ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Sobrevivientes de accidente de avión en Chile no se arrepienten de comer pasajeros para mantenerse con vida

Sobrevivientes del accidente aéreo andino obligados a comer la carne de sus amigos para poder sobrevivir (Imagen: Getty/REX/AFP)

Es una historia que enviará escalofríos a cualquiera.

Cuando un avión lleno de jugadores aficionados de rugby se estrella en los Andes en 1972, los 16 sobrevivientes comieron la carne de sus amigos muertos para mantenerse con vida.

Hablando a Tiempo de domingo En el 50 aniversario de la tragedia, el sobreviviente Carlos Báez dijo que era su deber viajar por el mundo y explicó la desgarradora historia de 72 días en las montañas heladas.

El 13 de octubre de 1972, 45 personas abordaron el vuelo 571 de Uruguay con destino a Santiago de Chile. El piloto se desvió del rumbo en medio de una espesa niebla, estrellando el vuelo chárter contra los picos nevados.

12 pasajeros murieron en el lugar. Otros 17 murieron a causa de sus graves heridas o asfixiados durante una avalancha unos días después.

Ramón Sabella, de 70 años, un exitoso hombre de negocios, llevaba en sus brazos a un pasajero moribundo.

Después de 10 días, los sobrevivientes restantes se enteraron por radio cómo se había cancelado la búsqueda de ellos.

Carlos Báez

Carlos Báez, uno de los 16 sobrevivientes del accidente aéreo (Imagen: Getty Images)
Sobrevivientes poco después de ser rescatados por las autoridades (Foto: REX/Shutterstock)
Roberto Canesa, sobreviviente de un accidente aéreo en los Andes participando en una misa por los 50 años (Foto: EPA)

Roberto Canesa, entonces estudiante de medicina, sugirió que los sobrevivientes comieran la carne de los cadáveres.

“Por supuesto, la idea de comer carne humana era espantosa y repugnante”, dijo Sabella a The Times. Fue difícil ponerlo en tu boca. Pero estamos acostumbrados.

Él dijo: «En cierto sentido, nuestros amigos fueron algunos de los primeros donantes de órganos en el mundo: ayudaron a nutrirnos y nos mantuvieron con vida».

Kanissa dijo que la decisión fue particularmente difícil porque eran colegas sobrevivientes y amigos que habían muerto.

Describa el uso del vidrio para cortar el cuerpo y consuélese sabiendo que sus compañeros muertos habrían hecho lo mismo si hubieran muerto.

Restos del avión tras el accidente (Foto: REX/Shutterstock)
El detective Pedro Marchant mostrando el camino por el río Tingiririca recorrido por Sergio Catalán (Foto: EPA)

El equipo llegó a un acuerdo de que los sobrevivientes se comerían a todos los demás.

El Sr. Canesa y Fernando Barrado decidieron alejarse y buscar ayuda después de dos meses de estar atrapados en las montañas.

Les tomó 10 días viajar tres millas montaña abajo, mientras comían carne humana que habían metido dentro de sus calcetines de rugby.

Milagrosamente se encontraron con un pastor chileno llamado Sergio Catalán, pero no podía oírlos por encima del agua.

El pastor volvió al día siguiente, lanzando una piedra con un lápiz y un lápiz a los sobrevivientes, quienes le explicaron la situación.

Roy Harley, uno de los 16 supervivientes del accidente (Imagen: AFP vía Getty Images)

El pastor viajó 100 millas para alertar a las autoridades.

Se envió un helicóptero para rescatar a los supervivientes restantes, que perdieron más de la mitad de su peso corporal.

Nos llevaron a un hospital en Santiago. «Recuerdo la alegría de ese primer baño caliente», dijo el Sr. Canissa.

Los sobrevivientes figuran como Roberto Canesa, Fernando Parado, Carlos Rodríguez, José Algorta, Alfredo Delgado, Daniel Fernández, Roberto Francis, Roy Harley, José Insert, Álvaro Mangino, Javier Methul, Ramón Sabella, Adolfo Zindo y Anastrá Zerbino.

Muchos de ellos han llegado a hacer cosas increíbles, incluido el Sr. Bays, abuelo de cinco hijos, que viaja por el mundo como orador motivador, contándoles la historia a todos.

El Sr. Harley se convirtió en ingeniero en los Estados Unidos y se jubiló a la edad de 70 años.

Gustavo Zerbino usó su experiencia para mejorar la escena del rugby uruguayo y ganó 12 campeonatos uruguayos en 14 años. Se le atribuyó la primera victoria de rugby de su país contra Chile.

El Sr. Kanisa recibió una beca del British Council para estudiar en el Guy’s Hospital en el Reino Unido y es un destacado cardiólogo pediátrico.

Póngase en contacto con nuestro equipo de noticias enviándonos un correo electrónico a [email protected]

Para más historias como esta, Consulta nuestra página de noticias.

READ  Mary Kay continúa apoyando el empoderamiento de la mujer en la Conferencia Cornerstone del Foro Internacional de la Mujer en Chile