ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Derechos humanos: los avances en las neurotecnologías generan llamados a la protección contra el uso indebido de los «datos cerebrales»

Derechos humanos: los avances en las neurotecnologías generan llamados a la protección contra el uso indebido de los «datos cerebrales»

Sara Chesajueves, 26 de octubre de 2023

Las neurotecnologías son cada vez más capaces de descifrar las profundidades de nuestro ser, amenazando la capacidad de los marcos de derechos humanos existentes para proteger la libertad y la privacidad individuales. El término “neuroderechos” se refiere a nuevos derechos que deben incorporarse al derecho nacional e internacional para proteger el dominio cognitivo neuromental de la profunda interferencia posible gracias a las interfaces cerebro-computadora y otras tecnologías que interactúan con el sistema nervioso.

Estos dispositivos se utilizan principalmente en el campo médico o militar. Sin embargo, en el futuro, la mejora cognitiva tecnológica puede estar disponible para las personas. Dado el potencial de intervenciones no deseadas en el dominio mental que la neurotecnología hace posible, existe una creciente conciencia de la necesidad de un marco de gobernanza.

Asumiendo el desafío ético de definir las condiciones bajo las cuales es legítimo interferir con la actividad neuronal de otra persona, Marcelo Enca, profesor asociado de Ética de la Inteligencia Artificial y Neurociencia en la Facultad de Medicina y Salud de la Universidad TUM de Múnich, y Roberto Andorno, asociado Profesor de Derecho y Ética Biomédica, en Biología de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zúrich expuso cuatro posibles derechos neuronales. El primero es el derecho a la privacidad mental, que permite a las personas proteger la información neuronal frente a accesos no deseados. Por ejemplo, la Autoridad Reguladora de la Privacidad italiana se encuentra entre las que se preocupan por las violaciones de la privacidad mental y está organizando una conferencia sobre los peligros inherentes a la “neuroimagen”, que se ha vuelto tan avanzada que pronto podría ser reconocida como una “lectura de la mente”.

El segundo derecho se relaciona con la continuidad psicológica. Los dispositivos neurológicos se pueden utilizar para estimular o modificar funciones cerebrales, por ejemplo, dispositivos de estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS), que generan una corriente baja y constante que se administra a un área específica del cerebro a través de electrodos conectados al cuero cabelludo. Los cambios que producen estos dispositivos en la función cerebral pueden afectar positivamente al estado del paciente. Dada la eficacia terapéutica de técnicas similares, es probable que el uso de dispositivos de estimulación cerebral se expanda más allá del campo de la psiquiatría. Sin embargo, los dispositivos tDCS pueden provocar cambios no deseados y afectar la autopercepción de un individuo.

READ  Chile registra el mayor número de casos diarios de COVID-19 desde julio

Antes de pensar en crear nuevas leyes, deberíamos analizar las leyes existentes y considerar si realmente necesitamos nuevas leyes y en qué medida.

Mónica Gateker

Vicepresidente del Comité de Derecho de la Salud y las Ciencias de la Vida de la IBA

En un estudio de pacientes tratados con una técnica llamada DBS, más de la mitad de los participantes informaron sentirse poco familiarizados con ellos mismos después de la cirugía y dijeron, por ejemplo: «No pude encontrarme nuevamente después de la cirugía». Además, las técnicas de ingeniería de la memoria pueden tener un impacto en la identidad de un individuo al eliminar, cambiar, agregar o reemplazar selectivamente recuerdos relevantes para el autorreconocimiento. Por tanto, este derecho a la continuidad psicológica busca preservar la identidad del individuo.

El tercer derecho neurológico propuesto se relaciona con la integridad mental. El artículo 3 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea establece que “Toda persona tiene derecho al respeto de su integridad física y psíquica”. Requiere, por ejemplo, el consentimiento libre e informado del paciente. Andorno e Inca proponen reconceptualizar este derecho de una manera que proteja a los individuos de intervenciones no autorizadas que tienen un impacto directo en sus cálculos neuronales y, por lo tanto, causan daño.

Finalmente, Andorno y Enka articulan el derecho a la libertad cognitiva, para proteger la capacidad de tomar decisiones libres y competentes sobre el uso de las neurotecnologías. Los adultos deben tener libertad para utilizar interfaces cerebro/computadora y dispositivos similares por razones médicas y con fines de mejora cognitiva, siempre que no perjudiquen las libertades de los demás.

Las cuestiones de la privacidad mental en la era de la neurotecnología se discutieron durante la Cumbre de la Royal Society sobre Interfaces Neurales, celebrada a mediados de septiembre en Londres. Enka, entre los ponentes, cuenta la historia Visión global «A medida que el ecosistema de neurotecnologías de consumo se expande más allá de la investigación biomédica y la intervención clínica, se crean y cotejan bancos muy extensos de datos neuronales con otros datos relacionados con el comportamiento en línea». En algunos casos esto sucede porque las empresas comerciales tienen políticas que permiten transferir datos a terceros. En otros casos, las empresas de neurotecnología han sido adquiridas por grandes conglomerados tecnológicos, lo que significa que los bancos de datos neuronales están disponibles directamente. «Lo que hemos aprendido en los últimos 20 años sobre big data es que grandes conjuntos de datos se analizan retrospectivamente de tal manera que se pueden sacar conclusiones incluso cuando los datos no están suficientemente especificados», afirma Enka.

Describe un segundo problema, que es la decodificación de datos neuronales sin comprender el tema. “En los últimos años, la inteligencia artificial ha avanzado mucho y ahora disponemos de modelos de redes neuronales que pueden descifrar el contenido de los estados mentales”, explica. «Estamos hablando de contenido visual, auditivo e incluso semántico, es decir, de reconstruir los pensamientos de una persona a partir de datos neuronales».

«Antes de pensar en crear nuevas leyes, deberíamos mirar las leyes existentes y considerar si realmente necesitamos nuevas leyes y en qué medida», dice Monica Gattiker, vicepresidenta del Comité de Leyes de Salud y Ciencias de la Vida de la IBA y socia. En Lanter en Zurich. Gatteker destaca, por ejemplo, que los artículos 10 y 13 de la Constitución suiza brindan protección contra la “lectura de la mente”. “La privacidad de las ideas va más allá de la privacidad del mensaje, por ejemplo”, explica. Si una persona da su consentimiento para la neuroimagen, las leyes de protección de datos establecen límites con respecto a la recopilación de información/resultados.

Luego están las normas supranacionales pertinentes, en concreto el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y la dignidad humana en relación con las aplicaciones de la biología y la medicina. Gattiker cree que puede ser necesario modificar las leyes, pero no cree que «en este momento necesitemos regular las neurotecnologías a gran escala». […] Sin embargo, se deben aplicar y hacer cumplir las leyes existentes y se debe seguir de cerca su evolución.

Ya sea que decidamos modificar las leyes existentes o crear un nuevo conjunto de reglas, el paso crucial es la discusión entre todas las partes interesadas, dice Anurag Panna, asesor legal senior de la Unidad de Investigación y Política Legal de la IBA. Destaca las evaluaciones de impacto en relación con la debida diligencia en materia de derechos humanos incluidas en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, que exigen una evaluación de las áreas directamente afectadas. «Necesitamos comprender los riesgos y oportunidades y, por lo tanto, las empresas que invierten deben comprometerse a seguir verdaderamente los estándares básicos para proteger los derechos y obligaciones: deben asumir esto por sí mismas». [themselves] Cuando desarrollen esta tecnología, dice.

Hasta la fecha, el único país que ha incluido los derechos neurológicos en su constitución es Chile. Carlos Amonategui Perillo, profesor de teoría jurídica e inteligencia artificial en la Pontificia Universidad Católica de Chile, estuvo entre los académicos que asesoraron al gobierno chileno. «Es importante regular las neurotecnologías ahora, porque siempre es más fácil prevenir un problema que solucionarlo», afirma. «La posible expansión de las interfaces cerebro-computadora tendrá efectos tan profundos que serán difíciles de controlar». Amonategui-Perillo añade que el acceso a los datos cerebrales de las personas a gran escala significa que las grandes empresas tendrán una imagen increíblemente detallada de cómo funciona nuestro cerebro y, por lo tanto, «el potencial para controlar nuestras emociones, pensamientos y decisiones».

Crédito de la imagen: Joe P/AdobeStock.com