ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

¿Cómo las fuerzas de derecha ganaron la mayoría de los escaños en el Consejo Constitucional de Chile?  : Despacho Popular

¿Cómo las fuerzas de derecha ganaron la mayoría de los escaños en el Consejo Constitucional de Chile? : Despacho Popular

Las fuerzas de derecha en Chile obtuvieron la mayoría de los escaños en el Consejo Constitucional el 7 de mayo. Foto: Servel/Twitter

El domingo 7 de mayo, más de 12 millones de chilenos votaron para elegir a los 50 miembros del Consejo Constitucional, nuevo órgano encargado de redactar la nueva constitución del país. De acuerdo con la los resultados finales Tras su liberación por el Servicio Electoral de Chile (SERVEL), las fuerzas de derecha obtuvieron la mayoría de los escaños en el Consejo Constitucional.

El Partido Republicano de extrema derecha obtuvo 23 escaños y Chile Seguro, una alianza de partidos de centroderecha, ganó 11. Mientras tanto, la coalición de partidos de izquierda y de izquierda, Unidad por Chile, obtuvo 16 escaños. Además, hay un asiento reservado para el representante de los pueblos indígenas.

Con estos resultados, las fuerzas conservadoras, que se han manifestado abiertamente en contra de redactar una nueva constitución, ahora, paradójicamente, tienen el poder de determinar su rumbo.

El Partido Republicano, que era partidario de mantener la actual constitución derivada de la dictadura militar del general Augusto Pinochet (1973-1990), apoyado por Estados Unidos, tiene más de un tercio de los escaños, lo que le da poder para impedir cualquier reunión social. Reforma y veto durante las deliberaciones.

Además, el Partido Republicano y la Coalición Chile Seguro en conjunto suman más de 30 escaños, lo que se necesita para pactar cualquier nueva norma sin tener que pactar con la izquierda.

Mientras tanto, el gobierno de centroizquierda de Gabriel Borik y sus aliados, que ha sufrido una derrota, tiene poco margen para influir en la nueva constitución.

En ese sentido, el presidente Borik, el domingo, tras anunciar los resultados preliminares, llamó a la oposición a «no cometer los mismos errores» que cometió en el proceso anterior. “La democracia siempre se defiende y fortalece con más democracia, nunca con menos”, dijo el Presidente.

READ  David Rosenberg: ¿Quién sufrirá las consecuencias del colapso económico en China?

El jefe de Estado indicó que “este consejo tendrá la responsabilidad republicana de hacer de estas lecciones una lección para evitar que la historia se repita, y elaborar un texto que explique a la gran mayoría del país”.

El presidente Borik agregó: «Una constitución que nazca de un proceso democrático podrá obtener legitimidad social y brindar estabilidad a largo plazo a nuestro país, que es lo que necesita nuestro pueblo».

¿Por qué reescribir la constitución chilena?

La demanda de reescribir la constitución de la era de la dictadura del país se planteó durante el levantamiento social contra la desigualdad en octubre de 2019. Un año después, en octubre de 2020, los chilenos aprobaron abrumadoramente la redacción de una nueva constitución en un referéndum de entrada. En mayo de 2021, eligieron a una mayoría de candidatos independientes y de izquierda como miembros de la Conferencia Constitucional para esta responsabilidad. Sin embargo, la constitución propuesta fue rechazada por el 62% de los votos en el referéndum de salida en septiembre de 2022. Esto se atribuyó a una campaña de desinformación generalizada y divisiva dirigida por sectores conservadores de los medios de comunicación y las redes sociales. De haber sido aprobada, habría sido una de las constituciones más progresistas del mundo.

En enero, el Congreso y el presidente aprobaron un proyecto de ley para iniciar un nuevo proceso constituyente en reemplazo de la constitución del país. De acuerdo con este nuevo proceso, los miembros del Consejo Constitucional comenzarán a redactar una nueva constitución sobre la base de un borrador ya preparado por el Comité de Expertos. Asumirán el cargo el 7 de junio y tendrán cinco meses para cumplir su misión.

El 17 de diciembre los ciudadanos volverán a las urnas a votar para declararse «a favor» o «en contra» del borrador final en otro referéndum obligatorio.

volver verdad?

La contundente victoria de la derecha en las elecciones del domingo sorprendió a muchos de la izquierda.

READ  América Latina es parte de la solución a los grandes desafíos globales | opinión

Para Camilo Godoy, sociólogo de la Universidad de Chile y magíster en estudios internacionales de la Universidad de Santiago de Chile, la victoria de la derecha indica que se mantiene la tendencia de «no necesariamente politizar, sino desideologizar la sociedad chilena». . Godoy destaca que este proceso viene ocurriendo desde hace varios años y ha sido «alentado por el actual orden neoliberal». “Las preferencias políticas tienden a fluctuar enormemente”, dijo Godoy, señalando los cambios aparentemente marcados entre las elecciones de Michelle Bachelet, Sebastien Piñera y Gabriel Boric en la última década.

Godoy argumenta que parte del trauma también puede deberse a una mala interpretación de la naturaleza del levantamiento social de 2019, que muchos han interpretado como un levantamiento politizado contra el neoliberalismo y el capitalismo. «Es fundamental que leas [the uprising] Detrás de esta dicotomía de la revolución se entiende en un sentido anticapitalista, pero entender que hay una parte de la sociedad que vio en este movimiento una especie de catarsis. Un desahogo contra los abusos, contra la estabilización de ciertos agravios en la sociedad, y en ese sentido no era necesariamente un movimiento muy ideológico ni muy politizado.” Es decir, si bien las motivaciones para salir a la calle pueden provenir los agravios del sistema capitalista neoliberal, el levantamiento en sí mismo no conduce necesariamente a un cambio en la conciencia política o ideología de la sociedad en contra de la derecha y su proyecto.

El gobierno del presidente de centroizquierda Gabriel Borik es otro factor importante para entender el giro a la derecha. El país sudamericano aún enfrenta una situación económica difícil con el Fondo Monetario Internacional pronosticando una contracción del 1% en la economía del país.

Si bien el gobierno de Borik ha dado pasos importantes para aliviar la carga económica de los sectores vulnerables, por ejemplo con un aumento del salario mínimo y una ampliación del sistema de salud pública, «estos son ajustes que no alteran y no alteran el modelo económico». en que vivimos».

READ  Nuvilab ofrece keynote en Aramark Innova Summit en Chile, Noticias de Negocios

“Es claro que en el contexto de la crisis percibida, el electorado tiende hacia aquellos candidatos que pueden ofrecer medidas más radicales, por lo que, en ese sentido, que la derecha tenga una mayoría en el Consejo Constitucional viene como una especie de respuesta lógica”. añadió Godoy.

“Cuando tienes un jefe que es muy pragmático y al final también deja suficiente espacio para que no lo ataquen o critiquen su liderazgo directamente, básicamente decide crear un liderazgo un poco más débil… Esto puede dar paso a un liderazgo más grande que emerja bien”. comentó el sociólogo. Calificó a la derecha de Chile como «una de las derechas más fuertes y agresivas de América Latina, que se concentra no sólo en los medios y la prensa, sino también en gran parte de los sectores económicos privatizados durante la dictadura».

Aún así, para Godoy, este no es un momento para el derrotismo. “No siempre será así, al contrario, este país ha demostrado en las últimas décadas que es muy volátil ideológicamente, y como izquierda tenemos que aprovechar esa volatilidad y también poder vincular [issues] Con macro, porque ahí es donde falla la izquierda”.

Es un momento para que la izquierda «rehaga, remodele y se reorganice en función de una agenda transformadora». Para Godoy, “Hay una parte de la población que quiere cambiar ese paradigma y hay otra parte que básicamente quiere vivir mejor, pero ambas partes se tienen que juntar, pero si hay debilidad o liderazgo [leadership] que optan principalmente por la continuidad, que obviamente fortalecerá a los sectores de derecha”.