ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

‘Lo que sonaba a ciencia ficción ya está aquí’: por qué es importante hablar (en serio) de los nervios |  Ciencia y Tecnología

‘Lo que sonaba a ciencia ficción ya está aquí’: por qué es importante hablar (en serio) de los nervios | Ciencia y Tecnología

Restaurar la capacidad de comunicarse después de perderla debido a una enfermedad degenerativa. Encienda o apague los interruptores con su mente. Escribir en la computadora simplemente pensando en las palabras. Todas estas cosas pueden parecer ciencia ficción, pero en realidad son hechos. La humanidad ha podido acceder a estas habilidades durante varios años, gracias a los trasplantes de cerebro.

Científicos, representantes gubernamentales y altos cargos de Naciones Unidas se dieron cita el pasado jueves en París para abordar los problemas éticos derivados de estos importantes avances en neurotecnología, al tiempo que intentan trazar una hoja de ruta para regular cuanto antes esta rama de la ingeniería.

“La preocupación de la UNESCO es sentar las bases para comprender los desafíos de la neurotecnología, desde una perspectiva ética”, dice Gabriela Ramos, Directora General Adjunta de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO. El organismo especializado de las Naciones Unidas organizó la reunión.

El debate más grande de todos, según los expertos que hablaron todo el día, es la desconexión entre el desarrollo tecnológico y el respeto por los derechos humanos. Hay una búsqueda activa de un equilibrio que garantice el respeto a la libertad de pensamiento y la privacidad, sin detener la investigación científica que podría beneficiar a la humanidad.

«Lo que sonaba a ciencia ficción ya está aquí. Si no actuamos rápido, pasará lo mismo con Internet, las redes sociales o la inteligencia artificial, que se ha descontrolado», explica el neurocientífico español Rafael Yost, profesor de la Universidad de Columbia Además de ser un experto a la hora de descifrar los misterios del cerebro humano, Yuste también es pionero a la hora de proteger los derechos humanos que podrían verse comprometidos por esta tecnología. ser manipulados interfiriendo directamente con sus cerebros: el español creó la Fundación Neurorights para promover cinco principios fundamentales: privacidad mental, identidad personal, libre albedrío, igualdad de acceso a tecnologías que mejoran la vida y protección contra los prejuicios.

El peligro, explica Yosti, es que las mismas herramientas —en medicina— que pueden ayudar a mejorar la vida de las personas, también pueden terminar violando la información almacenada en el cerebro. «Aunque las hojas de ruta son útiles, estas tecnologías son neutrales y pueden usarse para bien o para mal», señala. No se trata solo de proteger los datos personales, como los hábitos de compra, la dirección de la casa o el partido político que uno apoya, también incluye cosas íntimas como recuerdos y pensamientos. Y en un futuro no muy lejano, incluso el subconsciente.

READ  Qtron Investments LLC ha comprado 2.817 acciones de Sociedad Química y Minera de Chile SA (NYSE: SQM)

«Lo mismo sucede con los idiomas extranjeros: al principio es más fácil leer que hablar. Llevamos mucho tiempo leyendo el cerebro… Faltan unos cinco o 10 años para que también podamos manipularlo».

Reglamento para la protección de los nervios

En 2021, Chile fue el primer país en encabezar la lista de neuroprocesadores, luego de que el gobierno introdujera una enmienda constitucional para proteger la actividad cerebral. La reforma -que fue aprobada por unanimidad- reconoce la necesidad de realizar cualquier tipo de desarrollo científico y tecnológico «con respeto a la vida ya la integridad física y psíquica de las personas». Mientras tanto, el Congreso chileno sigue trabajando en un proyecto de ley que legalice las neurociencias, según las recomendaciones de un grupo coordinado por Yuste e integrado por 25 especialistas internacionales en neurociencias, derecho y ética.

“Nos damos cuenta de que la regulación de estas tecnologías no puede basarse en el miedo al desarrollo tecnológico, sino en un firme compromiso con los derechos humanos, y esa es una tarea compleja, porque la legislación debe dejar suficiente espacio para la innovación”, explica Carolina Ginza, Subsecretaria del Gobierno de Chile para la Ciencia y la Tecnología. Por eso es importante promover una discusión basada en evidencia y conciencia moral. [We need to] Tienes una mente abierta para poder imaginar nuevas posibilidades que ni siquiera hemos imaginado todavía».

Gabriela Ramos —quien recientemente moderó un conversatorio entre los principales actores internacionales del tema— reconoce que el modelo chileno funciona, porque parte de un concepto muy básico: la idea de que no se debe comercializar la información neuronal. “Si tenemos un marco regulatorio fuerte, que sea transparente y responsable, entonces no hay razón para tener miedo de eso. [technological] Revolución”, confirma el Director Adjunto de la UNESCO.

El Grupo Yusti opera actualmente en Brasil, el segundo país en introducir una reforma constitucional similar a la chilena. Será votado en los próximos meses por el Senado. Por su parte, España publicó la Carta de los Derechos Digitales -el primer documento de estas características en Europa- que vio la luz tras más de un año de trabajo. Varios expertos participaron en este proyecto, coordinado por Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Hay dos aspectos que más me preocupan en este ámbito. Primero, creo que es importante que no cometamos el mismo error que con la inteligencia artificial, cuando nos dejamos guiar por la industria, en lugar del mundo académico”, admitió la ministra durante su intervención en el Foro de París. , los beneficios potenciales de esta investigación deben estar disponibles, para que todos puedan aprovechar estos avances en lo que respecta a la salud».

El documento español -que aún no está implementado legalmente- establece algunas reglas preliminares que guiarán la futura política en materia de tecnología. Las directrices son un buen lugar para empezar a hablar de ellas. [this subject] – Hay muchos países y organizaciones internacionales que hacen esto. Sin embargo, no resuelven el problema. Lo que hay que hacer es realmente asumir la responsabilidad y cambiar la constitución para proteger a los ciudadanos”, subraya Yoste.

Gabriela Ramos – Directora General Adjunta de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO – en la Conferencia de Neurotecnología en París.UNESCO / Christelle Alex

Mercado en manos privadas

Uno de los factores que más preocupa a los expertos es el fuerte componente de inversión privada en este tipo de tecnologías. Según un análisis de mercado de Neurorights de Yuste, actualmente hay más de 33.000 millones de dólares invertidos en proyectos privados de neurotecnología… una cifra ínfima en comparación con los 10.000 millones de dólares invertidos globalmente en todos los proyectos de investigación de pruebas cerebrales financiados con fondos públicos.

Melina Costas, experta en derechos humanos de la ONU, es fundamental en esta área. Ella trabaja con su equipo para estudiar el impacto, las oportunidades y los desafíos de la neurotecnología, con base en una encuesta que se pone a disposición de varios gobiernos y organizaciones internacionales. “Las oportunidades son infinitas, especialmente en el campo médico, cuando hablamos de aplicaciones para hacer diagnósticos e identificar tratamientos para enfermedades neurológicas”, explica Costas, “lo que puede ser más problemático es la rápida comercialización de estas tecnologías, que ya están en el mercado”. mercado.»

READ  ¿Qué sabor de Tootsie Pop es el más "natural"?

El panorama es aún más inquietante si atendemos a los resultados de otro estudio presentado por Yuste durante la conferencia de la UNESCO. Se publicará en septiembre. Tras analizar los contratos de consumo de las 24 empresas de neurotecnología más grandes del mundo -la mayoría de las cuales se encuentran en Estados Unidos y Canadá-, los investigadores pudieron comprobar que todas las empresas, sin excepción, controlan todos los datos neurológicos de los usuarios. «Simplemente no lo tienen [the data]Pero pueden hacer lo que quieran con él. Esta información puede ser destruida, descifrada y vendida. Y la mitad de las empresas hacen que los usuarios paguen por consultar sus datos”, lamenta Yusti.No se nombran las empresas involucradas.

Otra preocupación emergente de la comunidad científica es la dificultad de monitorear tecnología no invasiva, como las gafas de videojuegos o los fitbits, que ya tienen acceso a tanta información sobre la vida de sus usuarios. «Desde el punto de vista de los pacientes, esta es probablemente la revolución más relevante. Pero el hecho de que se trate de implantes externos hace que su regulación sea menos urgente… Esto está mal», advierte Yuste. De hecho, los avances en proyectos más atrevidos que planean implantar chips en el cerebro —como el caso de Neuralink, la empresa de Elon Musk, que lleva años esperando para probar sus implantes en humanos— son lentos, porque la actividad depende del permiso. otorgado por las agencias reguladoras.

Con estas preguntas en mente, Kostas insiste en la necesidad de regular esta tecnología pensando -sobre todo- en los derechos de los más vulnerables, como los niños, las personas con discapacidad y las personas mayores. Nunca debemos olvidar que a pesar de que el progreso puede ser beneficioso, no puede aceptarse sin él. [precautions] – [users shouldn’t have to] Sacrificar la privacidad mental o la libertad de pensamiento. Intentar delimitar con mayor precisión las líneas rojas no es una forma de limitar el crecimiento de esta tecnología, sino de impulsarla para que se desarrolle de la forma más beneficiosa para la humanidad”, subraya el experto.

Suscríbete a nuestro sitio El boletín semanal Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS USA Edition