ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

[Benjamin Carter Hett] Putin y la desesperación de los tiranos

[Benjamin Carter Hett] Putin y la desesperación de los tiranos

En los últimos días, el mundo ha observado con asombro y admiración cómo el pueblo ucraniano opuso una resistencia feroz, y hasta ahora exitosa, contra la brutal invasión de su país por parte de Vladimir Putin.

Putin ha unido al mundo contra él como nunca antes. Sanciones inesperadamente severas están comenzando a afectar profundamente la economía rusa. Incluso miles de valientes rusos salieron a las calles para protestar contra la guerra.

Quizás Rusia aún pueda lograr algún tipo de victoria militar en Ucrania. Pero incluso si lo hace, el futuro no parece bueno para Putin. La ocupación de la Ucrania derrotada enfrentaría un obstáculo insuperable para una población movilizada y enojada. El creciente aislamiento y las dificultades económicas de Rusia propagarán el descontento con las corporaciones poderosas e incluso con los intereses militares, lo que podría amenazar el control del poder por parte de Putin.

Todo esto son buenas noticias para la democracia global. Pero también crea un peligro muy real. Al final de la semana, Putin ordenó que las fuerzas nucleares de Rusia estuvieran en alerta máxima y emitió amenazas militares contra Finlandia y Suecia. Al hacerlo, sigue un viejo patrón: los tiranos siempre son más peligrosos, no cuando obtienen la victoria, sino cuando temen que están a punto de perder.

El ejemplo más fatídico es Adolf Hitler.

A finales del verano y el otoño de 1941, Hitler tenía la clara sensación de que los acontecimientos mundiales se movían en su contra. Gran Bretaña y Estados Unidos estaban cada vez más cerca el uno del otro, y Estados Unidos proporcionaba armas y otros recursos a Gran Bretaña a través del programa Lend-Lease. El presidente Franklin Roosevelt y el primer ministro Winston Churchill firmaron la Carta del Atlántico, que se convirtió en el documento fundacional de las Naciones Unidas. En la Unión Soviética, la invasión alemana, que comenzó en junio, fracasó ante una resistencia soviética inesperadamente dura.

READ  Hecho por expertos: comida deliciosa - Cowboys & Indians Magazine

La respuesta de Hitler fue intensificar la persecución de los judíos europeos. Primero, a los judíos de toda la Europa controlada por los nazis se les prohibió emigrar en busca de seguridad en cualquier parte. Luego comenzó un programa de deportación en el que los judíos de Alemania y otros lugares de Europa Central fueron enviados a «guetos» y campos en Polonia y la Unión Soviética ocupada.

A fines de noviembre de 1941, Fritz Todd, que estaba a cargo de la contratación y construcción militar alemana, le dijo a Hitler sin rodeos: «Esta guerra ya no se puede ganar militarmente». Hitler le preguntó a Todd cómo terminar la guerra. Cuando Todd le dijo que se necesitaba una «solución política», Hitler respondió que no veía cómo podría hacerlo.

Dos semanas después, después de Pearl Harbor, Hitler expandió dramáticamente la guerra que le dijeron que no podía ganar: declaró la guerra a los Estados Unidos antes de que Roosevelt hiciera algún esfuerzo para que el Congreso declarara la guerra a Alemania.

A principios de 1942, el régimen nazi inició un genocidio total en el que los judíos de toda la Europa nazi fueron enviados a campos especializados para ser asesinados con gas venenoso. Las declaraciones y acciones de Hitler durante el otoño y el invierno de 1941-1942 dejan claro que tanto la amplitud de la guerra como el genocidio fueron sus reacciones ante una situación cada vez más desesperada.

El ejemplo de Hitler es el más devastador, pero vemos la misma desesperación en otros dictadores ante la realidad del fracaso. Se vuelven más brutales y opresivos. Los dictadores son psicológicamente débiles: necesitan adulación y un sentido de dominio, y no pueden darse el lujo de perder. Vimos este patrón con Augusto Pinochet en Chile, Slobodan Milosevic en Serbia y Muammar Gaddafi en Libia. Pero otro ejemplo puede indicar directamente dónde estamos ahora.

READ  Zacks: Los corredores esperan que Sociedad Química y Minera de Chile SA (NYSE: SQM) registre $1,280 millones en ventas trimestrales.

En el otoño de 1989, la dictadura comunista de Alemania Oriental se estaba derrumbando ante la crisis económica y las protestas cada vez más grandes. El hombre fuerte de ese régimen no era el jefe de gobierno, Erich Honecker, sino Eric Melke, el famoso jefe de las fuerzas de seguridad, la Stasi.

Cuando las protestas comenzaron a atraer a decenas de miles de fanáticos, Milk llamó a la «solución china», una referencia a la masacre de la Plaza de Tiananmen que ocurrió unos meses antes. Las memorias y órdenes de Milky afirman que las fuerzas de seguridad están librando una batalla desesperada por su vida, lo que justifica la respuesta más violenta. Solo algunos ciudadanos prominentes (incluido el famoso director de orquesta Kurt Masur) y algunos en la dirección del Partido Comunista impidieron que Milky se abriera camino y provocara un baño de sangre. Las cosas fácilmente podrían haber ido de otra manera.

Todo esto fue observado con mucha atención por un joven oficial soviético de la KGB destacado en Alemania Oriental. Las personas que lo conocen dicen que este oficial estaba profundamente afectado por la experiencia de ver caer el régimen de Alemania Oriental sin luchar, y que habría hecho las cosas de manera muy diferente. ¿El nombre del joven oficial de la KGB? El presidente ruso Vladimir Putin.

benjamin carter calor
Benjamin Carter Hett es profesor de historia en el Hunter College and Graduate Center de la Universidad de Nueva York. Escribió esto para Los Angeles Times. – entonces.

(Agencia de contenido Tribune)

Escrito por The Korea Herald ([email protected])

READ  El PIB de Chile salta un 17,2% en el tercer trimestre a medida que la economía se recupera