ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El legado de la pandemia generará nuevas protestas en América Latina

Cali, Colombia – Cuando la pandemia de COVID-19 comenzó a afectar a América Latina a principios de marzo de 2020, trajo consigo los mismos bloqueos y cierres económicos que se han visto en otros lugares, detuvo una ola de protestas regionales en seco. Chile, Perú, Ecuador y Colombia, desde finales de 2019, han sido testigos de manifestaciones masivas, a veces reprimidas violentamente por las autoridades. Diferentes dinámicas llevaron a disturbios en cada país, y los manifestantes y los del gobierno utilizaron diferentes técnicas. Pero el principal impulsor de estas protestas fue similar: la ira prolongada contra la creciente desigualdad económica y la injusticia social.

Ahora, mientras la región lucha con diversos grados de éxito de la vacunación y los casos continúan aumentando en algunos países, la gente vuelve a tomar las calles, reavivando un movimiento que hace un año parecía detenido por el coronavirus. “Ahora hay una cultura de protesta social en América Latina”, dijo Gavira Ars, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Valparaíso en Chile.

Cali, Colombia – Cuando la pandemia de COVID-19 comenzó a afectar a América Latina a principios de marzo de 2020, trajo consigo los mismos bloqueos y cierres económicos que se han visto en otros lugares, detuvo una ola de protestas regionales en seco. Chile, Perú, Ecuador y Colombia, desde finales de 2019, han sido testigos de manifestaciones masivas, a veces reprimidas violentamente por las autoridades. Diferentes dinámicas llevaron a disturbios en cada país, y los manifestantes y los del gobierno utilizaron diferentes técnicas. Pero el principal impulsor de estas protestas fue similar: la ira prolongada contra la creciente desigualdad económica y la injusticia social.

Ahora, mientras la región lucha con diversos grados de éxito de la vacunación y los casos continúan aumentando en algunos países, la gente vuelve a tomar las calles, reavivando un movimiento que hace un año parecía detenido por el coronavirus. “Ahora hay una cultura de protesta social en América Latina”, dijo Gavira Ars, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Valparaíso en Chile.

En los últimos meses, la pandemia ha causado disturbios en todo el mundo. América Latina y el Caribe en particular eran desiguales antes y lo son aún más ahora. COVID-19 ha obligado a 4,7 millones de personas en la región a salir de la clase media y a la pobreza o vulnerabilidad, según un Informe del Banco Mundial Publicado en junio. Brasil ofreció transferencias sociales temporales generosas pero insostenibles, que proporcionaron cierto alivio. De no ser así, la cifra regional habría sido mucho mayor.

READ  Monitoreo de la salud mundial en la era de COVID-19 - Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud

Estos números no incluyen a quienes vivían en condiciones precarias antes de que las mascarillas faciales y el desinfectante de manos se volvieran omnipresentes. beneficios deeconomía informal“—Que incluye a los vendedores ambulantes, los trabajadores de la construcción y los trabajadores domésticos— representó más de un tercio del producto interno bruto en América Latina y el Caribe de 2010 a 2014, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Esta fuerza laboral fue prácticamente aislados de la economía el año pasado debido a la pandemia, que obligó a la mayoría de las personas a quedarse en casa durante meses. Sin cuentas bancarias u otro acceso al sistema financiero, muchos trabajadores informales no pueden contar con ningún apoyo monetario del gobierno, como como el que se ofrece en Brasil. En Colombia, por ejemplo, se han colgado trapos rojos. Afuera de las casas en señal de hambre adentro.

Más de un año después, el legado de la pandemia es evidente en casi todos los países de la región. “No hay duda de que las fallas sociales se estaban ampliando en muchos países de América Latina antes de la llegada del COVID-19, pero también está claro que la pandemia ha reforzado y ampliado las brechas de ingresos, riqueza y educación entre los ricos de la región”. dijo Michael Schifter, presidente de Diálogo Interamericano, “Y la clase media y los pobres”. “Los mayores contratiempos se produjeron entre los más vulnerables: quienes vivían en lugares abarrotados, trabajaban en los trabajos más peligrosos, tenían las tasas de desempleo más altas, a menudo se vieron obligados a vivir al día y tuvieron la menor cantidad de oportunidades. Acceso a servicios de atención médica y educación para ellos y sus hijos “.

Y a medida que la gente se empobrecía, empeoraba. América Latina, donde la liberación de vacunas ha sido lenta, es una de las regiones más afectadas por COVID-19. Brasil, México, Perú, Colombia y Argentina han perdido a más de 100.000 personas por el virus. En junio, cuatro países de la región se ubicaron entre los cinco principales países con las tasas de mortalidad semanales más altas por coronavirus. La mala gestión de la salud pública ha ampliado la brecha entre los políticos y sus electores. En Brasil, el presidente de línea dura Jair Bolsonaro ha planteado públicamente dudas sobre la efectividad de las vacunas, mientras que funcionarios de Brasil, Bolivia y Honduras han sido acusados ​​de fraude relacionado con la epidemia. Los principales políticos de Perú y Argentina han sido criticados por adelantarse a la fila de vacunas. Mientras tanto, quienes tienen los medios para hacerlo han viajado a Estados Unidos, donde hay vacunas disponibles, para vacunarse a sí mismos y a sus familias mientras el virus continúa propagándose entre los no vacunados en las comunidades más marginadas.

READ  Mercados emergentes: el real brasileño cae esta semana, los ojos de las ganancias semanales del peso mexicano

Durante el primer semestre de este año, el descontento fue impulsado en muchos países por el fracaso de las respuestas a la pandemia. Pero aunque los disturbios comparten características regionales, en particular el aspecto generacional de las marchas lideradas por jóvenes y las duras respuestas policiales, existen otras dinámicas que son únicas en cada país. En Colombia, la ira por el lento ritmo del gobierno de derecha de un acuerdo de paz de 2016 con los rebeldes de izquierda llevó a protestas más amplias, provocadas por un aumento de impuestos propuesto. Las promesas de reforma rural y una sociedad más justa hechas por los polémicos acuerdos no se materializaron, enfureciendo a líderes indígenas, como Ida Quilkie, quien viajó a Cali, Colombia, para representar a la comunidad aborigen de Bayes (o NASA) en manifestaciones en Can. “Queremos que nuestras preocupaciones se tomen en serio y no sean ignoradas o mancilladas como lo han sido durante años y años”, dijo Quilkio.

En Cuba, donde raras veces se tolera la disidencia, los ciudadanos han salido a las calles a manifestarse contra la dictadura. A lo largo de los años, las célebres misiones médicas del país caribeño han funcionado bien para las marcas en el extranjero, pero su sistema no ha podido detener la marea de COVID-19 en el país y la liberación de vacunas ha sido lenta. Para los cubanos, este fue otro ejemplo de las deficiencias del sistema estancado. Brasil ve regularmente las calles de sus ciudades llenas de manifestantes que piden la destitución de Bolsonaro después de varios escándalos legales. El presidente ha enfrentado altos niveles de rechazo en varios puntos durante la pandemia, pero el programa de transferencias de efectivo de su gobierno ha mantenido su impopularidad en niveles no letales. “La propuesta de Bolsonaro de abrir la bóveda nuevamente y reanudar pagos mayores indica que está apostando a que la economía será el determinante crítico de su fortuna electoral el próximo año”, dijo Schefter.

READ  Chile superó los 8 millones de vacunados y anunció el fin del aislamiento en 21 regiones

Con las elecciones en Colombia, Chile y Brasil en 2021 y 2022, algunos analistas ven el potencial de disrupción social, incluso cuando la pandemia de coronavirus continúa presionando los sistemas económicos y de salud.

“Las elecciones ayudan a calmar las tensiones”, dijo Benjamin Gaidan, subdirector del Programa de América Latina del Wilson Center. En Perú, los votantes están cansados ​​de apoyar a Pedro Castillo, un maestro de escuela rural de extrema izquierda que era poco conocido antes de las elecciones presidenciales. En Argentina, los votantes tendrán la oportunidad de castigar a su gobierno en las elecciones intermedias de noviembre. Los chilenos están en medio de elecciones presidenciales y reforma constitucional “.

Chile, el país económicamente más avanzado de la región, ya ha visto cómo la organización va más allá de los mítines callejeros cuando la pandemia detuvo las protestas. Las manifestaciones masivas de 2019 obligaron al gobierno a permitir un referéndum sobre una nueva constitución para reemplazar la implementada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet. Con un amplio apoyo entre los votantes en el referéndum de octubre de 2020, una nueva constitución ahora será redactada por una asamblea elegida directamente, cuyos miembros hicieron campaña durante la primera mitad de este año. Los chilenos dicen que estos resultados muestran cambios fundamentales en la situación política actual del país. “[Chilean President Sebastián] “Piñera usó la pandemia para silenciarnos a todos”, dijo Ars, y agregó que la gente ya no tenía miedo de hablar.

La dinámica detrás de las protestas en curso puede ser local, pero para quienes apoyan las manifestaciones, también son parte de un impulso regional por la justicia social que responde a las condiciones que precedieron a la pandemia. “Todos somos parte de Estados Unidos y, por supuesto, nuestro sufrimiento es el mismo”, dijo Patricia Rodríguez, una organizadora comunitaria de 43 años en Bogotá, Colombia, en una manifestación reciente que luego fue dispersada por la policía antidisturbios. . “Seguiremos apareciendo hasta que veamos un cambio real”.