ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Aguas turbulentas: la geopolítica de la minería en aguas profundas

Aguas turbulentas: la geopolítica de la minería en aguas profundas

después de su decisión Aceptación de solicitudes En cuanto a la minería en aguas profundas, este julio, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), una organización de las Naciones Unidas, renovó su interés en el mundo emergente de la competencia geopolítica. A pesar de las preocupaciones sobre la falta de investigación científica y el posible impacto ambiental, el ímpetu de la minería en aguas profundas proviene de la demanda mundial de «minerales para baterías» para satisfacer las complejas necesidades de la cadena de suministro de los fabricantes de vehículos eléctricos (EV) y la infraestructura de energía limpia. Los depósitos lucrativos de cobalto, níquel, manganeso y elementos de tierras raras (REE) se han relacionado con la minería en aguas profundas, y China, Rusia y Noruega representan algunos de los participantes más entusiastas en la industria naciente y controvertida.

La minería en aguas profundas es el proceso de extracción de minerales del fondo del océano. A diferencia de las formas tradicionales de minería, que implican la extracción de minerales de la corteza terrestre, la minería de aguas profundas implica la recolección de nódulos, costras y otros sedimentos que se han formado en el fondo del océano durante millones de años. Estos depósitos a menudo se encuentran en áreas conocidas como nódulos polimetálicos, que cubren grandes áreas del fondo del océano. Estos nódulos se encuentran en áreas de miles de metros de profundidad y requieren un gasto significativo y equipo técnico especializado para llevar los minerales a la superficie para su procesamiento.

En la actualidad, la investigación sobre los posibles efectos a largo plazo de la minería en aguas profundas es limitada, lo que ha llevado a pedir una moratoria mundial sobre la práctica por parte de ONG como Area verde, así como muchos gobiernos, incluidos Francia, Alemania y Chile. La escasez de investigaciones científicas disponibles ha llevado a la ISA a adoptar un enfoque gradual hacia el desarrollo de normas y reglamentos para la minería en aguas profundas. Sin embargo, debido a las disposiciones actuales de la ISA, la Autoridad debe examinar las solicitudes de minería en aguas profundas utilizando las reglamentaciones vigentes en el momento en que se recibe la solicitud. La ISA también requiere que los posibles contratistas mineros sean patrocinados por un miembro de la ISA, pero con solo tres meses para desarrollar las regulaciones, la probabilidad de resolver las preocupaciones existentes de los miembros de la ISA que luchan a favor es baja.

READ  Tamaño y pronóstico del mercado de yodóforo

A las preocupaciones sobre el impacto ambiental se suman las posibles implicaciones geopolíticas de la minería en aguas profundas. Debido al ritmo glacial de su marco regulatorio, la industria está dominada por unos pocos países que poseen el capital, el equipo y los conocimientos técnicos necesarios para la minería de los fondos marinos. El dominio de la industria minera de aguas profundas por parte de unos pocos países podría exacerbar las tensiones geopolíticas existentes, particularmente en regiones donde existen reclamos contrapuestos sobre las fronteras marítimas y los derechos sobre los recursos. Actualmente, los jugadores más dominantes en la industria incluyen a Canadá, China, Japón, Corea del Sur y Rusia, con Noruega emergiendo como un importante inversionista en el espacio.

Como ejemplo, la vasta presencia china en el Mar de China Meridional ha generado tensiones con reclamantes en competencia como Vietnam y Filipinas. Asimismo, la participación de Rusia en la industria y interés en el Océano Ártico Expresó temores de que la ausencia de estándares y decisiones internacionales alentaría a Moscú a imponer su control sobre los recursos de la región. Otra región de particular preocupación es la Zona Clarion-Clipperton (CCZ), ubicada en el Océano Pacífico entre México y Hawai. Se estima que la CCZ contiene 21 mil millones de toneladas de nódulos, lo que la convierte en el área más atractiva y competitiva para la minería en aguas profundas, con Rusia, China y Estados Unidos compitiendo por el control del área.

La expansión de la minería de aguas profundas indudablemente afectará la toma de decisiones y la estrategia de las armadas de estos países. Para los Estados Unidos, la minería en aguas profundas ofrece una oportunidad para reducir la dependencia de fuentes extranjeras de minerales críticos y aumentar la flexibilidad de la cadena de suministro nacional. Para China, la minería de aguas profundas se alinea bien con la estrategia «Hecho en China 2025», ya que se espera que un enfoque en la innovación local en áreas técnicas y altamente especializadas guíe la toma de decisiones económicas por parte de las empresas chinas en el espacio.

Los vínculos entre las consideraciones de seguridad nacional y las necesidades de la cadena de suministro han alentado tanto a las empresas estatales como a los contratistas privados de defensa a evaluar las oportunidades de inversión en la industria minera de aguas profundas. Sin embargo, el nivel exorbitante de gastos generales requeridos para las operaciones, combinado con el marco regulatorio conflictivo, ya había provocado una salida anticipada de la industria. El mes pasado, vendió el gigante de defensa estadounidense Lockheed Martin. empresa minera de los fondos marinosque tiene múltiples contratos de exploración en la región del rift Clarion-Clipperton, a una startup noruega por una suma no revelada y poca explicación.

Mirando más allá de su impacto en la competencia de las grandes potencias, es probable que la minería en aguas profundas aumente la importancia geopolítica de las naciones insulares, la mayoría de las cuales han operado tradicionalmente en la periferia de la política internacional. Bajo la ISA, los estados miembros más pequeños carecen de consenso sobre el tema de la minería en aguas profundas, con países como Papua Nueva Guinea y Nauru que indican su deseo de avanzar en el aprovechamiento de su riqueza mineral, incluso cuando los gobiernos vecinos han expresado su apoyo a las moratorias. En ausencia de estándares internacionales antes de julio, las consecuencias para los países insulares podrían incluir estándares débiles que hagan que estos gobiernos sean vulnerables a la presión externa y la influencia de poderosos estados-nación y compañías mineras globales comprometidas a iniciar operaciones en los próximos años.

A medida que la minería en aguas profundas se generaliza, es probable que surjan conflictos geopolíticos sobre cuestiones existentes, como los límites territoriales, los derechos sobre los recursos y la regulación ambiental. A pesar de su reputación de regla basada en el consenso, la ISA tendrá que lidiar con un cronograma acelerado para el desarrollo de la ley de minería en aguas profundas, junto con la necesidad de superar una intensa oposición interna y desacuerdos sobre la práctica tanto internamente de los estados miembros como internacionalmente. Si la ISA puede llegar a un compromiso antes de la fecha límite de julio será la prueba más crítica de la organización hasta el momento, con importantes implicaciones geopolíticas en juego.

READ  ¿Cómo desafían los mercados de materias primas la nueva Guerra Fría?