ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Datos concretos sobre la política industrial verde  Opinión |  Negocio ambiental

Datos concretos sobre la política industrial verde Opinión | Negocio ambiental

De la unión europea Plan industrial del Pacto Verde y los estados unidos Ley de reducción de la inflación (Ira) a Japón Estrategia de crecimiento verde Y el Nuevo acuerdo coreanoSin embargo, las políticas industriales destinadas a acelerar la transición energética se están extendiendo en las economías ricas y tecnológicamente avanzadas. Muchas economías en desarrollo también están diseñando y desplegando proyectos liderados por el Estado para impulsar la fabricación verde, a medida que se intensifica la competencia por los vehículos eléctricos, o los llamados vehículos eléctricos. Metales de transiciónY energía limpia.

Por ejemplo, varios países africanos, incluidos Sudáfrica, Kenia, Mauritania, Egipto, Djibouti, Túnez, Marruecos y Namibia, han lanzado iniciativas estatales para apoyar el desarrollo de África. Hidrógeno verde. Otros países, incluidos Indonesia, Bolivia y Chile, están implementando estrategias nacionales para estimular la industrialización basadas en… Extracción y procesamiento De níquel, cobalto, cobre, litio y otros metales de transición.

Estas políticas utilizan una amplia gama de herramientas –incluidos subsidios, regulaciones, incentivos y diversos acuerdos entre el Estado y las empresas– y varían mucho en los recursos públicos y privados disponibles para ellas. Pero todos ellos buscan abordar tres crisis simultáneamente: el estancamiento económico, el empleo polarizado y precario, y un cambio climático cada vez más severo.

La reactivación de la política industrial se basa en la lógica de que abordar las tres crisis crearía un círculo virtuoso: la inversión selectiva en manufactura y energía verdes impulsaría la actividad económica, crearía empleos bien remunerados y presagiaría una economía baja en carbono. «Administración Biden»Estrategia industrial estadounidense moderna«, que incluye la Ley bipartidista de Infraestructura, la Ley de Chips y Ciencia y la IRA, encarna este enfoque. Lo que yo llamo «Biden tres huyeronEl objetivo es mejorar la competitividad de Estados Unidos en industrias clave frente a China, brindar mejores oportunidades económicas para los trabajadores estadounidenses y acelerar el proceso de descarbonización.

READ  ¿Puede realmente Javier Miley ganar en Argentina?

Pero la narrativa de beneficio mutuo que sustenta estas nuevas estrategias industriales tiende a oscurecer el riesgo de que resolver un problema exacerbe otro. De hecho, las tensiones entre estos objetivos políticos ya son claras. Por ejemplo, es posible que la descarbonización de la economía no cree tantos empleos decentes como se esperaba inicialmente. En Estados Unidos, tanto las empresas automotrices como el sindicato United Auto Workers lo han hecho advertir El cambio a la fabricación de vehículos eléctricos, que requieren menos piezas, podría provocar pérdidas de empleo. Algunos de estos empleos se reasignarán a la producción de baterías, pero esto puede resultar un poco consuelo para los trabajadores automotrices estadounidenses y europeos, dado el dominio de China en la cadena mundial de suministro de baterías.

«

Una acción rápida y eficaz es una necesidad absoluta. Sin embargo, enmarcar estos planes en narrativas beneficiosas para todos, que ocultan los difíciles compromisos que implican, aumenta en gran medida el riesgo de que los gobiernos pierdan el apoyo popular.

Al mismo tiempo, el crecimiento de las industrias verdes puede provocar otros daños ambientales. Aunque apuntan a generar empleo y valor a través de la producción de metales de transición, las estrategias de industrialización en muchos países del Sur Global tienden a afianzar las prácticas extractivas. Por ejemplo, Argentina, Bolivia y Chile – SudaméricaTriángulo de litio“- buscan capturar diferentes etapas de Cadena de suministro de litio, desde la extracción de minerales hasta el procesamiento y el ensamblaje de baterías. Pero el crecimiento de esta industria amenaza con agotar los suministros de agua, degradar el suelo y alterar los hábitats, a menudo en áreas habitadas por pueblos indígenas andinos. Asimismo, el producción de semiconductoresque está en el corazón de la tecnología limpia, consume y libera mucha energía, agua y tierra. Perfluorocarbonos y otros potentes gases de efecto invernadero en la atmósfera.

READ  Presionando el acelerador: Cómo el Reino Unido puede ayudar a Chile a avanzar en la autopista H2

Finalmente, una recesión económica puede tener un efecto desestabilizador en la política interna, obligando a los gobiernos a apuntar a una tasa de crecimiento más alta independientemente de los costos ambientales. Por ejemplo, el Primer Ministro británico Rishi Sunak Anunciado recientemente Una serie de vueltas en forma de U. Sobre las promesas netas del gobierno. Eliminar los onerosos compromisos climáticos puede parecer una estrategia políticamente atractiva para impulsar las perspectivas de crecimiento inmediato. Pero –y aquí radica la paradoja– el crecimiento a largo plazo dependerá, al menos en parte, de que los gobiernos garanticen que sus economías puedan competir en industrias verdes en el futuro.

Como muestran estos ejemplos, la política industrial no es una solución milagrosa para las crisis interseccionales de nuestro tiempo. Los objetivos políticos de sostenibilidad ambiental, dinamismo industrial y pleno empleo son difíciles de conciliar, y se requieren decisiones políticas críticas sobre la asignación de recursos, las prioridades estratégicas y la distribución de los costos económicos y sociales. Además, las compensaciones se volverán más complejas y difíciles a medida que el calentamiento global empeore y el crecimiento siga fallando. lo que éramos comunicar La “trinidad malvada” de la gobernanza contemporánea (catástrofe climática, estancamiento económico y excedente humano) no desaparecerá pronto. De hecho, es probable que dé forma a las trayectorias de la formulación de políticas públicas durante mucho tiempo.

Esto no significa que las autoridades deban renunciar a diseñar estrategias ambiciosas para abordar estas crisis. Por el contrario, una acción rápida y eficaz es una necesidad absoluta. Sin embargo, enmarcar estos planes en narrativas beneficiosas para todos, que ocultan los difíciles compromisos que implican, aumenta en gran medida el riesgo de que los gobiernos pierdan el apoyo popular. La naturaleza compleja y conflictiva de estos objetivos políticos significa que incluso las estrategias mejor diseñadas fracasarán, al menos en algunos aspectos. Esto es inevitable y un elemento importante del aprendizaje práctico.

READ  Vaqueros chilenos se reúnen para la bendición en el Santuario Nacional

Para evitar ser vistos como rompedores, los formuladores de políticas deben aceptar, en lugar de rechazar, las tensiones y compensaciones que se encuentran en el corazón de las políticas industriales verdes y someterlas a la deliberación pública. Esto es esencial para asegurar un amplio apoyo a los proyectos de descarbonización liderados por los estados. Este enfoque ayudaría a construir estructuras de gobernanza sólidas y transparentes basadas en los principios de deliberación democrática, control público y control. Tal como están las cosas, muchas estrategias industriales son producto de procesos de formulación de políticas tecnocráticos y de arriba hacia abajo, a pesar de todo lo que se habla de “no dejar a ninguna comunidad atrás” y de una “transición verde justa”.

No hay duda de que someter la economía a una toma de decisiones democrática de esta manera constituiría un desafío radical al sistema actual basado en la propiedad privada y la coordinación del mercado. Pero es necesario asegurar y mantener la legitimidad popular para las políticas industriales verdes, así como facilitarlas. Tomar decisiones colectivas y efectivas. Reducir la mala gestión. De lo contrario, corremos el riesgo de una reacción popular que obstaculice la acción colectiva necesaria para proteger nuestro futuro en este planeta.

Elias Elmi es profesor asistente de Economía Política del Desarrollo en la Universidad de Cambridge. Jack Copley es profesor asistente de Economía Política Internacional en la Universidad de Durham. Alexis Moraitis es profesor de Economía Política Internacional en la Universidad de Lancaster.

Derechos de autor: Project Syndicate, 2023.
www.project-syndicate.org