ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

De la ira del tormento a la esperanza de una asamblea constituyente

A más de una semana de las elecciones fundacionales en Chile, todos los análisis coinciden en que fueron unas elecciones que ofendieron a los partidos tradicionales, con la derecha y la capital logrando sus peores resultados, una socialdemocracia sumida en una amarga crisis y la izquierda. – El pacto de ala, Abribu Dijndad, que logró importantes resultados, pues sobrevivió bien a este terremoto institucional y quedó como la alianza con mejores oportunidades para luchar contra el próximo gobierno, a pesar de perder con éxito a los independientes y a la lista popular, quienes – sin duda – son los grandes ganadores.

Pero, ¿cómo explicamos este terremoto político?

Para tratar de entender lo sucedido, tenemos que volver al flujo social el 18 de octubre de 2019, ya que las personas abusadas desataron la ira acumulada durante 30 años, poniendo al gobierno de Piñera bajo control. Fue un derroche no violento, incontrolable, sin líderes ni organizaciones, lleno de simbolismo y desafiante a instituciones enteras. Esto significa que, aunque no se notará hasta meses después, se ha iniciado un verdadero proceso de deseo, diverso, diverso y heterogéneo.

Un mes después de la revolución, el enojo no se pudo contener, por lo que las instituciones amenazadas firmaron un acuerdo que establece una vía institucional para cambiar la constitución de Pinochet, que aún estaba vigente. Este acuerdo dividió severamente a los sectores progresistas y de izquierda, entre los partidarios del acuerdo y los que no querían firmarlo, porque entendíamos que la lucha institucional debía estar al servicio de la lucha social.

Pero las manifestaciones no cesaron y en el Parlamento se inició el debate legislativo sobre el acuerdo firmado en noviembre. Es entonces cuando la estructura virtuosa de un movimiento social que se expresa, empuja y exige. Y parlamentarios de izquierda y progresistas que están debidamente posicionados se propusieron enfrentar al pueblo y dar la espalda a las instituciones. Estos parlamentarios de izquierda corrieron tanto riesgo que el acuerdo firmado en noviembre, que establecía una convención constitucional forjada, limitada y plagada de trampas guzmánicas, se tensaría en el debate legislativo y acabaría lo más cerca posible de la Asamblea Constituyente.

En consecuencia, se aprobaron leyes entre diciembre de 2019 y marzo de 2020 que serán clave para explicar los resultados de las recientes elecciones: se acordó que el futuro Acuerdo Constituyente será de paridad, es decir, estará conformado por el mismo número. De miembros hombres y mujeres; Que habría escaños reservados para los pueblos indígenas y que los independientes podrían registrar sus propias listas, sin depender de los partidos, ya que se entendió correctamente que el futuro acuerdo no podía ser un mero espejo del parlamento actual. Este difícil y brutal proceso legislativo debido a la feroz oposición a la derecha y la vacilación de sectores del centro neoliberal, permitió la superación paulatina de la desconfianza y acusaciones mutuas entre la izquierda a raíz del acuerdo de noviembre.

READ  Chile registra 7.525 nuevos casos de Covid

Pero la expresión de enfado sin la cual nadie ni nada podría detenerla continuó, culminando con el movimiento feminista masivo el 8 de marzo de 2020. Luego llegó la epidemia y las instituciones dieron un suspiro de alivio, creyendo que sería una oportunidad para reprimir el fluir y restaurar la “materia amenazante”. Pero la epidemia conduciría a una gran crisis económica, exponiendo los agravios del modelo neoliberal y mostrando que el gobierno de Piñera se preocupaba solo por los grandes grupos económicos, a costa de la vida y la salud de los sectores más vulnerables y la clase media pobre. . A medida que se multiplicaban las vasijas comunes, los chilenos estaban aprendiendo con indignación que los grandes millonarios, incluida Piñera, estaban aumentando sus fortunas personales en miles de millones de dólares. La gente acumuló ira.

Fue así como se alcanzó y afinó en el debate legislativo el primer hito institucional del itinerario propuesto por el Acuerdo de noviembre. En el referéndum de octubre de 2020, el 78% de los chilenos declaró que apoyaba el cambio constitucional a través de un acuerdo, lo que indica que la energía necesaria para derrocar el poder sigue viva en gran medida y es una bofetada para la derecha conservadora. También a esa izquierda fundamentalista, que llamó a no votar.

Entre ese referéndum y las últimas elecciones llegó la segunda ola de la epidemia, agravando la crisis económica y mostrando la inacción del gobierno de Piñera que seguía protegiendo a los grandes grupos económicos. Para paliar la crisis económica, el Parlamento aprobó por segunda y tercera vez permitir que las personas retiraran el 10% de sus fondos de pensiones, y una vez más Piñera hizo todo lo imaginable para evitarlo, y protegiendo descaradamente los intereses de las Fuerzas Armadas de Filipinas sobre los intereses de la gente. La ira creció.

READ  SpaceX lanza criaturas diminutas, paneles solares a una estación espacial - FOX23 News

Así se eligió al electorado. Los sectores independientes se dieron cuenta de que los cambios legales que se hicieron eran una gran oportunidad que no debía ser ignorada, y renunciaron a su errónea y cómoda abstención, pues se organizaron categóricamente en múltiples listas, y la Lista Popular fue la única que logró. coordinación e identidad nacional. Durante la campaña electoral, en una opereta ensayada durante treinta años, los medios tradicionales presentaron sus pantallas y páginas virtuales y escritas al habitual centro neoliberal y de derecha; Acusaron a la izquierda de ser responsable de la división de la oposición, calificándola de irresponsable y enemiga del “régimen perdido”. Además, han levantado figuras mediáticas para violar el papel de “portavoces del pueblo”, figuras demagogia y populistas, disfrazadas de izquierdistas, que se han dedicado a demonizar a los partidos y líderes de la lista del Aprepo de Denidad. Pero cuanto más demonizan la lista de Apruebo Dignidad, queda claro que lo que quedó no fue parte de esta ronca, ronca opereta. Claro, en esta opereta, que es muy diferente a Fuente ovejuna, no había lugar para independientes ni lista de personas, simplemente fueron ignorados e ignorados, pero estas listas usaron inteligentemente las redes sociales y los medios alternativos para difundir su mensaje desafiando a las instituciones. .

Durante la campaña, la Lista de los Pueblos, que reunió a sectores independientes estrechamente vinculados a la movilización en la plaza Dijndad y las luchas regionales, fue conquistada por la habilidad del espacio de televisión libre que merecían todas las listas en competencia, y con la ayuda de actores previamente conocidos y queridos. . Gente, envían un mensaje muy distintivo e incendiario sobre cualquier cosa que afecte a las instituciones.

Los resultados finales de la elección del electorado ya se han mencionado al principio: un verdadero terremoto electoral que ha desplazado a la derecha, la democracia cristiana y la socialdemocracia, los sectores que han gobernado durante los últimos 30 años. Que dejó la lista de izquierdas Apruebo Dignidad, integrada, entre otros, por el Partido Comunista, Acción Humanista y Frente Amplio, en muy buena forma; Lo que, sin duda, dejó a la lista popular y a los sectores independientes que se organizaron fuera de las instituciones del partido como el mayor ganador.

A diferencia del Parlamento actual que es un verdadero espejo de las élites, donde la gran mayoría de los parlamentarios provienen de escuelas públicas y pocas universidades, es claro que la convención electa es un verdadero espejo de Chile: el 67% de los miembros de la convención estudiaron con apoyo o de las escuelas municipales y del 33% de los que estudiaron En las escuelas públicas hay muy pocas escuelas de élite clásicas. Si a esto le sumamos el hecho de que serán 77 mujeres, 78 hombres, 17 representantes indígenas y 8 de la comunidad LGBTIQ +, podemos concluir claramente que el verdadero chileno estará muy bien representado en esta convención. Además, alrededor de dos tercios del electorado no está afiliado a un partido, y ninguna lista llega a un tercio del electorado para vetar las transiciones.

READ  China está considerando mezclar vacunas para mejorar la eficacia

Esto significa que este acuerdo, inicialmente diseñado para ser altamente fraudulento y guzmánico, podría cambiar drásticamente gracias a los parlamentarios que se propusieron enfrentar al pueblo. Pero luego, gracias a una inteligente y valiente movilización electoral, el pueblo la convirtió en una verdadera Asamblea Constituyente. En definitiva, el terremoto electoral provocado por la ira que estalló en octubre de 2019 que, a diferencia de otros momentos de la historia, cuando la ira se expresaba decapitando o prendiendo fuego a mansiones, en el Chile del siglo XXI, la ira impulsó a los canales electorales a derrocarlo. Abrumar a toda la organización.

Todo esto abre una gran esperanza, una oportunidad única para construir el Chile que queremos. No será tarea fácil. Tendremos que superar la oposición de la derecha derrotada y el nuevo centro liberal, que aún mantiene un poder institucional significativo. Al mismo tiempo, será necesario superar la desconfianza y la sospecha entre la izquierda, que ha librado una gran lucha institucional en la cara del pueblo, y ha logrado superar las diferencias expresadas en el acuerdo de noviembre, que ahora debe ganar confianza. . Por el movimiento social que se atrevió a librar la lucha electoral. Por su parte, le corresponderá al movimiento social asumir un nuevo rol, superar su tendencia endémica a fragmentarse y dividirse, y la capacidad de distinguir lo diferente del traidor o lo malo del horror.

Con la elección de esta verdadera Asamblea Constituyente, el ciclo de la rabia debe terminar con el desplazamiento del poder y debe comenzar un nuevo ciclo difícil pero desafiante: el ciclo de la esperanza componente.