ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Una mirada a las luchas del scrapbooking electrónico en América Latina

Las tasas de reciclaje de chatarra electrónica son muy bajas en los 13 países latinoamericanos evaluados por las Naciones Unidas, lo que destaca la necesidad de ampliar o hacer cumplir las regulaciones. | Epifanía divina / Shutterstock

Aunque la mayoría de los países tienen al menos alguna legislación sobre chatarra electrónica, las tasas de reciclaje en 13 países latinoamericanos son muy bajas, poco menos del 3%, según un informe de las Naciones Unidas.

La generación general de desechos electrónicos en la región también está aumentando a un ritmo más rápido que el promedio mundial. Entre 2010 y 2019, la generación de desechos electrónicos en la región aumentó un 49 % a 1,3 millones de toneladas métricas, con una tasa de recolección de alrededor del 2,7 %, según el informe.

El informe considera que tanto los dispositivos electrónicos como los dispositivos electrónicos son desechos electrónicos, incluidas las bombas de calor y los sistemas de calefacción central.

El informe sugirió aumentar las tasas de recolección, los países deberían enfocarse en prevenir el desperdicio, aumentar la conciencia pública sobre el reciclaje, agregar más centros de recolección, aumentar la seguridad de recolección para los trabajadores y hacer cumplir las leyes existentes o aprobar nuevas leyes.

En su primer esfuerzo de monitoreo regional sobre estadísticas, legislación e infraestructura de gestión de chatarra electrónica, el informe analizó Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela.

Sin embargo, pocos países recopilan estadísticas de chatarra electrónica internacionalmente comparables, y muchos también carecen La capacidad de recopilar datos a nivel regional o nacional, señaló el informe.

READ  Chile: la vacunación no trajo inmunidad

Costa Rica tuvo la tasa de logro más alta con un 8 %, seguida de Chile con un 5 %. Muchos países no informaron la tasa de logro o informaron una tasa del 0%.

Los 13 países participantes en la región cuentan con algunos marcos legales y regulatorios para la gestión de residuos, pero solo cinco de ellos (Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador y Perú) cuentan con legislación específica sobre sistemas de chatarra electrónica y Responsabilidad Extendida del Productor (EPR). Si bien los 13 países han ratificado el Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y su eliminación y las importaciones prohibidas de chatarra electrónica, «la aplicación de estas medidas sigue siendo un desafío importante», dice el informe.

Seis países tienen estándares ambientales, de salud y seguridad para la gestión de desechos electrónicos, mientras que los otros siete están desarrollando estándares. Si bien los operadores de chatarra electrónica están presentes en todos los países, Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela tienen instalaciones locales de procesamiento de desechos electrónicos.

Sin embargo, el informe encontró que los 13 países tenían una fuerte cultura de reforma.

Según el informe, una baja tasa de reciclaje no solo tiene impactos ambientales y sociales negativos, sino que la gestión adecuada de los desechos electrónicos también puede ser una oportunidad económica que los países están perdiendo.

La chatarra electrónica de esos 13 países en 2019 contenía alrededor de $ 1.7 mil millones en materias primas secundarias, incluidos oro, metales de tierras raras, hierro y cobre. El sector informal recoge algunas piezas valiosas de los vertederos.

READ  El mantenimiento de las instalaciones de Delta está listo para que los servicios de limpieza de las aerolíneas vuelvan a despegar

El informe fue elaborado por el Programa de Ciclos Sostenibles, copatrocinado por la Universidad de las Naciones Unidas y el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación, y se elaboró ​​como parte del fortalecimiento de las iniciativas nacionales y la promoción de la cooperación regional para la gestión ambientalmente racional de los contaminantes orgánicos persistentes. en un proyecto de residuos de equipos electrónicos o eléctricos. El financiamiento provino del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, coordinado por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.

Un informe similar publicado en 2021, Regional E-waste Observatory, CIS + Georgia, encontró que la generación de desechos electrónicos en 12 países de la ex Unión Soviética aumentó en un 50 % entre 2010 y 2019, aproximadamente igual al promedio mundial. Pero solo el 3,2 % se recolectó y administró de manera segura, muy por debajo del promedio mundial del 17,4 %.

Más historias sobre la investigación