos »Albuquerque Journal

Interiores y exteriores interactúan entre sí en un nivel negativo. Esta es, al fin y al cabo, la historia de Carmen. Así, la película la sigue constantemente, a pesar de su vacilante aislamiento. El guión de Martelli y Alejandra Moffat ha mejorado enormemente, es económicamente acogedor y desdeña a los personajes secundarios. En todo momento, Copenheim imbuye a Carmen de un pragmatismo que evita la simplicidad en la que podría haber caído el personaje. Su cuerpo es, a la vez, etéreo y analítico, y domina la pantalla del mismo modo que lo hace la imagen.

Cuando Martelli y la directora de fotografía Yara Rodríguez están afuera, optan por colores pastel. En el interior, es como si los pisos y las paredes estuvieran iluminados desde adentro, como si el diseño de producción de Estefania Larraín comenzara a arder desde afuera. La música de Maria Portugal es particularmente notable, disonante y desafinada, antes de congelarse en obras de los 70 y trompetas clásicas. Es un swing que no requiere demasiados grados. Después de todo, sus texturas y densidades son tan discordantes que pueden distraer más que cualquier otra cosa. (En uno o dos momentos, podría suceder).

No es una película perfecta, pero sí brillante.

hasta ahora chile’76 Fue lo suficientemente lento durante la hora y media que la tensión resultó insidiosa. Un drama local en su primera mitad y un thriller político en su segunda mitad, la película comienza cuando Carmen se encuentra entre otros radicalizados contra la tiranía de Pinochet. El guión de Martelli y Moffat se muestra escéptico sobre la domesticidad. El diálogo de los personajes es en gran medida transaccional, encubriendo la nostalgia (y, a menudo, el conservadurismo) que exudan. Pero este aire de cinismo da paso al patetismo, desestabilizando el espectáculo de la película.

READ  Registro de Brookings | Lucha libre universitaria: unas nuevas instalaciones y nuevas expectativas llevan a los Jackrabbits a la temporada 2023-24

Esta pretensión de altruismo interreligioso temprano ha quedado completamente disipada. El alcance familiar de Carmen se debilita y sus intentos de aferrarse a sus ambiciones personales y profesionales provocan momentos de ansiedad en los últimos 15 minutos. La cámara se vuelve díscolo y el ritmo es impulsivo. Para cuando el clímax llega y se va, chile’76 Elimina piezas creadas. La ayuda a la sociedad, el arquetipo del hijo, la delgada barrera entre naturaleza y sociedad, falla no necesariamente en sentido literal sino ideológico. No es una película perfecta, pero sí brillante. Si hay algo seguro, Martelly es el director a seguir de cerca.

chile’76 Ahora está renovando teatros selectos.

chile’76 Tractor: