ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Cómo triunfará la guerra en el nuevo pacto social de Chile | opiniones

Gabriel Bori, presidente electo de Chile, no tiene elección. El hombre que fue elegido como el evento político más importante del país tras el referéndum de 1988 para restaurar la democracia tras la dictadura de Pinochet prometió que «si Chile es la cuna del neoliberalismo, será su tumba». Si quiere cumplir su promesa y negociar un nuevo pacto social, el presidente electo de 36 años deberá abordar la reforma tributaria.

Esto se debe a que el sistema tributario en Chile garantiza perpetuar la desigualdad, cuya estabilidad ha provocado tensiones sociales al borde del estallido en los últimos años. Quienes se jactan de los éxitos de la modelo chilena se topan con estadísticas increíbles. El 10 por ciento más rico del país se lleva el 60 por ciento de la riqueza nacional y la mitad más pobre de la población recibe solo el 10 por ciento, lo que lo convierte en uno de los países más desiguales del mundo.

Esta es la fuente no solo de la necesidad de políticas redistributivas para reducir la desigualdad, sino también de la necesidad de un estado capaz de financiar servicios públicos de calidad, especialmente salud y educación. Estos esfuerzos no son costos que se deban cazar en nombre de la austeridad, sino inversiones esenciales para reducir la desigualdad. En nuestro país, esta máquina está defectuosa.

Con una recaudación tributaria del 19,3 por ciento del PIB para 2020, Chile está lejos del promedio de 33,5 por ciento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y se enorgullece de ser miembro del Club de los Países Más Ricos.

READ  Problemas de logística están frenando el inicio de las exportaciones de kiwi de Chile

Peor aún, nuestro sistema tributario es tan reaccionario que depende en gran medida de los impuestos indirectos, afectando principalmente a los sectores de la población de ingresos medios y bajos, mientras que da prioridad a las grandes corporaciones. La evasión fiscal pasa factura: por ejemplo, entre 2013 y 2018, nuestras autoridades fiscales perdieron 7,5 y 7,9 puntos del PIB cada año, lo que es 1,5 veces más que el presupuesto de educación y 1,6 veces el presupuesto de salud.

Por lo tanto, el acuerdo financiero debe reestructurarse, un gran esfuerzo. Esto significa reformar el impuesto al valor agregado, lo que reducirá significativamente el costo de artículos de primera necesidad, medicamentos y libros. Dar un 19 por ciento menos a la leche o al pan marcará la diferencia para las familias pobres.

Debe introducirse un impuesto progresivo sobre los activos más altos y un impuesto sobre los activos más grandes. Menos del 0,1 por ciento de la población, los súper ricos, tienen en sus manos una cantidad igual al PIB de Chile. Gravar su patrimonio al 2,5 por ciento aumentaría su patrimonio en 5.000 millones de dólares o el 1,9 por ciento del PIB.

Finalmente, deberían abolirse algunas excepciones que benefician solo a los grupos de altos ingresos, ya sean multinacionales o ricos.

Por supuesto, podemos esperar un tira y afloja en el Congreso, que está controlado a medias por los conservadores. Por eso, la fiscalidad debe estar en el centro del debate sobre la nueva constitución, que será sometida a referéndum en el tercer trimestre de 2022. El texto actual, reconocido en plena dictadura de Pinochet, restringe el modelo neoliberal. La capacidad del gobierno para reducir la desigualdad a través de los impuestos.

READ  Índice de actividad económica de Chile se fortaleció a medida que aumentaron los servicios

La Constitución debe aceptar la política de mejora tributaria con una definición clara: es decir, las tasas impositivas efectivas deben depender del nivel de ingresos o riqueza, los ciudadanos más ricos aportan más. Por supuesto, estas políticas deben ser traducidas en ley por el Congreso. Pero tener este texto en la constitución obliga a los funcionarios electos a ser más transparentes.

La política fiscal progresiva significa, en última instancia, permitir que la mayoría popular y democrática recree el trato financiero. La idea fue planteada por Thomas Pickett, con quien trabajo con la Comisión Independiente sobre la Reforma de la Tributación Internacional de Empresas (ICRICT) sobre estos temas, durante un intercambio reciente con un grupo selecto de delegados a la Asamblea Constituyente, quienes están en proceso de redactar un nuevo borrador. Constitución.

La sociedad civil entiende la urgencia de captar este debate político por encima de todo, para no dejarlo rehén de las autoridades técnicas que sustentan la coyuntura actual. Por ello, expertos, organizaciones voluntarias y sindicatos han conformado la Red Ciudadana de Justicia Fiscal en Chile para presentar propuestas concretas a la Asamblea Constituyente.

Al escribir políticas fiscales progresivas en su nueva constitución, Chile puede mostrar el camino a otros países. Aunque es un país de 19 millones de personas ubicado un poco cerca de la Antártida, representa una tendencia mundial.

En otros lugares, se han reducido las tasas más altas del impuesto sobre la renta de las personas físicas y los impuestos sobre sucesiones, mientras que los impuestos sobre el patrimonio neto, que estaban relativamente generalizados en los países de la OCDE, se han abandonado en gran medida. Las tasas de impuestos corporativos se han desplomado en todas partes, y las empresas están utilizando el sistema fiscal internacional obsoleto para ocultar sus ganancias en paraísos fiscales.

READ  Ventiladores: cómo elegir el adecuado

En todas partes, dos años después del comienzo de la epidemia, los ricos siguen enriqueciéndose. Según un informe reciente de Oxfam, el patrimonio neto de todos los multimillonarios, valorado en 5 billones de dólares a finales de 2019, alcanzó un máximo histórico de 13,8 billones de dólares. El mundo ahora tiene un nuevo millonario cada 26 horas, mientras que 160 millones de personas caen en la pobreza.

Finalmente, el estallido de la desigualdad en todas partes coincide con el estallido del cambio climático. El 10 por ciento más rico de la población mundial emite el 48 por ciento a nivel mundial, y ya sea que vivan en el norte o el sur del mundo, el 1 por ciento más rico produce solo el 17 por ciento, mientras que la mitad más pobre de la población mundial es responsable de solo el 12 por ciento. .

En Chile, como en otras partes del mundo, revisar el acuerdo financiero y hacer mayores aportes a los ricos dejará de ser un tema técnico. Este es un asunto político y ante una emergencia climática, es una elección existencial.

Los puntos de vista expresados ​​en este artículo no reflejan necesariamente los puntos de vista del autor ni los de la posición editorial de Al Jazeera.