ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El chip alemán EV gana Olaf Scholz

El chip alemán EV gana Olaf Scholz

En la difícil transición de la industria automotriz a los vehículos eléctricos (EV), el canciller alemán Olaf Scholz está celebrando una pequeña pero simbólica victoria.

La razón es un acuerdo de 3.000 millones de dólares entre el proveedor de automóviles ZF Friedrichshafen y el fabricante de semiconductores Wolfspeed Inc para producir chips para vehículos eléctricos en Saarland, una región en el rincón occidental de Alemania con una economía estrechamente ligada al motor de combustión interna que se desvanece.

Ayer, Scholz y el ministro alemán de Asuntos Económicos y Acción Climática, Robert Habeck, se unieron a los ejecutivos de las dos empresas en Saarland para promover el proyecto como símbolo de optimismo para las decenas de miles de trabajadores automotrices alemanes que temen la transición a los vehículos eléctricos. Podría dejarlos sin trabajo.

Foto: Reuters

La transición global a los autos eléctricos y la carrera para producirlos de manera más económica ha llevado a los fabricantes de automóviles heredados como BMW AG, Mercedes-Benz AG y Volkswagen AG a repensar y, en ocasiones, reinventar prácticas de producción obsoletas. En Alemania, donde alrededor de 786.000 personas están empleadas por fabricantes de automóviles y proveedores de repuestos, el cambio está plagado de riesgos económicos, sociales y políticos generalizados.

El anuncio de ZF y Wolfspeed es particularmente oportuno para Saarland, donde más de una docena de proveedores de automóviles emplean a unas 44.000 personas para producir componentes como transmisiones automáticas, tecnología de inyección diésel y bloques de motor.

En noviembre del año pasado, el proveedor de piezas Schaeffler AG dijo que eliminaría 1.000 puestos de trabajo en Alemania, incluidos 100 en su planta de Homburg en Saarland, a medida que se acelera el cambio a las transmisiones eléctricas.

READ  ¿Flipkart es algo valioso en comparación con sus pares del sudeste asiático?

La semana pasada, Ford dijo que dejaría de producir automóviles en su planta de Saarlouis, que emplea a 4.500 personas, para 2025.

Personas familiarizadas con el asunto dijeron que el fabricante estadounidense está en conversaciones iniciales con inversores potenciales, incluido BYD de China, sobre la venta del sitio.

Sin embargo, la nueva instalación de semiconductores, conocida como el chip Fab, brinda la esperanza de que la región pueda tener un futuro en la industria de vehículos eléctricos. ZF y Wolfspeed planean ubicar la oblea en Ensdorf, cerca del sitio de ZF en Saarbrucken, y convertir una antigua central eléctrica alimentada con carbón en el mayor fabricante mundial de semiconductores de carburo de silicio.

Las empresas todavía están esperando compromisos de apoyo específicos de aproximadamente una cuarta parte de la inversión total, pero pretenden finalizar los detalles dentro de los próximos dos meses y esperan que la instalación comience a producir en 2027, para alcanzar su capacidad máxima tres años después.

El gobierno de Scholz está trabajando para apoyar al sector industrial alemán en medio de una carrera global para dar un paso en la transición hacia tecnologías y energías verdes. Al instar a Estados Unidos a aliviar los requisitos de subsidios para la cadena de suministro de vehículos eléctricos, Scholz visitó a principios de esta semana Brasil, Argentina y Chile como parte de un impulso para asegurar el suministro de litio y otros materiales clave necesarios para las baterías que alimentan los vehículos eléctricos.

Wolfspeed se especializa en semiconductores de carburo de silicio, que pueden aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos hasta en un 15 por ciento, al tiempo que reducen el tiempo de carga en comparación con las obleas de silicio convencionales.

READ  Un incendio en un restaurante de OC cierra el negocio mientras el dueño lucha contra el cáncer

El fabricante estadounidense tiene acuerdos de suministro con Mercedes y Jaguar Land Rover para sus chips. El proveedor estadounidense BorgWarner Inc. ha invertido 500 millones de dólares en la empresa para garantizar una capacidad anual de hasta 650 millones de dólares para dispositivos de carburo de silicio.

Junto con la planta, ZF y Wolfspeed también planean establecer un centro de investigación y desarrollo en Alemania, propiedad mayoritaria de ZF, para explorar otros usos de las obleas de carburo de silicio para hacer que los transductores sean más eficientes.

ZF planea integrar chips Wolfspeed en inversores que ZF proporciona a los fabricantes de camiones eléctricos. También incorporará chips de carburo de silicio en las transmisiones de los molinos de viento y planea usarlos en barcos eléctricos.

Los comentarios serán moderados. Mantenga los comentarios relevantes para el artículo. Los comentarios que contengan lenguaje vulgar o vulgar, ataques personales de cualquier tipo o promoción serán eliminados y el usuario baneado. La decisión final quedará a discreción del Taipei Times.