ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Argentina está alcanzando un hito en su camino hacia el auge de las exportaciones de gas

Argentina está alcanzando un hito en su camino hacia el auge de las exportaciones de gas

El gas natural de las segundas reservas de gas de esquisto más grandes del mundo en la Patagonia llegará a Buenos Aires en las próximas semanas a través de un nuevo gasoducto, marcando un hito en el impulso de Argentina para convertirse en un importante exportador de gas a pesar de la crisis económica.

El oleoducto de 573 kilómetros aliviará un cuello de botella en Vaca Muerta, un depósito de esquisto más grande que Bélgica que fue descubierto en 2010 en la provincia de Neuquén. Si bien la producción de gas finalmente comenzó en 2018, la falta de infraestructura de transporte ha paralizado parcialmente el combustible.

La ministra de Energía, Flavia Royon, dijo que el gasoducto, que lleva el nombre del difunto expresidente Néstor Kirchner, es el primer paso de un plan para aumentar considerablemente la producción y las exportaciones de gas, primero a la región y luego a nivel mundial. Su objetivo es complementar las modestas pero crecientes ventas de petróleo y devolver a Argentina a un exportador neto de energía, lo que no ha sucedido en 13 años.

“Del año pasado al 2030, pasaremos de energía negativa [trade] El saldo de $ 4.6 mil millones a una cantidad positiva de alrededor de $ 18 mil millones, dijo Royon, y señaló que esto convertiría a la energía en la segunda exportación más grande de Argentina después de los productos agrícolas y en una fuente de dólares muy necesarios.

«Este gasoducto es un punto de inflexión en el desarrollo energético de Argentina y parte de la solución a los difíciles problemas económicos que enfrenta el país», dijo Royon.

Si bien persisten importantes obstáculos para la inversión, el gas natural proporciona un punto de optimismo muy necesario para Argentina, ya que la peor crisis económica en dos décadas ha llevado la inflación anual al 115,6 por ciento y ha acabado con las reservas de divisas.

READ  Chile da más pasos hacia la reforma constitucional

Antes de las elecciones presidenciales de octubre, tanto la coalición peronista gobernante populista como la oposición proempresarial están exagerando el potencial de las exportaciones de gas. También tienen grandes esperanzas de una recuperación esperada en las exportaciones agrícolas en 2024 después de la sequía del año pasado y un fuerte aumento en la producción de litio para 2025.

El ministro de Economía y candidato presidencial peronista, Sergio Massa, quien supervisó la demorada construcción en apenas 10 meses —aunque fue realizada por firmas privadas— utilizó la inauguración el 9 de julio como semi-lanzamiento de campaña.

“Algo en lo que todos los campos políticos en Argentina están de acuerdo es que estas fuentes de divisas ofrecen una solución a largo plazo para nuestros problemas”, dijo Juan Cruz Díaz, director gerente de Cefeidas, un grupo asesor político con sede en Buenos Aires. «Si tan solo pudieran resolver la situación macroeconómica primero».

Sergio Massa, Alberto Fernandez, Cristina Fernandez de Kirchner y Axel Kiselov en el sitio del gasoducto

De izquierda a derecha: el ministro de Economía, Sergio Massa, el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kiselov, inauguran el 9 de julio el primer tramo del oleoducto Néstor Kirchner © Presidencia Argentina/AFP/Getty Images

La reserva contiene 8,7 billones de metros cúbicos de gas y 16,2 mil millones de barriles de petróleo. La producción está a cargo de la energética estatal YPF junto con la argentina Tecpetrol y la filial local Total Austral. Argentina exporta algo de gas a Chile, pero sus ambiciones son mucho mayores.

El país también apunta a aumentar las ventas globales y regionales del petróleo más fácilmente transportable de la formación Vaca Muerta. En mayo, la consultora Rystad Energy proyectado que para 2030 la producción de petróleo en el campo podría llegar a 1 millón de barriles por día, más de tres veces los niveles actuales, si se mantiene la inversión.

En el corto plazo, el gobierno con problemas de liquidez dice que el nuevo gasoducto financiado por el estado, que cuesta alrededor de $ 2.5 mil millones, según estiman los analistas de la industria, le ahorrará a Argentina $ 1.7 mil millones este año y $ 4 mil millones en 2024. Esos ahorros serían el resultado de que el país detuviera las compras de GNL y gas boliviano.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer para mover el gas de Vaca Muerta por Sudamérica y más allá. El gobierno pronto lanzará ofertas para una serie de proyectos de oleoductos diseñados para abrir el gigantesco mercado vecino de Brasil a Argentina y aumentar la capacidad de exportación a Chile y Uruguay.

Uno de los objetivos es extender el oleoducto Néstor Kirchner hasta San Jerónimo, a unas 250 millas de la frontera con Brasil, para el próximo año. El Banco Nacional de Desarrollo de Brasil financiará un tercio del precio de referencia de 1.900 millones de dólares, y Royon dijo en mayo que el conglomerado chino Power China también estaba interesado en proporcionar financiamiento.

Otra meta, también ligada a 2024, es revertir el flujo de un gasoducto en el norte de Argentina construido para traer gas desde Bolivia, cuya industria gasífera está en declive, a un costo de $800 millones. El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) ha destinado unos $540 millones.

Plataformas petroleras en el campo de esquisto de Vaca Muerta en la Patagonia

Plataformas petroleras en el campo de esquisto de Vaca Muerta en la Patagonia. La reserva contiene 8,7 billones de metros cúbicos de gas y 16.200 millones de barriles de petróleo © Agustin Marcarian / Reuters

El cronograma del gobierno fue «ambicioso», dijo Daniel Gerrold, director de G&G Energy Consultants en Argentina, pero se mostró optimista de que la expansión planificada se completaría para 2026. Dijo que la primera extensión del gasoducto «llegó más rápido de lo que cualquier profesional serio podría haber esperado».

Llevará más tiempo exportar GNL, lo que requerirá miles de millones de dólares en terminales en las que el gas se licua a través de tuberías y se empaqueta para su envío.

El 11 de julio, Royon presentó un proyecto de ley en el Congreso que ofrece a los inversores exenciones fiscales y garantías de que Argentina no boicotearía las exportaciones de GNL en caso de escasez interna, como hizo con los gasoductos a Chile a mediados de la década de 2000.

YPF y Petronas, la compañía energética estatal de Malasia, dicen que están estudiando la viabilidad de construir una planta de GNL de $ 10 mil millones con una capacidad de producción inicial de 5 millones de toneladas por año para 2028.

Sin embargo, los analistas dijeron que los estrictos controles cambiarios de Argentina, que dificultan que las empresas transfieran ganancias o importen equipos, siguen siendo una barrera para la inversión. Otro inconveniente es la inflación de tres dígitos.

Daniel Montamat, exministro de Energía y director de YPF en la década de 1980, dijo que es poco probable que la planta de GNL se materialice «antes de la próxima década» e incluso eso depende de que el próximo gobierno mejore las condiciones para las empresas tras las elecciones de octubre.

«todo esto [gas export plan] Condicionado a una inversión significativa en infraestructura y desarrollo de reservas. «Esto nos obliga a ser un país normal, con las mismas tasas de inflación y riesgos que nuestros vecinos».

Algunos en la industria del gas se enojaron por la celebración del nuevo gasoducto por parte del gobierno, argumentando que las políticas energéticas peronistas de las últimas dos décadas, incluidos los subsidios generales a la energía, esencialmente han mantenido alejada la inversión.

Eso ha dejado al país rico en gas, que depende del combustible para aproximadamente la mitad de su consumo de energía, vulnerable al aumento de los precios mundiales.

La infraestructura de transporte debería haberse ampliado antes, dijo Daniel Drezen, exministro de planificación energética del Departamento de Negocios y Energía recientemente en la consultora Ecolatina.

«Pero todavía hay tiempo suficiente para que Argentina aproveche la demanda mundial de GNL, que se mantendrá alta durante décadas gracias a su papel como combustible de transición», dijo.