ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La economía verde está impulsando el nacionalismo de los recursos en América Latina – BRINK – Conversations and Insights on Global Business

La marea política en América Latina se ha vuelto decisivamente hacia líderes que evitan abiertamente la economía del laissez-faire. Una nueva generación de presidentes y líderes está abogando por un mayor control gubernamental de la agricultura nacional, y con esta tendencia, el espectro del nacionalismo de los recursos una vez más se ha afianzado en la región.

no es nuevo Pemex, PetroBras, YPF, PDVSA y muchos otros son prueba de la arraigada inclinación de la región por nacionalizar partes o la totalidad de sus industrias de petróleo y gas.

Lo que es diferente esta vez es que estas nuevas políticas intervencionistas no solo se enfocan en el sector energético tradicional. En cambio, la atención de la región se está volviendo a los minerales valiosos que son clave para la nueva economía verde que está cobrando impulso rápidamente en todo el mundo. Desde México hasta Chile, hay un nuevo impulso para que los gobiernos ejerzan más control sobre estos recursos.

La nueva economía verde necesita a América Latina

En el corazón de este renovado nacionalismo de recursos en la región están los minerales clave para los productos de alta tecnología y una economía verde en crecimiento.

Minerales como el litio, el cobre y el zinc son clave para el desarrollopmentación de tecnologías futuras como baterías de vehículos eléctricos, paneles solares y turbinas eólicas, así como baterías de almacenamiento de energía. A medida que crece la demanda de estas tecnologías de economía verde, también crece la necesidad de estos minerales clave. El reconocido experto en energía y autor, Daniel Yergin, se hizo eco del surgimiento de América Latina como líder en materias primasnecesaria para esta nueva economía, afirmando que América Latina es “una fuente importante, importante de litio, una fuente importante de cobre. Esos son dos de los elementos críticos en la transición energética. … Pero también tienes en toda América Latina una ola de populismo”.

READ  Con su nuevo jefe, el giro a la izquierda de Chile podría empeorar aún más

Argentina, Bolivia y Chile están en el corazón de esta nueva revolución mineral. Los países forman el Triángulo del Litio, que según los analistas contiene más de la mitad de las reservas mundiales de litio.

Las reservas de litio de Bolivia se consideran las más grandes del mundo con 21 millones de toneladas; Argentina no se queda atrás con casi 15 millones de toneladas; y Chile tiene cerca de 9 millones de toneladas. México también está en el negocio del litio. Recientemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador, llamó que los yacimientos de litio se reserven para la explotación estatal y se mantuvo alejado de los inversionistas extranjeros.

Es importante no confundir este nacionalismo de recursos con las predicciones de un giro hacia la izquierda altamente ideológico. Lo que impulsa este nuevo nacionalismo de recursos es también la necesidad de más ingresos gubernamentales para abordar el impacto de la pandemia de COVID-19.

“Rechazaremos cualquier solicitud de concesión para explotar litio y tenemos el poder para hacerlo. Lo que queremos es que quede establecido en la constitución que el litio es del estado”, dijo el presidente López Obrador en una de sus ruedas de prensa diarias matutinas. México ya alberga al menos un gran depósito de litio en el estado de Sonora, que en particular quedó exento de la declaración presidencial y se le permitió avanzar bajo una corporación china.

Tanto la izquierda como la derecha quieren más control gubernamental

La reciente elección del nuevo presidente de centroizquierda de Chile, Gabriel Boric, ha envalentonado este nuevo nacionalismo de recursos en todos los países del Triángulo del Litio, además de Perú, que también alberga vastos recursos minerales, como el cobre.

READ  La confianza del consumidor global está en un nivel récord

Los cuatro países ahora están dirigidos por más líderes ideológicos que apoyan una mayor intervención del gobierno en la economía. Incluso se habla de la creación de un “cártel del litio” similar a la OPEPy según los expertos, El mercado del litio puede quintuplicarse en los próximos 35 años.

En Chile, el recién elegido presidente Boric ha La propuesta de creación de una empresa nacional de litio, y los informes noticiosos indican que algunos de sus asesores están preocupados por la falta de una política nacional de litio. Algunos partidos de centro izquierda en la coalición del presidente electo Boric ya han solicitado órdenes judiciales para detener nuevas ofertas privadas para extraer litio.

En Perú, el presidente Pedro Castillo está presionando por mayores regalías mineras y ha adoptado un enfoque de no intervención ante los crecientes conflictos sociales en las regiones mineras del país. Es una señal clara de que su gobierno está mucho más interesado en apoyar las preocupaciones de la comunidad que en defender los intereses de las empresas mineras. En Argentina, el gobierno está desarrollando una nueva hoja de ruta estratégica minera con el litio como pieza clave. Su administración está considerando políticas que incluyen «analizar incentivos a la inversión para la minería de litio, incluida una posible exención para la repatriación de ganancias… y un sistema de impuestos a la exportación ‘progresivos’ para cobrar tasas más bajas al inicio de un nuevo proyecto».

Una particularidad argentina es que, según la constitución del país, las provincias son propietarias de los recursos naturales ubicados en sus territorios. Esto hace que sea más difícil reclamar el control federal de las actividades mineras, pero aún deja muchas palancas para influir en el sector.

READ  Haciendo negocios en Florida - Florida como fuente de capital: tecnología y oportunidades de capital de riesgo | Grupo de derecho mundial

Impulsado por la necesidad de llenar las arcas del gobierno

Ciertamente, América Latina se está divorciando de las políticas económicas neoliberales que dominaron gran parte de la formulación de políticas económicas de la región en las últimas décadas. Estas políticas modernizaron la región, crearon eficiencias mucho mejores y sacaron a muchos de la pobreza. Pero el COVID-19 ha mostrado cómo las desigualdades estratosféricas de la región burbujeaban bajo la superficie. Como dijo recientemente el presidente electo Gabriel Boric, Chile aspira a convertirse en el cementerio del neoliberalismo.

Pero es importante no confundir este nacionalismo de recursos con las predicciones de un giro hacia la izquierda altamente ideológico. Impulsando este nuevo nacionalismo de recursos está también la necesidad de mayores ingresos del gobierno para enfrentar el impacto de la pandemia del COVID-19, que ha incrementado la demanda de programas sociales y para reactivar el crecimiento nacional.

Además, el aumento de los precios de las materias primas ha creado un ímpetu para que los gobiernos traten de obtener beneficios de estos minerales.

Lo que queda por decir es si este nuevo nacionalismo de recursos evita los errores y problemas del pasado. En épocas pasadas de nacionalismo de recursos, las burocracias gubernamentales ineficientes se convirtieron en símbolos de clientelismo y corrupción, otorgando un mayor control gubernamental al antojo de los partidos políticos a cargo.

Cómo la región evita estos males en el futuro es la pregunta que debe estar en el centro del debate.