ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Extraño ADN encontrado en el desierto ofrece lecciones en la búsqueda de vida en Marte

El desierto de Atacama en Chile es el lugar más seco de la Tierra. En algunos lugares, se parece mucho a Marte. Pero no está muerta, ni siquiera en zonas muy secas. Utilizando equipos de última generación para examinar rocas del desierto, los investigadores encontraron fragmentos de ADN de un ser humano es interesante Una mezcla de microbios.

Sorprendentemente, el 9% de los fragmentos genéticos pertenecen a organismos desconocidos para la ciencia, lo que los convierte en parte del “microbioma oscuro”, según un estudio. Informe publicado el martes En la revista Nature Communications.

Estos organismos son bacterias que son “tan extrañas y diferentes”, dice el informe, que los investigadores no han podido identificar ningún pariente conocido.

«En aproximadamente la mitad de los casos, las bases de datos no pudieron identificar claramente lo que teníamos entre manos», dijo a The Washington Post el investigador principal Armando Azua Bustos, microbiólogo del Centro de Astrobiología de Madrid.

Esto lo lleva de nuevo a la analogía de Marte: él y sus colegas científicos creen que Atacama es una gran plataforma de pruebas para la búsqueda de vida en Marte. Pero la misma investigación realizada utilizando versiones de instrumentos de los actuales vehículos exploradores de Marte apenas ha podido detectar firmas microbianas. Esto significa que será difícil encontrar evidencia concluyente de vida actual o pasada en suelo marciano sin devolver muestras a la Tierra, concluyeron Azua Bustos y sus colegas.

Esta investigación parece avanzar en la estrategia a largo plazo de exploración de Marte de la NASA y su socio, la Agencia Espacial Europea. Están en medio de una misión de varias etapas llamada Mars Sample Return. Si todo va según lo planeado, las muestras de suelo marciano obtenidas por el rover de la NASA, que acaba de celebrar su segundo aniversario en Marte, serán transportadas a la Tierra a principios de la próxima década para su examen en laboratorios de alta contención.

READ  ¿La acción de Banco Santander-Chile (BSAC) está sobrevaluada o subvaluada?

Pero esta nueva investigación también pone de relieve los desafíos que enfrentan los científicos que quieren conocer la (presunta) historia biológica de Marte. La vida microbiana, especialmente si ha estado extinta y fosilizada durante mucho tiempo, puede existir en el límite o más allá de lo que se puede detectar utilizando algún tipo de instrumento lo suficientemente pequeño como para ser lanzado al espacio y aterrizar en otro planeta.

Los científicos nunca han encontrado un ejemplo de vida extraterrestre, pero la suposición general es que los mundos “habitables” serán habitados y que la vida, de alguna manera, surgirá en las condiciones adecuadas. El Planeta Rojo ha desconcertado a los astrobiólogos durante mucho tiempo. Se parecía más a la Tierra hace unos 3 mil millones de años, cuando tenía una atmósfera más espesa y agua líquida en la superficie. Es posible que todavía exista vida misteriosa en Marte, aunque los astrobiólogos estarían encantados de encontrar un pequeño fósil de algo que vivió hace miles de millones de años.

La misión Viking de la NASA en 1976 llevó a cabo experimentos diseñados para detectar vida, uno de los cuales inicialmente proporcionó una señal prometedora, pero la mayoría de los científicos concluyeron que habían aterrizado en suelo estéril.

Desde la misión Viking, la NASA ha seguido una estrategia más gradual centrada en encontrar y explorar sitios que muestren evidencia de que eran habitables hace miles de millones de años, cuando Marte era más cálido y húmedo. El rover Perseverance y su predecesor activo, el rover Curiosity, han encontrado rastros de moléculas orgánicas (el tipo de moléculas que forman la base de la vida tal como la conocemos) en la superficie, aunque esto no es en sí mismo evidencia de un origen biológico.

READ  El nuevo restaurante de Maliwan en Essex equilibra la fragancia y el calor de Tailandia | Primer bocado | siete días

“La pregunta sigue siendo si se trata de un meteorito, geológico o biológico”, dijo Amy Williams, científica planetaria de la Universidad de Florida y miembro de los equipos científicos de Curiosity y Perseverance.

Williams dijo que el nuevo informe de Azua Bustos y sus colaboradores es importante porque muestra que la preservación de la materia orgánica es limitada en ambientes similares a Marte y sería difícil de detectar incluso con las últimas herramientas de laboratorio.

«Esto significa que detectar materiales orgánicos utilizando instrumentos de vuelos espaciales, como los actuales y futuros vehículos exploradores de Marte, puede ser más difícil, ya que los materiales orgánicos se descomponen fácilmente en el ambiente de la superficie marciana bañado por radiación», dijo Williams en un correo electrónico.

Sin embargo, la investigación de Atacama muestra que incluso un ambiente extremadamente árido contendrá capas de roca sedimentaria con grandes cantidades de restos biológicos, dijo Chris House, geólogo y astrobiólogo de la Universidad Penn State. «No es realmente una sorpresa, pero los resultados probablemente mostraron un pesimismo uniforme», dijo. Esas son buenas noticias para los científicos que esperan que las rocas marcianas secas produzcan rastros de biología extraterrestre.

Azua-Bustos es un nativo de Atacama que pasó años como enólogo antes de convertirse en científico. Recuerda haber crecido en un pueblo chileno donde solo llovía una vez al año, lo que siempre fue lo más destacado. Dijo que hay lugares donde los residentes no han visto lluvia durante generaciones.

Dijo que pasaba regularmente por una zona desértica, llamada Piedra Roja, de camino a un sitio de investigación, y un día decidió que valía la pena mirar más de cerca. Añadió que las rocas eran de color rojo óxido debido a la presencia del mineral hematita, que también representa el color rojo de Marte.

Hace más de 100 millones de años, en la era de los dinosaurios, el sitio de la Piedra Roja era el delta de un río, muy parecido a la meseta de Marte dentro del cráter Jezero que está explorando Perseverance.

READ  Ciudad latinoamericana más visitada en 2022

Azua Bustos quedó sorprendida por el material genético de naturaleza inusual visto en la investigación de Atacama. Toda la vida en la Tierra proviene de un ancestro común, hasta donde sabemos. Ha habido especulaciones, particularmente por parte del científico y autor Paul Davies, de que la vida podría haber surgido en la Tierra más de una vez, y hasta el día de hoy podría haber una biosfera «sombra» que es simplemente demasiado extraña para encajar en nuestra definición de vida en la Tierra.

Sin embargo, Azua Bustos recurre a una explicación menos dramática para los organismos no clasificados: se trata de material genético sobrante de formas de vida extintas hace mucho tiempo que nunca antes había sido documentado.

El rover Perseverance continúa explorando el cráter Jezero, perforando y almacenando muestras de suelo marciano. El plan es colocar otra nave espacial en la superficie, que servirá como plataforma de lanzamiento. Luego, Perseverance entregaría las muestras al módulo de aterrizaje, que impulsaría el material a la órbita. Allí se encontrará con otro vehículo, un orbitador de fabricación europea, que podrá transportar la valiosa carga a la Tierra. Para análisis con las mejores herramientas de laboratorio posibles.

Una nueva investigación sugiere que esta puede ser la forma más efectiva (y quizás la única forma definitiva) de descubrir si hay algo vivo en Marte.

“Sabemos que hay cosas por descubrir”, dijo Azua Bustos. «Pero si sus dispositivos no están diseñados para poder detectar esas cosas, entonces tenemos un problema».