ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El sistema de salud chileno examinó a la paciente Constanza Fernández.

El sistema de salud chileno examinó a la paciente Constanza Fernández.

“(Soy) Paciente” (“El Pa(de)ciente”), un trabajo en progreso de Sanvik de la chilena Constanza Fernández, aborda un tema global candente: la atención médica.

El drama gira en torno a un médico anciano pero sano que de repente es hospitalizado con un síndrome de Guillain-Barré poco conocido, un trastorno poco común en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca los nervios. Comienza a narrar sus experiencias en el hospital, donde su posición como bioético le otorga un trato preferencial, pero no lo exime por completo de las indignidades a las que son sometidos la mayoría de los pacientes en el hospital y el trato poco profesional de las enfermeras con exceso de trabajo que están lejos. Del sistema de salud ideal.

Como sugiere el título, este médico está más impaciente que nunca debido a la insuficiencia de sus cuidados. La película sigue su viaje a través de su enfermedad y su nuevo aprecio por lo que durante mucho tiempo había dado por sentado: su familia.

El segundo largometraje de Fernández, producido por Niña Niño Films de Roberto Doferes, sigue a su primer largometraje Mapa para Conversar, que ganó el Premio a Mejor Directora en el Sanfic (Festival Internacional de Cine de Santiago) 2012.

Fernández se tomó un tiempo del trabajo de postproducción para hablar con él diverso:

Constanza Fernández
Cortesía de Niña Niño Films

Se dice que los médicos empeoran a los pacientes. Su película es una prueba de ese dicho, pero ¿está de acuerdo?

Es un hecho que los médicos se encuentran entre los que más a menudo posponen sus exámenes médicos y son los que menos hospitalizan en comparación con el resto de la población. Creo que esto se debe en parte a su conocimiento de los riesgos que implica el tratamiento hospitalario, así como a su excesiva autosuficiencia. Ahora, una vez ingresados, son diferentes al resto de pacientes; Esperan ser tratados de manera diferente porque ellos mismos son médicos. Los servicios médicos se prestan con una enorme asimetría entre quienes los reciben y quienes los brindan. El sistema está acostumbrado a esto y explota esta ignorancia, por lo que cuando alguien parece saber lo que está pasando, fácilmente se convierte en el paciente “difícil”.

Su película expone los fracasos de la industria sanitaria chilena. ¿Chile ofrece atención sanitaria universal? ¿O es similar a lo que ocurrió en Estados Unidos, donde una enfermedad catastrófica puede llevar a la ruina financiera?

Quería dar una mirada más integral a este tema a través de la película e incluir testimonios de hospitalizaciones no solo en Chile sino en otros países. Lo que tiene de especial Chile -una de nuestras exportaciones- es que todo está mercantilizado. Chile tiene un sistema de salud público con fondos insuficientes y un sistema de salud privado que funciona más como la industria hotelera. Sin embargo, hemos logrado algunos avances en leyes que han contribuido a reducir esta desigualdad, como la ley que exige que las clínicas privadas te atiendan cuando tu vida corre gran peligro. El Estado cubrirá entonces los costes.

¿Conoce a alguien con síndrome de Guillain-Barré? ¿Cuánta investigación tuviste que hacer para esta película?

La película está inspirada en el libro de testimonios del Dr. Miguel Cotto, quien además de bioético, es abuelo de mi hijo, padre de mi expareja, por lo que fui testigo de todo su proceso de enfermedad. Ahora bien, durante los dos años de investigación de este proyecto, no me he centrado únicamente en las características de Guillain-Barré, aunque espero arrojar algo de luz sobre esta enfermedad relativamente rara. También busqué experiencias de vulnerabilidad extrema con las que todos podamos identificarnos.

Tu película a veces parece un documental. ¿Usaste enfermeras reales en algunas escenas?

Sí, utilicé enfermeras reales; Filmamos en un centro quirúrgico donde los hechos reales sucedieron a metros de distancia.

¿Espera que su película traiga algún cambio al sistema de salud en Chile?

La película fue patrocinada por la Facultad de Medicina, el Colegio Médico de Chile e importantes universidades, por lo que creo que será una poderosa herramienta cultural para llegar a quienes se forman como prestadores de servicios de salud. Será más difícil medir su impacto en el sistema, pero no tengo dudas de que contribuirá a la discusión.

READ  INVEST selecciona un consejo asesor para traer diversidad de puntos de vista a la conferencia anual