ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Se espera que la falta de reforma de Perú provoque un giro hacia la extrema izquierda

Fo mucho En este siglo, el Perú ha emergido en América Latina como un éxito. La economía creció a una tasa promedio anual del 5,6% entre 2001 y 2016, mientras que la proporción de quienes viven por debajo del umbral de pobreza nacional disminuyó de más del 60% al 21% durante el mismo período. La desigualdad también ha disminuido, ya que los ingresos de las personas que viven en los Andes, durante mucho tiempo la región más pobre, han crecido más rápido que el promedio nacional. Al igual que Chile y Colombia, a los que también les fue bien económicamente, Perú siguió políticas económicas de libre mercado y un crecimiento impulsado por las exportaciones, evitando el proteccionismo gubernamental que ha obstaculizado a Argentina y Brasil.

Escucha esta historia

Disfrute de más audio y podcasts iOS o Androide.

El progreso se ha estancado en gran medida, primero debido a las luchas políticas que produjeron cuatro presidentes (y ocho ministros de finanzas) en el lapso de cinco años. Luego vino la epidemia que mató a 190.000 peruanos y empujó a tres millones a la pobreza. Ahora el futuro de Perú es rehén de una segunda vuelta presidencial divisiva. Con casi todos los votos contados, Pedro Castillo, maestro de escuela rural, agricultor de medios de vida y líder sindical, estaba ganando con gran poder contra Keiko Fujimori, la hija de Alberto Fujimori, el conservador que gobernó el país como dictador en la década de 1990. Ninguno de los candidatos es típico de la democracia.

Castillo representa un grito de justicia social de un peruano que se ha sentido dejado atrás, particularmente durante la pandemia. Admira a Evo Morales, el ex hombre fuerte socialista de Bolivia; Su partido está dirigido por un defensor del comunismo cubano y la dictadura de Venezuela. Tiene poca experiencia política previa, con pocas entrevistas y escasas indicaciones de cómo y con quién gobernaría. La Sra. Fujimori tiene mucho bagaje: cuando su partido ganó la mayoría en el Congreso de Perú en 2016-2019, buscó sabotear un gobierno electo, destruir valiosas reformas educativas y apoderarse de instituciones independientes. Pero ha atraído el apoyo de muchos que temen una aventura de izquierda.

Perú ahora enfrenta muchos riesgos. La primera es una batalla por el resultado, que puede que no se anuncie hasta dentro de varios días. La Sra. Fujimori reclamó imprudentemente un fraude electoral, sin pruebas serias. La victoria de Castillo, suponiendo que se confirme, plantea otros dos peligros. Una es que sigue el texto populista de izquierda que hizo campaña: nacionalizar las minas y convocar una Asamblea Constituyente para redactar una nueva constitución que podría permitirle tomar el poder casi absoluto, como hizo Morales. Con su mandato va a ser endeble (ganó solo el 15% del total de votos en la primera vuelta) y puede contar con solo 42 de los 130 nuevos miembros del Congreso, que tendrán que delegar un consejo, eso podría ser difícil. Pero si la gente compró, por ejemplo, apoderándose de una mina o de las reservas del banco central, es posible. El otro riesgo, y más probable, es un gobierno débil e incompetente que cortará los cimientos de la estabilidad económica y conducirá a una prolongada crisis de confianza. Seúl, una de las monedas más estables de la región, ya ha perdido el 8% de su valor frente al dólar este año.

La esperanza es que el señor Castillo se dé cuenta de que para gobernar el país con éxito necesita la apelación de la mitad que ha rechazado. Para lograr la mejora que desea en la vida de los peruanos más pobres en su país, requiere una economía en crecimiento y sustentable. Hay un precedente. En 2011, los peruanos eligieron a Ollanta Humala, un ex oficial del ejército que había hecho campaña contra el “modelo” económico. Su gobierno introdujo algunas reformas beneficiosas mientras mantenía la economía en marcha. Pero Castillo tiene menos conocimiento del mundo y menos tiempo para adaptarse que Humala.

Cómo llegó Perú aquí es una lección sobre cómo desperdiciar el progreso. Desde hace mucho tiempo ha quedado claro que el país necesita complementar una economía de mercado con un estado más eficiente para brindar servicios públicos mucho mejores, entre ellos la atención médica. Diversificar la economía lejos de la minería requiere una mayor inversión en personas, innovación e infraestructura. En cambio, el establecimiento conservador se ha opuesto al cambio. El mismo fracaso en crear sociedades más inclusivas sumió a Chile y Colombia en la confusión. Como hemos enfatizado en estas páginas en las últimas semanas, la polarización, la fragmentación y el populismo también están afectando a los gigantes de América Latina, Brasil y México. Pero el caso de Perú, con 18 candidatos en la primera ronda, y luego eligiendo entre dos extremos en la segunda ronda, es particularmente severo. Puede que todavía exista una mayoría moderada en Perú. Necesitarás hacer que se escuche su voz.

Este artículo apareció en la sección Líderes de la edición impresa con el título “Perú está en peligro”.

READ  Chile superó los 8 millones de vacunados y anunció el fin del aislamiento en 21 regiones