ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La visita de Gabriel Buric a la capital me transportó al Chile de Pinochet

En el borde de Sheridan Circle, en el noroeste de Washington, hay un tronco de árbol coronado con un disco de piedra grabado. Apenas notado por los conductores que pasan por Massachusetts Avenue, este lugar tiene un significado conmovedor para la multitud que se reúne aquí cada mes de septiembre para llorar las tragedias gemelas. En la historia chilena moderna.

Este mes se cumplen cincuenta años, el 11 de septiembre de 1973, las fuerzas armadas chilenas, con el apoyo de la CIA, dieron un brutal golpe de estado que derrocó al gobierno socialista democráticamente elegido en Santiago. El presidente Salvador Allende fue asesinado y el dictador de derecha Augusto Pinochet tomó el poder, quien dirigió 17 años de gobierno militar, un período durante el cual miles de chilenos fueron torturados, asesinados o desaparecidos.

Golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en Chile en imágenes

Tres años después del golpe, el 21 de septiembre de 1976, un coche bomba en Sheridan Circle mató al ex diplomático chileno exiliado Orlando Letelier y a su asistente estadounidense, Ronnie Moffett. Finalmente se atribuyó el crimen a agentes de la policía secreta de Pinochet.

Conozco el ritual anual en el departamento porque trabajé y viví en Chile como periodista durante largos períodos durante la era Pinochet, donde tuve algunas de las experiencias más desgarradoras y conmovedoras de mi carrera. Más tarde, cuando regresé a Washington, asistí a la ceremonia una o dos veces y recordé brevemente la intensidad de aquellos tiempos, pero cada vez más las noticias me llevaron a otros conflictos distantes, especialmente después de 2001, cuando la fecha del 11 de septiembre adquirió nueva notoriedad en los Estados Unidos. Estados Unidos y todo el mundo.

Pero el sábado me encontré de regreso en Sheridan Circle, hacinado en una tienda de campaña con varios cientos de personas resguardándose de la lluvia torrencial. Esta vez el ánimo parecía más optimista que amargo y triste. Seguía siendo un servicio conmemorativo. Asistieron tres de los hijos de mediana edad de Letelier. Pero también fue una reunión tumultuosa para personas cercanas a la causa chilena (activistas, académicos, exiliados, ex funcionarios) que en algunos casos no se habían visto en años.

Para muchos, esta fue también su primera oportunidad de conocer, escuchar y evaluar al actual presidente de Chile, Gabriel Boric, un ex líder estudiantil, legislador y político de centro izquierda de 37 años que en ocasiones parecía representar a los sectores más humildes. generación milenaria de la tierra. Versión Allende.

READ  Inaugurada la primera planta de hidrógeno verde a escala industrial en Chile y será utilizada por Wal-Mart

La ira persiste, especialmente por el papel que jugó la administración Nixon al alentar secretamente el golpe, y en un país que alguna vez fue famoso por ser la democracia más antigua de América Latina. En un mordaz discurso de apertura, el representante Jamie B. Raskin (demócrata por Maryland) condenó la complicidad de Estados Unidos en el golpe. Su referencia a la aprobación de una nueva resolución en la Cámara de Representantes expresando «profundo pesar» por las medidas tomadas hace mucho tiempo provocó aplausos.

Pero cuando Buric subió al escenario, se mostró mesurado, diplomático y centrado en el presente. Dijo que los chilenos de todos los “colores” políticos deben trabajar juntos para consolidar la democracia. Señaló que algunos todavía creían que el golpe estaba justificado y agregó en español: “Pido humildemente que trabajemos juntos para buscar la verdad y la justicia”, un esfuerzo que incluye una nueva iniciativa para identificar a unos 1.500 chilenos, entre los miles que fueron arrestados. después del golpe. Que nunca más fueron vistos.

Los votantes chilenos rechazan la constitución progresista

Cuando mencionó Villa Grimaldi, el famoso centro de tortura, me llamó la atención. De repente estaba de regreso en Santiago en la década de 1980, tomando notas mientras un ex líder sindical describía su detención allí. Lo mantuvieron erguido en un casillero de metal durante días, con tanto calor que no podía respirar, mientras los guardias chapoteaban en la piscina de la villa cercana. “Fue terrible”, me dijo.

Muchas personas en el partido llevan años intentando localizar a los detenidos que aún están desaparecidos. Judy Kelley, una activista canosa de Maryland, sostenía un cartel de un joven contador público del sur de Chile que fue encarcelado en un gélido campamento militar y nunca más se le volvió a ver.

Cuando le puse al campamento el nombre de Isla Dawson, recordé otro encuentro inquietante. Esto fue con Sergio Bitar, un ex ministro del gobierno de Allende, que estuvo detenido allí durante varios meses después del golpe. Dijo que las condiciones eran horribles y que el frío era casi insoportable. Pero uno de los detenidos, un hombre de unos 60 años que trabajaba en el programa privado de expropiación de minas de Allende, se duchó y se puso camisa y corbata todos los días como gesto de desafío. “Eso fue lo único que nos mantuvo el ánimo en alto”, me dijo Bitar.

READ  Bancos chilenos logran saldo negativo en la economía nacional

En cierto modo, creo que la pérdida de dignidad fue la mayor tragedia del golpe. El régimen tenía la intención de «erradicar» el comunismo del territorio chileno, imponiendo estrictas políticas económicas neoliberales que dejaron a muchos miles de empleados gubernamentales, desde maestros hasta alcaldes, desempleados y humillados. Los pobres se han quedado aferrados a las sobras. Un carpintero avergonzado me confió que tenía que vender sus herramientas, una por una, y finalmente el anillo de bodas de su esposa.

Cincuenta años después del golpe de Estado en Chile, muchos todavía añoran el poder de la derecha

Pero a mediados de la década de 1980, la marea del desafío comenzó a moverse y el dominio del miedo comenzó a debilitarse. Estudiantes y sindicatos comenzaron a organizar protestas en el centro de Santiago, enfrentando mangueras contra incendios y gases lacrimógenos. Recuerdo que me ahogé y lloré por el gas mientras cientos de personas se reunían a mi alrededor cantando que Pinochet caería.

Al mismo tiempo, los partidos políticos comenzaron a reagruparse y consolidar sus fuerzas y a convocar un referéndum sobre el gobierno militar. En Washington, la administración Reagan envió un nuevo embajador a Santiago, Harry G. Barnes Jr., quien se reunió con opositores moderados de Pinochet y silenciosamente instó a los funcionarios a restaurar la democracia.

El 5 de octubre de 1988 se celebró un plebiscito a nivel nacional con una pregunta en la papeleta: ¿Debería Pinochet permanecer en el poder? A medida que avanzaba la noche, el porcentaje de votos «no» en las urnas aumentó, pero aumentaron las tensiones en medio del temor de que Pinochet se negara a irse. Finalmente, a las 2:40 a.m., un alto funcionario del régimen anunció severamente en televisión que el voto por el “no” todavía estaba vigente.

En ese momento me encontraba en las calles de la capital entre miles de chilenos. Cuando se corrió la voz, estalló un caos alegre. La gente rompió a llorar, bailó con extraños y abrazó a los agentes de policía. Al día siguiente, un Pinochet hosco apareció brevemente en televisión para decir que «aceptaba el gobierno» de la mayoría.

La noche de hace 35 años, en medio de esta multitud que lo vitoreaba, sigue siendo una de las noches más memorables de mi vida.

Desde entonces, el retorno del gobierno civil a Chile ha sido irregular y complicado, pero se ha mantenido. El poder presidencial ha cambiado de manos pacíficamente seis veces, serpenteando entre moderados experimentados, el centroizquierda, un empresario conservador y, en marzo de 2022, nuevamente a un izquierdista con cara de niño que ahora lucha por encontrar un equilibrio entre los ideales ideológicos y el problema pragmático. resolviendo. .

READ  Tendencias del mercado de seguros móviles en Chile Perspectivas, pronósticos y pronósticos 2023-2030 - PRIZM News

Desde que asumió el cargo, Buric ha rendido homenaje simbólico a Allende en su país y en Estados Unidos. Su primer acto después de su toma de posesión fue rendir un saludo silencioso a la estatua del líder asesinado frente al palacio presidencial. El viernes, durante su primera visita oficial a Washington, asistió a una ceremonia en la Organización de Estados Americanos, donde un retrato de Allende estaba colgado en una puerta decorada.

Cuando terminó la manifestación del Círculo Sheridan, Burek se arrodilló sobre el tronco del árbol y colocó claveles en honor a Letelier y Moffet. Luego se levantó y se mezcló con la multitud, abrazando a viejos amigos y tomándose selfies con otros nuevos.

En casa, Buric intentaba gobernar prácticamente como líder de 19,5 millones de chilenos, con una mezcla de reveses y éxitos. Ha luchado por manejar protestas económicas ruidosas similares a las que alguna vez dirigió cuando era estudiante, apaciguando las demandas de un mosaico de grupos de izquierda y al mismo tiempo acercándose a los conservadores que tienen pocas razones para confiar en él.

La milenial primera dama de Chile no quiere formar parte del puesto

“Boric enfrenta una verdadera batalla cuesta arriba”, dijo Michael Shifter, ex director de la organización sin fines de lucro Diálogo Interamericano, antes del evento del sábado. Y añadió: «Él representa una nueva generación de líderes liberales que América Latina necesita desesperadamente, pero enfrenta circunstancias difíciles y decisiones difíciles, especialmente en lo que respecta a la economía y el crimen. Estoy preocupado».

Sin embargo, dijo Shifter, Burek es más un conciliador que un ideólogo. El líder de Chile ha crecido en una democracia renovada y en rápida modernización, pero entiende claramente que su país no puede correr el riesgo de ser desgarrado por las divisiones políticas extremas que llevaron a consecuencias tan trágicas hace medio siglo.

Pamela Constable ha trabajado como corresponsal extranjera durante más de cuatro décadas. Es coautora junto a Arturo Valenzuela del libro “Una nación de enemigos: Chile bajo Pinochet«.