ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La disciplina en el capital de las principales empresas mineras es una buena noticia para los inversores

hIGH en Las montañas del sur de Perú se encuentran en Quellaveco, una vasta mina de cobre al aire libre. Es uno de los depósitos sin explotar más grandes del mineral rojo en el mundo. Anglo American, el gigante minero y propietario mayoritario, junto con otro inversionista, gastó más de $ 5 mil millones en su instalación y funcionamiento. Se espera que entre en funcionamiento en 2022. Una vez que esté operativo, sumará más del 10% a la producción de cobre en Perú, el segundo mayor productor del material en el mundo.

Escucha esta historia

Disfrute de más audio y podcasts iOS o Androide.

En el pasado, cuando los precios de las materias primas estaban subiendo, como lo han hecho recientemente (ver Gráfico 1), los mineros del mundo se estaban acumulando en proyectos como Quellaveco. En esta ocasión lo destacable de ella es su singularidad. Pocos gigantes mineros diversificados: Anglo American, caballoY Glencore, Rio Tinto, Vale, tienen grandes minas nuevas en construcción. Esto se debe en parte a los largos plazos de entrega de la industria; Angelo compró Quellaveco en 1992. Pero también hay otras fuerzas detrás de la mala inversión. Tendrá consecuencias para la transición de minerales de alto consumo energético hacia un mundo más respetuoso con el clima.

Los cinco grandes mineros consolidaron su poder de mercado a través de una serie de fusiones masivas en la década de 2000, justo a tiempo para el surgimiento de China como un consumidor voraz de metales. El resultado fue un ciclo de súper precios que duró 15 años. Los mineros derrochan casi $ 1 billón en pos de grandes escalas y megaproyectos. Muchos resultaron desastrosos: tal vez una quinta parte de esa inversión se devolvió a los accionistas, según una estimación. Después de una ronda de despidos, una nueva generación de jefes mineros prometió hacerlo mejor. En los últimos años, el valor, no el volumen, se ha convertido en el mantra de la industria. «Nunca perderemos la disciplina del capital», promete Eduardo Bartolomeo, presidente de Vale.

Hasta ahora, los mineros han cumplido sus promesas. Aunque el gasto de capital en la industria ha crecido desde 2015, todavía es un 50% más bajo que su pico en 2012. La mayor parte ha continuado manteniendo la producción actual, no agregando nueva capacidad. Incluso cuando los mayores precios de los minerales recortaron los márgenes de ganancia, el gasto en exploración se ha mantenido bajo, señala Danielle Chigomera de Bernstein, una corredora (ver Gráfico 2). Esta es una ruptura con el pasado.

La persistencia de la moderación depende de la cosecha fresca. Director ejecutivos. En los últimos 18 meses, tres de los Cinco Grandes han adquirido nuevos presidentes. En enero de 2020, Mike Henry se hizo cargo caballo. Un año más tarde, Jacob Stausholm se convirtió en presidente de Rio Tinto, después de que su predecesor fuera expulsado tras la destrucción de un sitio aborigen de 46.000 años en Australia. El 1 de julio, Gary Nagel asumirá la primera posición en Glencore, poniendo fin a los 19 años de mandato de Evan Glasenberg en el comerciante convertido en minero con sede en Suiza. Mark Cutifani, presidente de Anglo American, puede jubilarse el próximo año.

El mayor desafío es responder a la transición energética. Las empresas han tomado algunas medidas defensivas, surgiendo de las operaciones más intensivas en carbono. Rio Tinto dejó el negocio de carbón térmico en 2018. El 6 de junio, Anglo se separó de sus operaciones de carbón. caballo Y Vale había prometido hacer lo mismo. Las minas de todo el mundo producen menos dióxido de carbono, ya que los operadores invierten en energía renovable e intentan impulsar los vehículos mineros.

Sobre el papel, la transición energética puede ser una fortuna minera. Si el mundo quiere cumplir el objetivo del acuerdo climático de París de limitar el calentamiento global a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales, la demanda de metales como el cobalto, el cobre, el litio y el níquel se disparará. La Agencia Internacional de Energía, el pronosticador, calcula que un vehículo eléctrico necesita seis veces el contenido de minerales de un vehículo con motor de combustión interna. Un parque eólico terrestre promedio consume nueve veces más recursos que una planta de energía a gas.

Sin embargo, cambiar hacia los minerales verdes es más difícil que alejarse de los minerales sucios. Las carteras de las cinco grandes mineras están cargadas con materias primas del superciclo pasado. El mineral de hierro y los combustibles fósiles todavía representan más de la mitad de los ingresos de la minería y las tres cuartas partes del beneficio operativo total. El aumento de los precios de los metales hace que los objetivos potenciales parezcan valiosos.

La otra opción, desarrollar sus propios proyectos, también plantea problemas. Uno son los inversores. Desde que el valor para los accionistas se quemó la última vez, los mineros han estado en una situación difícil. «Los patrones saben que la forma en que los despiden es con uno de estos megaproyectos», dice un gran inversor. Gran parte del flujo de efectivo de los precios más altos de las materias primas se debe a los accionistas en dividendos y recompras récord. A un ejecutivo minero le preocupa que los grandes retornos hayan cambiado la composición de sus accionistas, atrayendo inversores ávidos de ingresos que odian los proyectos de crecimiento.

En segundo lugar, muchos minerales de transición energética son simplemente un mercado demasiado pequeño para que los principales mineros se molesten en hacerlo. Tome el litio que se usa en las baterías. En 2004, Rio Tinto descubrió un gran depósito en Gadar en Serbia. Cuando el proyecto entre en funcionamiento en unos años, podría agregar un 2-3% a los ingresos de Río, cree Liam Fitzpatrick de Deutsche Bank. Eso no es suficiente para mover la aguja en una empresa con una capitalización de mercado de $ 140 mil millones. El mercado del cobalto es más pequeño.

La excepción es el cobre. Su uso omnipresente en el cableado eléctrico lo convierte en uno de los mercados de metales más valiosos hasta la fecha. Si el mundo cumpliera sus objetivos climáticos, su demanda podría casi triplicarse. Sin embargo, es difícil encontrar un nuevo gran proyecto de cobre. Los depósitos esperados están disminuyendo y las leyes de crudo están empeorando. Esto hace que minarlos sea más caro. Quizás con la excepción de Glencore, los grandes mineros se están alejando cada vez más de áreas menos exploradas ricas en cobre como la República Democrática del Congo (República Democrática del Congo), que tienden a ser políticamente inestables. Incluso cuando los mineros encuentran una brecha, el aumento de la producción es una carga, y lo es aún más a medida que aumenta la presión pública sobre los mineros para mitigar los riesgos para el medio ambiente y la población locales. Al minero promedio le toma más de 15 años pasar del descubrimiento a la producción.

Luego está la nacionalización de recursos. La pandemia de COVID-19 ha vaciado las arcas del gobierno. Los mineros temen que se les pida que compensen el déficit. Chile, el mayor productor de cobre del mundo, está reescribiendo su constitución. Un nuevo proyecto de ley que se abre paso en el Parlamento podría imponer un impuesto del 80% sobre las ganancias mineras. El presidente electo de izquierda de Perú, Pedro Castillo, quiere que las ganancias mineras se graven al 70%. Zambia y Panamá, dos países ricos en cobre, también están considerando impuestos más altos.

Lo único que puede aliviar las limitaciones de la superminería es la competencia. Las empresas más pequeñas, como Lithium Americas y Global Cobalt, esperan tener un gran éxito. También lo hacen algunos gigantes no occidentales. Norilsk Nickel, una gran empresa minera rusa, planea invertir entre 15 y 17,5 mil millones de dólares durante cinco años (el año pasado gastó 1,7 mil millones de dólares). Zijin Mining, un competidor chino, también tiene grandes planes de expansión. Si los precios se mantienen altos, algo que algunos jefes mineros sospechan dado su rápido aumento, así como la caída del cobre desde su pico en mayo, hay ciertos proyectos grandes en lugares difíciles como República Democrática del Congo Puede empezar a verse atractivo de nuevo.

El sostenimiento de los precios puede ser cortesía de los gobiernos de Occidente. El 8 de junio, la Casa Blanca publicó una revisión interinstitucional de las cadenas de suministro, pidiendo más acciones para asegurar metales críticos, incluidos el litio y el níquel. La I Quiere hacer lo mismo con su estrategia industrial verde. Bartolomeo de Vale espera que los mineros establezcan asociaciones más estratégicas con las autoridades nacionales en el futuro.

Sin embargo, si la oferta no aumenta, puede resultar que la escasez de algunos minerales como el cobre sea inevitable. Quizás parte del déficit se pueda cubrir reemplazando otros metales o reciclando más de los metales utilizados anteriormente. Pero no todo eso. Los inversores aplauden la nueva moderación de los jefes mineros. El planeta puede preferir volver a la abundancia pasada.

Para obtener más cobertura sobre el cambio climático, suscríbase a The Climate Issue, nuestro boletín informativo bimensual, o visite el Centro de cambio climático.

Este artículo apareció en la sección comercial de la edición impresa en «Rocas y lugares duros».

READ  Vea la recuperación de la economía de EE. UU. Mientras la Reserva Federal sigue su curso: Semana ecológica