ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Un remoto paraíso chileno donde los científicos estudian el cambio climático

Un remoto paraíso chileno donde los científicos estudian el cambio climático

Este artículo ha sido revisado según Science. Proceso de edición
Y Políticas.
Editores Se destacaron las siguientes características garantizando al mismo tiempo la credibilidad del contenido:

Los científicos estudian musgos, líquenes y hongos en el Jardín Botánico Omura en Puerto Williams para monitorear los efectos del cambio climático.

× Cerca

Los científicos estudian musgos, líquenes y hongos en el Jardín Botánico Omura en Puerto Williams para monitorear los efectos del cambio climático.

Escondidas dentro de los bosques vírgenes del extremo sur de Chile, conocido como el Fin del Mundo, se encuentran posibles señales tempranas de alerta del cambio climático.

Puerto Williams en la isla Navarino, separada del continente sudamericano por el Canal Beagle, es la ciudad más austral del mundo.

Lejos de la contaminación que destruye los principales centros urbanos e industriales, es un paraíso que ofrece condiciones únicas para estudiar el calentamiento global.

«No hay otro lugar como este», dijo a la AFP Riccardo Rosi, director del Centro Internacional de Estudios de Conservación Biocultural y Cambio Global del Cabo de Hornos en Puerto Williams.

Se trata de «un lugar especialmente sensible al cambio climático», donde las temperaturas medias no superan los cinco grados centígrados.

Esta región fría y ventosa es la última frontera sur habitada antes de llegar al Polo Sur.

El Jardín Etnobotánico de Ōmura alberga una gran variedad de líquenes, musgos y hongos, que los científicos estudian doblando las rodillas con lupas.

En el claro río Rubalo, los microorganismos actúan como centinelas de los cambios provocados por el calentamiento global.

Tanto en el parque como en el río suenan las alarmas.

El biólogo Riccardo Rosi, director del Centro Internacional Cabo de Hornos, afirma que el estudio de líquenes y musgos podría ayudar a prevenir la extinción humana.

× Cerca

El biólogo Riccardo Rosi, director del Centro Internacional Cabo de Hornos, afirma que el estudio de líquenes y musgos podría ayudar a prevenir la extinción humana.

Musgos y líquenes en movimiento

Rosie, de 61 años, dijo que el cambio climático en esta latitud -55 grados sur- tiene un enorme impacto en las plantas, que reaccionan buscando temperaturas más bajas.

«El aspecto más obvio del cambio climático es el aumento de las temperaturas», afirmó.

“Estos líquenes no pueden sobrevivir” si se supera un determinado umbral.

Para escapar de las altas temperaturas, se mueven.

«En el caso (del alga), notamos que se movía. Antes su altura oscilaba entre 50 y 350 metros (sobre el nivel del mar), y ahora su altura oscila entre 100 y 400 metros», dijo Rosie.

Dice que Omura tiene una mayor diversidad de líquenes y musgos por metro cuadrado que cualquier otro lugar del mundo.

También ayuda a absorber el dióxido de carbono.

Otro aspecto es el gradiente de diversidad altitudinal, un patrón ecológico en el que la biodiversidad cambia con la elevación.

Una vista ampliada de un «bosque en miniatura» formado por musgo y líquenes en el Jardín Botánico Ōmura en Puerto Williams.

× Cerca

Una vista ampliada de un «bosque en miniatura» formado por musgo y líquenes en el Jardín Botánico Ōmura en Puerto Williams.

La biodiversidad del Cerro Bandera, a 700 metros de altura, cambia cada 200 metros y hay una diferencia de temperatura significativa entre la cima y la base de 1,5°C.

“Podemos ver qué cambios se están produciendo en la alta montaña y en la zona cercana al mar a muy corta distancia, y podemos ver cómo afecta la temperatura a la biodiversidad que vive en este río”, afirma Tamara Contador, de 38 años, bióloga de la la Universidad de California. Así lo indicó a la AFP el Centro Internacional Cabo de Hornos.

Ella estudia las gradaciones mismas.

Si la diferencia de elevación entre gradientes aumenta o disminuye en una montaña, los científicos pueden determinar si hay un cambio global de temperatura.

Dicen que estuvo allí.

Evite la «aniquilación»

“A nivel global, los ecosistemas polares y subárticos son los más afectados por el cambio climático, por lo que estamos en un lugar donde el cambio climático está teniendo un impacto en la biodiversidad mucho mayor que en otros lugares”, afirmó Contador.

Las criaturas del río también forman parte del sistema de alerta.

Se puede ver un glaciar sobre la Cordillera Darwin desde el Canal Beagle en la región sur de Magallanes de Chile.

× Cerca

Se puede ver un glaciar sobre la Cordillera Darwin desde el Canal Beagle en la región sur de Magallanes de Chile.

“Los organismos que viven aquí también son indicadores de la calidad del agua y del cambio ambiental global”, añadió Contador.

Rosie dice que los organismos del río se están moviendo y ya han aumentado su ciclo reproductivo. Esto confirma que hay un pequeño cambio climático en la región que podría haber sido mucho mayor en otras partes del planeta.

«Algunos insectos que tenían ciclos anuales de huevo, larva y adulto ahora están pasando por dos ciclos debido al aumento de la temperatura», dijo Rosie.

Agregó que estudiando y aprendiendo de estos organismos, «podemos evitar cruzar el umbral que nos lleva a aniquilar a la humanidad y otras formas de vida».

READ  El último coronavirus: la mitad de todos los adultos en los Estados Unidos han sido completamente vacunados seis meses después de comenzar el tratamiento.