ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Los presidentes de Uruguay y Chile critican la defensa de Lula a Maduro

Los presidentes de Uruguay y Chile critican la defensa de Lula a Maduro

São Paulo, Brasil – Los presidentes de Chile y Uruguay criticaron este martes al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Silva, por los comentarios que hizo el lunes defendiendo la legitimidad del autoritario presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Lula se reunió con Maduro el lunes antes de una cumbre de presidentes sudamericanos el martes. Ambos hicieron una declaración conjunta luego de la reunión en la que Lula le dijo a Maduro: «Es un absurdo, para la gente que defiende la democracia, negar que usted es el presidente de Venezuela, elegido por el pueblo».

También criticó las sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Maduro y concluyó que los abusos a los derechos humanos y las acciones antidemocráticas de su gobierno eran parte de una «narrativa construida sobre el autoritarismo» de sus rivales.

Durante la reunión del martes de líderes sudamericanos, que incluyó a presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Surinam y Uruguay (la presidenta peruana Dina Boulwart envió un representante), Luis Lacalle Pou de Uruguay, un conservador, declaró. El protocolo de la reunión fue a puerta cerrada y abrió una transmisión en vivo en su cuenta de redes sociales antes de criticar públicamente los comentarios de Lula.

Me sorprendió cuando se dijo que lo que está pasando en Venezuela es una narrativa. “Ya se sabe lo que pensamos de Venezuela y su gobierno”, dijo Lacalle Poe durante la transmisión en vivo. “Si hay tantos grupos en el mundo que están tratando de mediar para que en Venezuela la democracia sea plena, para que se respeten los derechos humanos, lo peor que podemos hacer es tapar el sol con los dedos. lo lleva, y ayudémoslos.

Leer más: Presidente venezolano Maduro visita Brasil: conversaciones de Lula restablecen relaciones con su vecino del norte

READ  El mercado de intercambio de sucursales privadas (PBX) experimentará un crecimiento asombroso | Twilio, Veritas Technologies, Fucent

Luego de la reunión de los jefes de Estado, el presidente chileno Gabriel Boric, un político de izquierda, criticó las declaraciones de Lula durante una conferencia de prensa.

“Con respeto, no estoy de acuerdo con lo que dijo el presidente Lula, en el sentido de que la situación de los derechos humanos en Venezuela fue una construcción narrativa”, dijo.

Según Boric, la situación en Venezuela no es una «narrativa» creada por países que no están de acuerdo con Maduro, como dijo Lula, sino una «grave realidad».

«Tuve la oportunidad de ver, vi la atrocidad de los venezolanos. Este tema requiere una postura firme», explicó Boric.

El presidente chileno acepta retomar el diálogo y las relaciones con Venezuela, pero dijo que eso no significa «hacerse de la vista gorda» ante los problemas sociales del país.

Desde 2015, dos años después de la llegada al poder de Maduro, más de 7 millones de venezolanos han huido del país en busca de mejores condiciones económicas y de derechos. Human Rights Watch, una organización no gubernamental internacional, ha defendido a los activistas de derechos mencionado Que el régimen de Maduro es responsable de hechos que incluyen ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, encarcelamiento de opositores políticos y torturas, entre otros delitos.

Lola respondió a las críticas.

Tras los comentarios de sus homólogos sudamericanos, Lula defendió una vez más a Maduro el martes, diciendo que Venezuela es una democracia, no una dictadura, y reiteró sus declaraciones anteriores, diciendo que las acusaciones de falta de democracia en el país no son más que eso. de «Narración».

READ  Estudio: La regulación de los pescadores y procesadores artesanales conduce a una mejor gestión pesquera

«Siempre he defendido la idea de que cada país puede decidir su propio sistema político, qué tipo de elecciones celebrar y discutir asuntos internos», dijo. «La misma demanda que el mundo democrático le está haciendo a Venezuela no la está haciendo Arabia Saudita. Es muy extraño. Nadie necesita aprobación. Pero quiero que se respete a Venezuela».

Maduro también restó importancia a las críticas a Lacalle Pou y Boric y dijo que hay presidentes en Sudamérica que tienen «puntos de vista diferentes», lo que no impide el diálogo entre países.

“No tenemos ningún problema en sentarnos y hablar y hablar con franqueza con cualquier fuerza política y cualquier presidente”, dijo. “Un diálogo respetuoso y tolerante que une la diversidad”.

Cumbre Sudamericana

La reunión de 11 líderes sudamericanos fue una iniciativa del gobierno brasileño para profundizar las relaciones entre los dos países, y la presencia de Maduro generó polémica.

El líder autoritario llegó a la capital Brasilia el lunes, ocho años después de haber pisado por última vez suelo brasileño. Se reunió con Lula y recibió el apoyo del presidente brasileño.

Además de Maduro, asistieron a la cumbre los presidentes Alberto Fernández (Argentina), Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile), Gustavo Petro (Colombia), Guillermo Laso (Ecuador), Irfan Ali (Guyana), Mario Abdo Benítez. (Paraguay), Chan Santokhi (Surinam) y Luis Lacalle Poe (Uruguay).

La única ausente fue la Presidenta de Perú, Dina Boulwart, quien no pudo salir del país por motivos legales. En su lugar envió al Primer Ministro del Perú, Alberto Otarola.

El presidente Lula habló en la apertura de la Cumbre Sudamericana el martes en Brasilia. Imagen cortesía de Marcelo Camargo / Agência Brasil

En el discurso de apertura de la cumbre, Lula dijo que América del Sur ya no es sólo una referencia geográfica sino que se ha convertido en una realidad política. «Sin embargo, permitimos que las ideologías nos dividieran, detuvimos los esfuerzos de integración, abandonamos los canales de diálogo y los mecanismos de cooperación y, sin embargo, todos perdimos», dijo.

READ  El aborto es una cuestión de justicia económica, no solo una elección personal

Según Lula, es necesario retomar el compromiso con la integración sudamericana. «La integración sudamericana es fundamental para fortalecer la unidad de América Latina y el Caribe. Una América del Sur fuerte, confiada y políticamente organizada amplía las posibilidades de afirmar, a nivel internacional, la verdadera identidad latinoamericana y caribeña», dijo.

El regreso de Unassur y la moneda común

Además, el presidente brasileño defendió el retorno de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) como mecanismo de cooperación entre los países de la región. Esta medida también cuenta con un fuerte apoyo del presidente Alberto Fernández.

Creada en 2008, la Unasur se ha desintegrado en los últimos años, en medio de cambios de gobiernos en muchos países, y ahora reúne solo a siete países: Venezuela, Bolivia, Guyana, Surinam y Perú, más Argentina y Brasil, que recientemente volvió al grupo.

«Y no hay que empezar de cero. Unasur es un bien colectivo. Recordemos que funciona y que siete países siguen siendo miembros plenos. Es importante reiniciar el proceso de construcción, pero al hacerlo es necesario evaluar críticamente lo que no funcionó.” Tome en cuenta estas lecciones.

También presentó otras nueve propuestas para ser analizadas por otros presidentes, como acciones coordinadas para enfrentar el cambio climático, revitalizar el Instituto Suramericano de Gobierno en Salud para ampliar la cobertura de vacunación y crear una moneda común solo para transacciones comerciales.

Lula y Maduro se reunieron el lunes, antes de reunirse con otros presidentes sudamericanos. Imagen cortesía de Ricardo Stockert / PR

Sin embargo, la cumbre terminó sin ninguna acción concreta, incluida ninguna decisión oficial sobre Unassur, solo con promesas de una mayor integración en la región.

El documento final, denominado «Consenso de Brasilia», fue firmado por todos los mandatarios y sólo expresa la visión de que América del Sur está comprometida con la democracia y los derechos humanos.