ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

clase por encima de todos los demás

Jung Jae Hong
El autor es editor de Asuntos Internacionales y Seguridad en JoongAng Ilbo.

Gustavo Petro fue elegido presidente de Colombia el 19 de junio. Según un análisis del Washington Post, Colombia, que ha sido gobernada por políticos de derecha durante más de 200 años, eligió a un presidente de izquierda porque la clase media se había derrumbado debido al COVID-19. La pandemia y los votantes querían que el gobierno redujera la desigualdad económica.

Brasil está programado para celebrar elecciones presidenciales el 2 de octubre, y el expresidente de izquierda Luis Inácio Lula da Silva, más conocido como Lula, tiene más del 50 por ciento de apoyo. Además de México, Argentina, Chile, Perú y Colombia, otra administración de izquierda está a punto de despegar también en Brasil.

La ola de izquierda en América Latina se debió en gran parte al fracaso de las administraciones de derecha para hacer frente a la pandemia y al colapso de la clase media de la región.

La clase media es el bastión de la democracia. Un país con una clase media fuerte tiene una política estable y una economía vibrante. Los países del norte de Europa como Alemania, Suecia, Noruega y Finlandia son ejemplos. Pero una clase media cada vez más reducida está ampliando la brecha de riqueza y dividiendo a la sociedad. La mayoría de los países latinoamericanos, incluida Colombia, sufren una inestabilidad política y económica permanente porque sus clases medias no gozan de buena salud.

Las políticas que permiten que la clase alta controle las ganancias alimentan la brecha de riqueza, mientras que las políticas que se enfocan en apoyar a los pobres sacuden el equilibrio fiscal e impiden el crecimiento económico. Aristóteles dijo: “La sociedad política más perfecta es aquella en la que domina la clase media y supera en número a las otras dos clases”.

READ  Robert Lewandowski vence a Messi y gana el premio FIFA World Player of the Year

Corea era una sociedad en la que los frutos del crecimiento económico se distribuían de manera relativamente uniforme. Desde su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, el país ha logrado un éxito excepcional tanto en el crecimiento económico como en la democratización gracias al apoyo de una clase media establecida. La clase media no solo quiere una economía inclusiva en la que los frutos del crecimiento se distribuyan equitativamente, sino que también quiere una política inclusiva donde sus voces se reflejen.

Corea registró un PIB per cápita de $ 35,000 el año pasado, convirtiéndose en miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Desde que se celebraron elecciones presidenciales directas con una enmienda constitucional en 1987, el país también se ha desarrollado como una democracia dinámica, en la que la derecha y la izquierda han transferido el poder pacíficamente.

La clase media en Corea, que ha mantenido el desarrollo del país, se ha ido reduciendo desde la crisis financiera asiática de 1997. La OCDE define la clase de ingresos medios como familias cuyos ingresos están entre el 75% y el 200% del ingreso promedio nacional.

Según esta definición, más del 70 por ciento de las familias coreanas pertenecían a la clase de ingresos medios antes de la crisis de 1997, pero este porcentaje se ha reducido al 60 por ciento. Durante la crisis de 1997, se incrementó la flexibilidad del mercado laboral para ayudar a obtener un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y, como resultado, aumentaron los trabajadores no remunerados, lo que redujo la clase media.

READ  Oportunidades en la producción nacional de componentes de vehículos eléctricos, interés en SUV y ofertas de vehículos eléctricos

Según Estadísticas de Corea y el Instituto Laboral de Corea, el número de trabajadores subcontratados sin remuneración alcanzó los 8.067 millones en agosto pasado, superando la barrera de los 8 millones por primera vez desde 2003.

Entre los trabajadores asalariados, el 38,4 por ciento son trabajadores no remunerados, el porcentaje más alto de la historia. Eso se debe a que las empresas cerraron sus puertas y la cantidad de trabajadores temporales, como los repartidores, aumentó considerablemente debido a la pandemia.

Según una encuesta de Gallup de 1989, el 75 por ciento de las personas entre 20 y 60 años creen que pertenecen a la clase media. Pero en una encuesta de febrero del Korea Economic Daily, solo el 53 por ciento se consideraba de clase media.

En Corea, existe la percepción de que una familia de clase media tiene más de 5 millones de won (3900 dólares) en ingresos mensuales para una familia de cuatro y posee un apartamento de más de 1068 pies cuadrados y un sedán mediano. Debido al enorme aumento de los precios de la vivienda, la propiedad de la vivienda se ha vuelto difícil y los trabajadores por cuenta propia han cerrado sus negocios. Los jóvenes que no pueden pagar los gastos de la casa obtienen préstamos para invertir en criptomonedas y mercados de valores, y a menudo enfrentan grandes pérdidas.

En Suecia, que tiene un gran sistema de bienestar social, el 65,2% es clase media, pero en Estados Unidos, donde el neoliberalismo tiene una gran influencia, el 51,2% se define como clase media.

El 20 de junio, el presidente Yoon Seok Yeol dijo a los periodistas: «Estoy haciendo todo lo posible para estabilizar los precios para la clase media y la gente común». El gobierno debe priorizar políticas que reduzcan el sufrimiento de la clase media y les proporcione buenos empleos.

READ  Capstone Copper publica informe de sostenibilidad 2021