ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Hace 57 años, dos astronautas presenciaron el primer eclipse solar desde el espacio

Hace 57 años, dos astronautas presenciaron el primer eclipse solar desde el espacio

El 12 de noviembre de 1966, un eclipse total se extendió por América del Sur. Comenzó su avance al norte de la capital de Perú, Lima, antes de formar una franja hacia el sureste de 84 kilómetros (52 millas) de ancho para abarcar el norte de Chile y Bolivia, las estribaciones del noroeste de Argentina y las áreas rurales del suroeste de Paraguay, llegando casi tan al sur. La punta de Brasil, en una penumbra etérea durante hasta 117 segundos.

La grandeza de un eclipse solar total, en el que la Luna pasa directamente frente al Sol y bloquea brevemente su calor dador de vida, es una experiencia de otro mundo. En su totalidad, con los últimos vestigios de luz solar que quedan en el escarpado limbo lunar, el efecto es similar a un anillo de diamantes, siendo visible sólo la brillante corona del sol. A lo largo de una estrecha franja de tierra, el College Trail impone una oscuridad y una reverencia primitiva tan profunda que incluso nosotros, los habitantes de la tierra del siglo XXI, conocedores de la ciencia, estamos paralizados.

Pero ese sábado de hace casi seis décadas, mientras la gente miraba hacia arriba y el cielo matutino andino se oscurecía prematuramente, dos hombres observaron el proceso desde arriba. Los astronautas de Gemini 12, Jim Lovell y Buzz Aldrin, se convirtieron en los primeros humanos de la historia en presenciar un eclipse total desde más allá de la Tierra.

tripulación geminis

Si no hubiera sido por un cruel capricho del destino, es posible que Aldrin no hubiera conseguido un asiento en Géminis 12 para verlo. Las misiones de astronautas seguían una fórmula predecible: la tripulación de respaldo para una misión determinada tendía a rotar hacia la tripulación principal después de tres vuelos. Pero cuando Aldrin y Lovell fueron asignados como equipo de respaldo para Gemini 10, sabían que su misión era interminable, porque el proyecto Gemini terminó en Gemini 12, sin ningún Gemini 13 al que aspirar.

READ  Uso de la vacuna contra el virus respiratorio sincitial de Pfizer durante el embarazo para prevenir la enfermedad del tracto respiratorio inferior asociada al virus respiratorio sincitial en bebés: recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización - Estados Unidos, 2023

Todo eso cambió en febrero de 1966, cuando Elliot C. y Charlie Bassett, dos miembros clave de la tripulación del Gemini 9, murieron en un accidente de avión. Fueron reemplazados por sus refuerzos y todas las tripulaciones posteriores (principal y de respaldo) fueron levantadas en orden secuencial. Lovell y Aldrin se convirtieron en los nuevos respaldos de Gemini 9, dándoles la oportunidad de volar el Gemini 12, el último de la serie.

En sus memorias, hombres de la tierraAldrin reflexiona sobre su tristeza por conseguir un asiento en el avión a costa de perder a Bassett, su vecino y amigo cercano en Nassau Bay, Texas. «Así es como conseguí una tarea», escribe Aldrin. «Fue una manera increíble de conseguir uno». Sin embargo, la viuda de Bassett, Jenny, se mostró comprensiva. “Charlie sintió que deberías haber estado en ese vuelo todo el tiempo”, le dijo a un deprimido Aldrin. «Sé que será feliz».

Cambiar objetivos

Con el lanzamiento de Gemini 12 desde la plataforma 19 de Cabo Kennedy el 9 de noviembre, el objetivo secundario de la misión (si el tiempo lo permite) es fotografiar el eclipse mientras Lovell y Aldrin vuelan sobre las Islas Galápagos en su órbita 39. El eclipse total ocurrirá 63 horas y 48 minutos después de su viaje de cuatro días. Aldrin ya estaba programado para realizar una actividad extravehicular (EVA) en la apertura abierta de Gemini 12 y documentará el eclipse con una cámara cinematográfica de 16 mm y una cámara fija de 70 mm.

Entonces el destino intervino de nuevo. Un mal funcionamiento del suministro de energía en el cohete Titan II de Gemini 12 retrasó el lanzamiento hasta el 11 de noviembre, un retraso de dos días que cambió el momento de la totalidad directamente a la mitad de un período de tiempo de la tripulación cuando Lovell y Aldrin estaban ocupados elevando su órbita. De 185 a 460 millas (298 a 740 km), utilizando el motor principal de la nave espacial Agena objetivo. Es decepcionante que se haya omitido la observación del eclipse en el plan de vuelo. Pero no por mucho.

READ  El litio alimenta las esperanzas de recuperación en el lago más grande de California

A las 3:46 p. m. EDT del Día de los Veteranos, Gemini 12 se lanzó al espacio y Lovell y Aldrin se acoplaron a Agena cuatro horas después. Pero el aumento previsto de la órbita a 460 millas fue cancelado cuando los controladores de vuelo notaron una caída anormal en las presiones de la cámara de empuje de Agena y una caída en las velocidades de la turbobomba. El director de la misión, Bill Schneider, y el director de vuelo, Glen Looney, consideraron que la prudencia era la forma más segura de valentía y optaron por no arriesgarse a encender el motor principal del Agena.

Con este cambio en el plan de vuelo, se reconsideró la opción de observar el eclipse total, gracias al Oficial Asesor del Experimento Gemini 12, James Bates. La tripulación estaba emocionada.

“Después de todo, el eclipse nos ha alcanzado”, dijo alegremente Lovell por la radio.

«Sí, eso parece», respondió el astronauta Pete Conrad del Control de Misión.

Nueva perspectiva

Siete horas después del lanzamiento, Lovell encendió el motor secundario de la nave espacial Agena para reducir su velocidad ligeramente y alcanzar las fases apropiadas de su órbita para obtener imágenes del eclipse. Pero la grabación controlada por computadora no logró la precisión deseada, y una segunda grabación 15 horas después del lanzamiento empujó el apogeo de Gemini 12 ligeramente más alto para brindar a los astronautas una mejor oportunidad de capturar la totalidad en una película.

Dieciséis horas, un minuto y 44 segundos después de partir de Cabo Kennedy – “justo en el dinero”, según la tripulación – el eclipse pareció capturar una fotografía incomparable. Lovell instaló un filtro adicional en su ventana para mayor protección contra el resplandor del sol mientras alineaba el Gemini 12 para las cámaras de Aldrin.

READ  Nuevos organismos microscópicos encontrados en una fosa de aguas profundas desconciertan a los científicos chilenos

Aunque Aldrin tomó varias fotografías y obtuvo tomas de 32 pies (9,75 m), la brevedad del evento, combinada con el bajo ángulo del sol, significó que no pudo fotografiar la sombra de la totalidad mientras caía sobre América del Sur. Pero los cálculos posteriores al vuelo mostraron que Gemini 12 pasó a una distancia de 5,5 km (3,4 millas) del centro de la zona de sombra.

¿Suerte o no?

El resto de Gemini 12 estuvo dominado por la fragilidad de una campaña militar. Cuando la nave espacial aterrizó en el Océano Atlántico occidental el 15 de noviembre, Aldrin había establecido un récord de mayor tiempo de caminata espacial: más de 5,5 horas.

Los eclipses, tanto parciales como totales, se han observado durante miles de años y su causa se atribuye de diversas formas a la preocupación divina. Un presagio de un conflicto inminente; O un presagio de plagas, hambrunas y descontento. Pero si eclipses como los vistos por Lovell y Aldrin son presagios de mala suerte, todavía hay una curiosa nota a pie de página en la historia de Gemini 12: si Sea y Bassett no hubieran perdido la vida en febrero de 1966, es poco probable que Lovell hubiera volado. la primera nave tripulada. Un vuelo a la Luna a bordo del Apolo 8 o una orden para el «fracaso exitoso» del Apolo 13. Es poco probable que Aldrin hubiera obtenido el primer lugar para un asiento en el Apolo 11 y un lugar en la historia como el segundo hombre en caminar a bordo. la nave espacial. La superficie de la luna.

El eclipse total que la pareja presenció ese día, en algún momento antes del 60 de noviembre, puede no haber sido tan mal presagio después de todo.