ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

¿Está el dólar a punto de dar un giro?

El escritor es profesor de Economía y Ciencias Políticas en la Universidad de California, Berkeley

El dólar ha experimentado un movimiento sorprendente, subiendo más del 10 por ciento frente a las otras monedas principales desde el comienzo del año.

De hecho, no pocos gobiernos y bancos centrales prefieren el adjetivo «catastrófico» a «sorprendente». Para los países en desarrollo, desde Sri Lanka hasta Argentina, la apreciación de la moneda estadounidense ha hecho que el servicio de la deuda denominada en dólares, una tarea que ya era difícil, sea esencialmente imposible.

Para los mercados emergentes como Chile, que no están agobiados por la deuda, han aumentado la inflación al aumentar el equivalente en moneda local de los precios de los alimentos y la energía denominados en dólares. La inflación y la depreciación de la moneda obligaron al Banco de Chile a elevar su tasa de política inusualmente nueve veces en el último año y ahora está utilizando sus reservas para apuntalar la tasa de cambio del peso.

Para el Banco Central Europeo, fue vergonzoso ver al euro caer a la paridad frente al dólar. Para el Banco de Japón, está el hecho de que el yen ha sido la moneda de peor desempeño de los países desarrollados del planeta este año.

Por qué el dólar se fortaleció no es un misterio. Debido a la alta inflación y al fuerte crecimiento, la Reserva Federal ha estado elevando las tasas de interés más rápido que otros bancos centrales importantes, atrayendo flujos de capital a los Estados Unidos.

Aunque el Banco Central Europeo comenzó con cautela su ciclo de endurecimiento la semana pasada, se está moviendo notablemente más lento. Reducir el suministro de energía de Rusia ya está pesando sobre el crecimiento europeo, y las tasas de interés más altas harán tambalearse el frágil mercado de deuda de Italia, dada la creciente incertidumbre política en este país a su debido tiempo.

READ  Enel Generación Chile (SNSE: ENELGXCH) tiene un balance muy saneado

Mientras tanto, el Banco de Japón no tiene motivos directos para creer que el problema de la «baja inflación» del país se ha resuelto, ni está dispuesto a abandonar su política de «control de rendimiento» para mantener bajas las tasas de interés. Ni el Banco de Japón ni el Banco Central Europeo igualarán a la Fed subiendo los tipos de interés en 75 o 100 puntos básicos.

Está viendo una captura de pantalla de un gráfico interactivo. Es muy probable que esto se deba a que está desconectado o tiene JavaScript deshabilitado en su navegador.

Algunos invocarán el aumento de los riesgos geopolíticos de la interminable guerra ruso-ucraniana y el estatus del dólar como refugio. Puede haber más flujos de refugio seguro con las tensiones alrededor del Estrecho de Taiwán e Irán. Pero al final del día, los movimientos recientes de divisas han sido impulsados ​​por los bancos centrales. Lo mismo será cierto en el futuro.

Es cierto que no es noticia que, después de hacer retroceder la curva, la Fed ahora se esté poniendo al día. Por lo tanto, la anticipación de tasas de interés más altas del presidente de la Fed, Jay Powell, y otros, ya está en el mercado. En otras palabras, no hay ninguna razón por la que estos aumentos adicionales de la tasa de interés deban empujar al dólar al alza.

Pero dos acontecimientos adicionales complican las perspectivas del mercado cambiario. En primer lugar, otros bancos centrales -sin perjuicio del Banco Central Europeo y el Banco de Japón- están mostrando una creciente voluntad de igualar a la Reserva Federal en el aumento de las tasas de interés para hacer frente a los crecientes problemas de inflación. Estos ya incluyen los bancos centrales de Canadá, Filipinas, Singapur, Nueva Zelanda y Corea del Sur, entre otros países. La lista está creciendo.

Las finanzas de estos países son lo suficientemente fuertes para soportar altas tasas de interés, y la inflación es un tema de preocupación común. Por lo tanto, sus bancos centrales al menos siguen el ritmo de la Reserva Federal. En consecuencia, el dólar mostró menor fortaleza frente a una canasta amplia, incluyendo las monedas de estos países. Lo mismo es cierto para las próximas semanas y meses.

En segundo lugar, y más grave, existen riesgos de recesión en Estados Unidos. Se asume el precio actual del dólar, para repetir, con la expectativa de que la Reserva Federal continúe aumentando las tasas de interés. Este pronóstico, a su vez, se basa en la suposición optimista de que la economía estadounidense continuará expandiéndose.

Si la desaceleración diseñada por la Fed se extiende desde el mercado inmobiliario hasta las ventas minoristas y la inversión empresarial, el efecto combinado reducirá no solo el gasto estadounidense sino también la inflación.

La noción de que, en estas condiciones de recesión, la inflación se mantendrá en niveles altos de un solo dígito y, por lo tanto, la Reserva Federal tendrá que continuar con el ciclo de ajuste es bastante absurda.

Como presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker siguió elevando las tasas de interés frente a una recesión, y el dólar siguió subiendo, porque la inflación se había mantenido obstinadamente alta durante varios años. Hay pocas señales de tal inflación estancada hoy.

Entonces, si la economía y la inflación se debilitan, la Reserva Federal hará una pausa y el dólar se invertirá. Este ya no es un riesgo que se pueda descartar.