ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

De Siberia a la Antártida: Conoce al nadador chileno que rompe océanos helados |  Deportes

De Siberia a la Antártida: Conoce al nadador chileno que rompe océanos helados | Deportes

La llaman la sirena de hielo. Y aunque la nadadora chilena de agua helada Bárbara Hernández ha llegado a tener ese apodo, ella prefiere algo parecido a la tonina (delfín chileno). «¿Cómo os convertís en tiburones cuando yo soy una sirena?» preguntó luego de un entrenamiento matutino en los baños de uno de sus patrocinadores, el Sporting Club de la Universidad Católica, en Santiago. Concertar una reunión con Hernández no fue tarea fácil; El atleta no pisó Chile este año. Comenzó el 2023 compitiendo en el Campeonato Mundial de Snowboard FINA, en Francia, donde ganó siete medallas. Luego se embarcó en un viaje a la Antártida, donde se convirtió en la primera persona en nadar 2,5 kilómetros (1,6 millas) en aguas heladas, y el domingo 26 de febrero se dirigió a Nueva Zelanda para cruzar el Estrecho de Cook, una distancia de aproximadamente 27 kilómetros (16,8 millas), en un esfuerzo por ser solo un lugar a poca distancia de completar el Seven Seas Challenge.

Durante dos horas, Hernández nada a un ritmo preciso de un extremo a otro de la piscina. Gabriel Torres, de 77 años, su entrenador desde los nueve, le decía que gritara cada vez que completaba un kilómetro. Él explica que esto es solo una sesión de entrenamiento ligero para recuperarse de los 20 días del nadador en el extremo sur. Por lo general, la capacitación dura cuatro horas, de lunes a sábado. “Después de la Antártida, esto es Cancún para mí”, bromea Bárbara, girando la cabeza hacia el sol para sacudirse los restos del frío que aún parece helarle los huesos. El 6 de febrero, nadé en traje de baño durante 45 minutos y 30 segundos en aguas antárticas a 2 grados centígrados (35 grados Fahrenheit), para llamar la atención sobre la preservación del ecosistema más austral del planeta.

Bárbara Hernández se ejercita en la piscina del Club Deportivo Universidad Católica.
Cristian Soto Queiroz

Al completar esta hazaña, la temperatura corporal de Hernández era de 27 ° C (80,6 ° F). «La hipotermia fue tan intensa que ya no temblaba. Cuando salí del agua estaba un poco fuera de control. Fue muy difícil para mi equipo, pero estaba feliz, mi trabajo había terminado y sabía Me iban a cuidar”, dijo, todavía emocionada. 60 marineros del remolcador Janequeo (ATF-65) de la Armada de Chile la saludaron con la canción. Saldremos en avión ahora De la película Rocky, mientras los sanitarios en hipotermia le brindaban la asistencia necesaria. «Ha sido una recuperación muy controlada. No tengo malos recuerdos», dijo. Esta semana recibió la confirmación de su entrada en el Libro Guinness de los Récords por el logro.

READ  Un vistazo a algunas de las 100 nuevas especies de peces de aguas profundas descubiertas frente a la costa de Chile

El atleta creció en un modesto hogar en Recoleta, localidad al norte de la capital del país, donde ir al mar era considerado excepcional. “Para mí nadar era un privilegio, creo que por eso lo amo tanto”, dijo. Su primer recuerdo es de ella jugando con su padre en las frías y grises olas de la playa. “A nadie le gustan, pero Los recuerdo con tanto amor porque saldría del agua y mi mamá me estará esperando con chocolate caliente.” Su fascinación inmediata por el agua impulsó a sus padres a pagar clases de natación —con mucho esfuerzo— en la Universidad de Chile. Aunque no era la mejor, recuerda Gabrielle, su persistencia la hizo sobresalir, 100% mental y 20% física.

Bárbara Hernández con su entrenador, Gabriel Torres Galaz.
Cristian Soto Queiroz

A los 17 años, Bárbara compitió por primera vez en aguas abiertas en el Distrito Coral Niebla, en la sureña ciudad de Valdivia, y se convirtió en la primera mujer en ganar. «Después de pasar mi adolescencia llorando porque competí en grupos y me desempeñé horriblemente, y no importaba lo duro que entrenara, no era una campeona», dijo, «encontré algo en lo que era buena». Además, en este tipo de competiciones puede nadar en bañador en lugar de un traje de neopreno, que es obligatorio en otros torneos por motivos de seguridad. Esto es algo que el atleta siempre ha querido pero que no pudo encontrar en ningún otro lado.

“Es mi forma de comunicarme con la naturaleza. Soy un poco fundamentalista, pero es el hombre el que tiene que adaptarse”. [And choose] No interferir en lo posible para no sentir frío, dolor o miedo. El objetivo final es absorber todos esos estados y lograr que no sean más grandes que mi fuego, que es mi corazón, o el amor de mis allegados”, explicó la deportista y psicóloga de profesión.

READ  Pandemia en cuarentena golpea transporte de contenedores, lidera Chile - Navy Bulletin

En 2014 fue invitada a nadar en el glaciar Perito Moreno, en la Patagonia Argentina, a 5°C (41°F) y sin neopreno. En ese momento, solo le dijo a su círculo más cercano que se aventuraría en las gélidas aguas. “No quería que la gente me dijera que no iba a poder hacerlo, una cosa muy chilena”, dijo. “Tenía miedo, estaba muy nerviosa, nunca había visto tanta nieve en mi vida, nunca había visto un glaciar, ni siquiera sabía que nadar allí era posible…” De nuevo, ganó. Desde entonces, ha ocupado dos veces el primer lugar en las clasificaciones de agua de los glaciares. Ha viajado por el mundo batiendo récords.

Bárbara Hernández durante una entrevista con EL PAÍS.Cristian Soto Queiroz

Fue la primera chilena en cruzar a nado el Canal de la Mancha, hazaña que le llevó más de 12 horas. Ganó 10 medallas (tres oros) en el Campeonato Internacional de Snowboard 2019, en Siberia, y al año siguiente se convirtió en la primera persona en cruzar el lago Chungara, ubicado a 4.560 metros sobre el nivel del mar, en el norte de Chile. En 2021, se convirtió en la primera mujer latinoamericana en nadar dos veces alrededor de la isla de Manhattan, completando 94 kilómetros en 20 horas y 30 minutos. La lista de sus logros crece cada año. ¿De dónde sacas fuerzas? Ella dijo: «Nado con mis sentimientos, y es por eso que, cuando termina el gran nado, sientes que has perdido algo, una parte de ti se queda en ese lugar y tienes que llorar un poco».

READ  El sólido desempeño del Banco de Chile y la nueva participación de inversión de Cerity Partners LLC: un testimonio del poder restante del banco en la industria financiera

Hasta hace un par de años, organizaba rifas para recaudar dinero para asistir a eventos importantes, donde solo la inscripción puede costar $6,000. Por lo tanto, ella está trabajando duro para obtener fianzas. Los principales provienen de la fundación del empresario chileno Andrónico Lucic, el Banco de Chile y el Ministerio del Deporte. Pero recaudar fondos para competir en un deporte poco convencional no es tarea fácil. Por eso, mi momento favorito para nadar es cuando estoy en el agua: «Entonces puedo darlo todo, concentrarme en sentarme, en respirar, adónde voy, de dónde saco fuerzas, qué hago». haciendo con mis miedos. Es todo mío.

Barbara estará en Nueva Zelanda hasta el 4 de marzo para intentar cruzar el canal de Cook. ¿En qué piensas en 15 horas de natación? «Al igual que la natación se paga por adelantado, entrenas tus pensamientos antes de un maratón como este. Tienes que trabajar en el diálogo interno de antemano. Obviamente me asusta porque es importante para mí, y me importa porque he estado esperando». por esta oportunidad durante cinco años, pero si no lo hago, está bien. Lloraré por un tiempo y volveré en 10 años». Pase lo que pase, en julio Tonina probará suerte en el Canal Tsugaru, en Japón, mientras espera una nueva hazaña: ser la primera sudamericana en completar la ruta conocida como los Siete Mares, que incluye los canales de Moloka’. i (Hawái), Catalina (California), No. Mancha (Inglaterra y Francia), Norte (Escocia) y Tsugaru, así como el Estrecho de Gibraltar (España y Marruecos) y Cook.