ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La transformación científica de Chile cobra fuerza con nuevo presidente

Las promesas de Gabriel Borek de reducir la desigualdad en Chile han entusiasmado a los investigadores.Crédito: Cristóbal Olivares/Bloomberg vía Getty

Esta semana, el nuevo presidente de Chile, el más joven y liberal en décadas, asumirá el cargo, marcando el comienzo de lo que muchos académicos ven como una nueva era para el país.

Gabriel Borek, de 36 años, contrató a científicos en su campaña electoral y les dio a algunos de ellos altos cargos en su administración. Planea adoptar una postura más firme en la lucha contra la crisis climática y ha prometido impulsar la inversión pública y privada en ciencia del 0,36 % del PIB del país, donde se ha estancado durante años, al 1 % (ver ‘gasto estancado’). Los investigadores dicen que un pilar de su campaña, tratar de luchar contra la desigualdad, también podría ayudar a un sistema científico plagado de desigualdad.

«Esperanza es la palabra» para describir cómo se sienten los investigadores, dice Jacqueline Sepúlveda, neurocientífica e investigadora de adicciones de la Universidad de Concepción.

Después de las protestas nacionales contra la desigualdad en 2019, muchos académicos chilenos mostraron un interés activo en remodelar el estado participando en esfuerzos políticos, como reescribir la constitución del país y participar en debates públicos. Lo hicieron nuevamente el año pasado, cuando el equipo de campaña presidencial de Borek lanzó un llamado público a los ciudadanos para ayudar a redactar y revisar sus propuestas de gobierno; en total, participaron unas 33.700 personas, incluidos investigadores. “No nos hemos quedado en meros espectadores”, dice Cristina Doraador, microbióloga de la Universidad de Antofagasta y miembro de la Convención Constituyente.

Las ruedas del progreso ya habían comenzado a girar hacia la ciencia chilena antes de la presidencia de Borek. En 2018, el país adquirió su primer Departamento de Ciencias, que administra el financiamiento de la investigación y promueve políticas y programas basados ​​en la ciencia. En 2021, un panel de investigadores tiene la tarea de desarrollar una estrategia nacional sobre cómo la ciencia aborda los desafíos del país; Está previsto que se entregue este año. Los investigadores dicen que la administración de Borek llegará a tiempo para ayudar a solidificar esta revolución en la ciencia y la política ambiental, y promete aprovechar su éxito.

Para los académicos que vivieron los 17 años de la dictadura que siguió al golpe de Estado de 1973 en Chile, la promesa de esta nueva era es emocionante y esperada desde hace mucho tiempo. «nosotros [always] “El país quería usar la ciencia para su propio desarrollo”, dijo Gonzalo Gutiérrez, físico de la Universidad de Chile en Santiago y uno de los cerca de 80 investigadores que se ofrecieron como voluntarios para ayudar a escribir las propuestas científicas para la campaña de Borek. «No pensamos que tomaría tanto tiempo».

READ  Enel Chile SA (NYSE: ENIC) ve una caída significativa en el interés corto

ministerio del pueblo

En 2011, Borek dejó su huella políticamente al organizar protestas dirigidas por estudiantes en todo Chile para exigir un acceso más equitativo a las universidades al pedir una educación gratuita de alta calidad. a Informe ONU 2017 Encontró que el 1% más rico de los ciudadanos de Chile poseía el 33% de su riqueza, una tendencia sostenida que hoy lo ubica entre los países con mayor desigualdad de ingresos, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en París.

Los principios de Borek resonaron en la comunidad científica. Durante años, los investigadores han lamentado la falta de financiación para la ciencia. Muchos de los que habló naturaleza Señaló que el dinero de las subvenciones se destinó principalmente a las mismas instituciones o académicos de élite. Sepúlveda dice que el sistema de investigación académica replica la desigualdad en la sociedad.

Durante la candidatura de Borek a la presidencia, decenas de investigadores salieron del laboratorio, la oficina o el campo para hacer campaña por él, dice Christian Ondoraga, biólogo evolutivo del Centro de Regulación del Genoma en Santiago, quien ayudó a coordinar el grupo que redactó la bandera de Borek. sugerencias «Los sacamos de su zona de confort y los sacamos a las calles».

Desde entonces, el presidente electo ha designado a eminentes académicos para que lo ayuden a llevar a cabo su visión. Dos de ellos, el inmunólogo e investigador del cáncer Flavio Salazar y el climatólogo Mesa Rojas, serán los ministros de Ciencia y Medio Ambiente, respectivamente.

Salazar interrumpirá su trabajo. La creación del Ministerio de Ciencias ha sido una bendición, dicen los investigadores, pero la investigación y la innovación no se han aprovechado por completo para beneficiar al país. «La ciencia sigue siendo un cuerpo extraño en la sociedad chilena», dice Gutiérrez. «Ha habido progreso, pero no tanto como cabría esperar».

READ  El telescopio ATLAS ha comenzado operaciones en Sudáfrica

El ministro de ciencia también se enfrentará a una crisis de tiempo. Borek y su equipo solo han tenido un mandato breve (un mandato presidencial de cuatro años, con la prohibición de reelecciones sucesivas) para llevar al país en una nueva dirección, y el presupuesto federal para el año fiscal 2022 ya ha sido aprobado. no podrá aumentar la inversión en ciencia hasta 2023. .

Sin embargo, dice Salazar, «me siento muy feliz». Uno de sus grandes objetivos es lograr que el Ministerio de Ciencia «sea un ministerio para el país y para el pueblo» y no un «ministerio de científicos para científicos».

Esto significa implementar propuestas científicas ambiciosas para el nuevo gobierno. Estos incluyen el establecimiento de 15 centros regionales de investigación para establecer centros de conocimiento fuera de la capital; mejorar las condiciones de trabajo de estudiantes y técnicos, muchos de los cuales carecen de seguridad social y contratos formales; y la promoción de la igualdad de género en la ciencia.

Salazar aún no ha anunciado planes específicos sobre cómo lograr estos objetivos, pero se ha reunido con varias organizaciones para escuchar sus preocupaciones. Adriana Bastias, presidenta de la Red Chilena de Mujeres Investigadoras, dice que llamó a la asociación para discutir posibles medidas, como restringir el acceso a financiamiento para científicas que han sido sancionadas por acoso sexual.

“Lo que siento es esperanza, espero que podamos trabajar juntos” y que estas reuniones vayan mucho más allá de la buena voluntad, dice Bastias.

‘Extremadamente expuesto’

Otra área de esperanza entre los científicos es que Borek planea abordar el calentamiento global declarando una emergencia climática en Chile. Cada año, durante más de una década, las precipitaciones han estado por debajo del promedio en el centro del país. Combinada con temperaturas récord, esta tendencia ha llevado a una serie de años de sequía que los investigadores han denominado Mega Sequía.

Rojas dice que Chile es «extremadamente vulnerable» a eventos climáticos más extremos. Un informe del gobierno publicado en 2011 encontró que el país, con glaciares que se están reduciendo y escasez de agua, cumplía con siete de los nueve criterios de vulnerabilidad establecidos por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

READ  Los indígenas de América del Sur miran los artefactos del Capitán Cook almacenados en el Museo Británico

Durante la mayor parte de su carrera, Rojas ha recopilado datos sobre las consecuencias del cambio climático en la región y ha analizado modelos de cambios climáticos antiguos en el hemisferio sur. También fue una de las autoras de un informe histórico publicado el año pasado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. Con este nuevo gobierno, dice, “la evidencia ahora llega al proceso de toma de decisiones”.

Rojas planea priorizar la acción climática como titular del Ministerio de Medio Ambiente de Chile. Una de sus metas es que el país promulgue su primera ley marco para lograr la neutralidad de carbono al 2050. La legislación, aprobada por el Congreso chileno el 9 de marzo y pendiente de la firma de Borek, regulará las emisiones de gases de efecto invernadero, formulará planes de adaptación y asignará condiciones climáticas específicas. responsabilidades a los diferentes sectores.

Otro objetivo es crear un programa nacional, Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, que también puede ayudar a combatir el cambio climático al preservar los «genes, especies y ecosistemas» de Chile (ecosistemas como los bosques absorben las emisiones de carbono). Informe 2019 La Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas, respaldada por las Naciones Unidas, estimó que los esfuerzos de conservación como estos a nivel mundial podrían proporcionar el 37% de la mitigación del cambio climático necesaria hasta 2030 para limitar el calentamiento global. Reunir los esfuerzos de conservación bajo un mismo paraguas nacional, dice Rojas, ha sido la «pieza faltante» de los programas ambientales de Chile.

“Hay un nivel de expectativas muy alto con este gobierno”, agrega. «Me siento profundamente comprometido a no decepcionarme y a lograr que un país avance hacia un mejor bienestar para los chilenos».

Aún no está claro si Borek y su administración implementarán sus propuestas. Sepúlveda dice que en los próximos meses y años, los científicos estarán atentos para ver si cumplen sus promesas: “Espero, por el bien de todos los chilenos, que le vaya bien a este gobierno”.