ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

50 años después, las madres chilenas suspiran por sus hijos ‘desaparecidos’

50 años después, las madres chilenas suspiran por sus hijos ‘desaparecidos’

Luz Encina, de 94 años, sale de San Antonio, Chile, en un pequeño bote alquilado con un puñado de flores rojas para arrojarlas al Océano Pacífico, que ella cree que es el lugar de descanso final de su hijo.

Mauricio Jorguera tenía sólo 19 años cuando se convirtió en una de las más de 1.400 personas que desaparecieron bajo el régimen militar de Augusto Pinochet hace cinco décadas.

Cada agosto, Encina repite este ritual: viaja unos 110 kilómetros (68 millas) desde Santiago, donde vive, hasta la ciudad portuaria de San Antonio, donde derrama lágrimas en su cumpleaños para ver lo que cree que es su tumba de agua.

«Los soldados dijeron que arrojaron a varias personas al mar y que mi hijo podría estar allí», dijo a la AFP Encina, que es casi ciego y camina con dificultad.

«He estado buscando a mi hijo durante 50 años y todavía no tengo una respuesta», dijo. «Cuando encuentro algo, alguna cosita, cualquier cosa, me siento bien».

Anuncio – Desplácese para continuar

Encina es una de las madres que aún están vivas (reales o presuntas) entre el cada vez menor número de activistas de izquierda desaparecidos.

Vio a su hijo por última vez el 5 de agosto de 1974, cuando cumplía 19 años, cuando fue arrestado por la policía política de Pinochet.

Era estudiante universitario y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Anuncio – Desplácese para continuar

Durante años, Encina buscó cualquier rastro de su destino en varios centros donde el régimen detenía y torturaba a opositores políticos.

READ  Personas más ricas de Chile (07 de diciembre de 2023)

A pesar de varios intentos de obtener órdenes judiciales de divulgación, las autoridades no le han dicho qué le pasó a Jorge Guerra, pero sospechan que ella estuvo entre los arrojados al mar en uno de los muchos llamados «aviones de la muerte» del ejército.

Fue una de las 1.469 personas desaparecidas durante el régimen de 1973 a 1990.

Anuncio – Desplácese para continuar

Décadas después de la caída de Pinochet y la llegada de la democracia a Chile, el destino de sólo 307 estaba decidido.

El miércoles, el gobierno del izquierdista Gabriel Boric dio a conocer un plan -la primera iniciativa gubernamental de este tipo en Chile- para averiguar qué pasó con las 1.162 personas restantes que figuran como desaparecidas.

«La justicia ha tardado demasiado», afirmó en el lanzamiento.

Anuncio – Desplácese para continuar

«La única manera de construir un futuro más libre y respetuoso de la vida y la dignidad humana es conocer toda la verdad», añadió el presidente.

Hasta ahora, la difícil tarea de encontrar a los desaparecidos recae únicamente sobre los hombros de sus seres queridos y familiares como Emilia Vásquez, de 87 años, cuyo hijo mayor, Miguel Heredia, tenía 23 años cuando fue arrestado en diciembre de 1973.

Hoy, un mural de su rostro adorna la calle donde vive y donde crió a sus hijos. Este es uno de los pocos recuerdos que dejó: Los soldados se apoderaron de la mayoría de las posesiones de Heredia cuando arrestaron a un miembro de la Juventud Comunista.

Anuncio – Desplácese para continuar

Después de que lo llevaron, Vásquez llevó mantas y medicinas a la prisión donde estaba recluido, pero nunca pudo verlo.

READ  Kodelco planea lanzar un estudio de litio en el Salar de Marisunga en Chile

Según los informes, dos semanas más tarde lo llevaron a una base militar, donde ella también intentó verlo, en vano.

Ella nunca lo volvió a ver.

«En el año 2000 no sabía dónde y unas personas me dijeron que no mirara más porque tiraron a mi hijo al mar», dijo Vásquez.

Pero ella todavía no estaba segura.

En 2014, seis militares retirados fueron condenados a entre cinco y 15 años de prisión por el secuestro de Miguel Heredia.

En marzo de este año, la Corte Suprema de Chile condenó a 59 ex soldados por el «secuestro y tortura» de 16 activistas de izquierda, incluido Mauricio Jorgera.

Aún se desconoce cómo murieron y sus lugares de descanso final.

axl/pa/mlr/fb/caw