ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La tecnología estimula al cerebro a promover los derechos nerviosos.

  • Por Tarun Srivastava / AFP, Santiago

Cuando la película de ciencia ficción Inception encabezó la taquilla en todo el mundo, el público estaba encantado y horrorizado con su historia futurista sobre una banda criminal que invade los sueños de las personas para robar datos valiosos.

Más de una década después, es probable que el cineasta de tecnología Christopher Nolan no esté muy lejos, dicen los expertos en Chile, que han llevado el debate de seguridad más allá de las advertencias de robo para proteger las propiedades inmobiliarias más valiosas que la gente haya tenido: sus mentes.

El país sudamericano aspira a ser el primer país del mundo en proteger legalmente los “derechos neurológicos” de los ciudadanos, ya que se espera que los legisladores aprueben una reforma constitucional que prohíba la tecnología que busca “aumentar, reducir o perturbar” el bienestar mental de las personas. sin su consentimiento.

El senador chileno Guido Girardi, uno de los autores de la legislación, está preocupado por la tecnología -ya sean algoritmos, implantes electrónicos o alguna otra herramienta- que pueda amenazar “la esencia del ser humano, su independencia, su libertad y su libre albedrío. . “

“Si esta tecnología puede leer [your mind]Incluso antes de que te des cuenta de lo que estás pensando, los sentimientos se pueden escribir en tu mente: historias de vida que no son tuyas, y tu mente no podrá distinguir si es tuya o producto de diseñadores “, dijo.

Docenas de películas y novelas de ciencia ficción introdujeron al público en el lado más oscuro de la neurotecnología, quizás invocando mentes criminales que se esconden en fortalezas secretas y manipulando el mundo con risas traicioneras mientras acariciaban a un gato.

READ  Los primeros camiones Cat 794 AC autónomos llegan a la Quebrada Blanca 2 de Teck

La tecnología naciente ya ha demostrado cómo puede tener aplicaciones notablemente positivas.

En 2013, el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, promovió la investigación del cerebro a través de la Iniciativa de Desarrollo de Neurotecnología Innovadora, que tiene como objetivo estudiar las causas de trastornos cerebrales como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la epilepsia.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Chile, Andrés Cove, dijo que el debate sobre los derechos neurológicos “es parte de la consolidación de una nueva institución científica en el país que ahora está ganando atención internacional”.

Sin embargo, a muchos les preocupa que actores siniestros hagan un mal uso de los avances tecnológicos.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, sugirió en la cumbre iberoamericana celebrada la semana pasada en Andorra que los dos países se embarquen juntos en este espinoso tema.

“Hago un llamado a todos los países iberoamericanos a anticiparnos al futuro y brindar una protección adecuada, ahora, no solo a los datos e información de nuestros ciudadanos, sino también a sus pensamientos, sentimientos e información neurológica, para evitar que sean manipulados por las nuevas tecnologías. ”, Dijo Piñera.

El proyecto de ley chileno contiene cuatro áreas legislativas principales: protección de datos de la mente humana o datos neuronales. Definir los límites de la neurotecnología para la lectura y especialmente la escritura en el cerebro; Determinar la distribución equitativa y el acceso a estas tecnologías; Y una limitación de los algoritmos neuronales.

Rafael Yuste, experto en el tema y profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York, dijo que algunas de estas tecnologías ya existen, y aún más, podrían estar disponibles dentro de 10 años.

READ  América Latina mira al espacio, a pesar de las restricciones en la Tierra

Ya se aplican a animales en laboratorios.

Los científicos realizaron experimentos en ratones, implantaron imágenes de objetos desconocidos en sus cerebros y observaron cómo en la vida real aceptan estos objetos como propios y los incorporan a su comportamiento natural.

“Si puedes entrar allí.” [into the chemical processes of the brain] Al motivarlos o desanimarlos, puede cambiar las decisiones de las personas. “Esto es algo que ya hemos hecho con los animales”, dijo Yusti.

La ciencia ha abierto la posibilidad de diseñar humanos híbridos con capacidades cognitivas mejoradas artificialmente.

El peligro es que sin las debidas salvaguardas, la tecnología puede usarse para cambiar los pensamientos de las personas, y los algoritmos pueden usarse en línea para reprogramar sus conexiones y dictar sus intereses, preferencias o patrones de consumo.

“Para evitar establecer dos velocidades con algunos filántropos y otros que no lo son, creemos que estas neurotecnologías deben ser reguladas de acuerdo con los principios de justicia universal, reconociendo al mismo tiempo el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos”, dijo Yosti.

Yuste considera que la neurotecnología es un “tsunami” con el que la humanidad tiene que lidiar, por lo que la gente debe estar preparada.

“La neurotecnología puede ser aterradora si piensa en escenarios distópicos de ciencia ficción. Sin embargo, para cada escenario distópico, hay 10 escenarios útiles”, dijo Yost, quien ve a la neurotecnología como un “nuevo renacimiento de la humanidad”.

Yuste dijo que la neurotecnología ya se está utilizando en pacientes con enfermedad de Parkinson o depresión al estimular el cerebro con electrodos para “aliviar los síntomas”.

Asimismo, las personas sordas son tratadas con “implantes cocleares de nervio auditivo” que estimulan el cerebro.

READ  Megamodelos: el sector asegurador de Chile se está poniendo difícil

“Será un cambio beneficioso para la raza humana”, dijo Yusti.

Los comentarios serán moderados. Mantenga los comentarios relacionados con el artículo. Se eliminarán las notas que contengan lenguaje ofensivo y obsceno, ataques personales de cualquier tipo o que promuevan y prohíban al usuario. La decisión final será apreciada por el Taipei Times.