ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

No lloréis por USA si nos convertimos en Argentina – Twin Cities

No lloréis por USA si nos convertimos en Argentina – Twin Cities

Foto de Edward Luterman
Eduardo Luterman

La victoria del excéntrico político populista Javier Miley en las recientes elecciones presidenciales de Argentina fue más importante para nuestro país de lo que podría parecernos a la mayoría de nosotros.

Esto se debe a que cuando miramos a Argentina, gran parte de la debilidad y el caos que vemos es un reflejo de nosotros mismos.

Argentina sufre problemas económicos permanentes porque su sistema político falla constantemente. ¿Podría aplicarse lo mismo a los Estados Unidos? Las similitudes son más estrechas de lo que nuestro orgullo nos permite admitir.

Las noticias de Argentina podrían haberse difundido de diferentes maneras:

“El populismo autoritario regresa a la Argentina”

El nuevo presidente de Argentina promete cambios económicos radicales

“Las elecciones argentinas siguen el modelo político de Donald Trump”

“Los prestamistas temen otro impago a medida que Argentina elija un camino radical”.

“El continuo estancamiento entre peronistas y libremercadistas conduce a un presidente de un tercer partido extremista”.

Todos estos títulos son básicamente correctos. Sin embargo, no existe un panorama que se acerque a la totalidad de las crisis en serie que vive este miserable país. También es cierto que estas crisis fueron provocadas por la propia Argentina. Lo mismo ocurre con el hecho de que nosotros, los estadounidenses, entramos voluntariamente en un entorno político y económico igualmente peligroso, incómodo y en ruinas que nosotros mismos hemos creado.

Comience con algunos conceptos básicos: Argentina es un país grande y rico en recursos naturales. Su superficie es ocho veces mayor que la de Alemania y su población es poco más de la mitad de la población. Nuestro país tiene 3,3 veces la superficie de Argentina y 7,1 veces la población.

Además, los recursos de Argentina incluyen un clima favorable, vastas áreas agrícolas productivas, minerales, petróleo, transporte interno barato, capacidad exportadora y una población relativamente bien educada en su región. Durante mucho tiempo ha liderado a Sudamérica en manufactura.

Sin embargo, su economía ha tenido un mal desempeño durante un siglo. Su política ha estado estancada durante siete décadas.

En definitiva, es un laboratorio viviente para profesores de economía. Muchos lo ven como un país con la relación más alta entre recursos naturales y población, y luego lo comparan con los Países Bajos, pequeños, escasos de recursos pero de altos ingresos, como prueba de que existe poca conexión entre la riqueza natural, la prosperidad y el bienestar de un país. . De sus ciudadanos. ¿Factor atenuante? Una historia de privilegiar la personalidad sobre la política. Miley, economista y ex comentarista de televisión, encaja perfectamente.

READ  Nuevas imágenes del asteroide 'hueso de perro' revelan que es realmente extraño

En 1900, Argentina era un importante exportador de trigo y carne, a la par de Canadá y Australia, y sólo por detrás de Estados Unidos en grado de industrialización. El nivel de vida de sus ciudadanos era mucho más alto que el de Chile al oeste y Brasil al norte y algo mejor que el de Uruguay, su vecino bastante similar al otro lado del Río de la Plata.

Ahora, el PIB per cápita es sólo el 46% del de Australia o Canadá, y aproximadamente un 20% menos que el de los vecinos Chile y Uruguay. Sin embargo, lo que puede sorprender a muchos, la producción per cápita de Argentina sigue siendo un 30% mayor que la de Brasil, a pesar de que el país más grande del norte tiene un sector industrial más profundo y más amplio, incluido un fabricante de aviones a reacción globalmente competitivo. La explicación aquí es que el ingreso en los estados más industrializados de Brasil es tres veces mayor que el de los estados rurales más pobres.

¿entonces qué pasó?

La economía argentina en 1900 seguía los ideales de libre mercado propuestos por el economista británico John Stuart Mill, sin regulación gubernamental de los negocios y con grandes terratenientes y barones de la industria controlando al gobierno. Los trabajadores, ya fueran rurales o urbanos, tenían poco poder económico, legal o político. La distribución del ingreso era muy desigual y las condiciones de trabajo eran a menudo infernales.

Por supuesto que hubo una reacción. Así como Javier Maile es como Donald Trump hoy, el general Juan Perón, el populista autoritario que prometió una vida mejor para los pobres sin camisa, fue como Benito Mussolini en la Italia de su época. El peronismo dio poder a los sindicatos patrocinados por el Estado y a sectores «corporativos» organizados, como la agricultura, la industria, el periodismo, las finanzas, los intelectuales y la educación. La palabra «firma» se utiliza aquí en el sentido que le da el fascismo italiano y no en el sentido estadounidense de una organización legal comercial, es decir, organismos profesionales dispares que operan como una fuerza cuasipolítica separada.

READ  NowVertical adquiere A10Group para expandirse aún más en LATAM

El peronismo trajo justicia económica, pero socavó el crecimiento y provocó una reacción violenta de las elites terratenientes, industriales y financieras tradicionalmente poderosas. Durante los últimos 70 años, la presidencia ha oscilado entre estos intereses extremos. La autoridad legislativa, que sigue el modelo del Congreso estadounidense en lugar de los parlamentos europeos, está fragmentada entre múltiples partidos, algunos de los cuales son meras herramientas de una persona carismática.

El ciclo de crisis económicas comienza con el cese del comercio exterior y el impago de la deuda internacional. La reestructuración aprobada por el FMI como condición para la obtención de nuevos fondos ya se está llevando a cabo, pero es ineficaz. Las facciones de oposición tienen la ventaja en la legislatura argentina, pero no tienen un programa coherente ni la mayoría legislativa clara necesaria para la reforma. La corrupción y la “búsqueda de rentas” son rampantes por parte de sectores que quieren ciertos beneficios del trabajo gubernamental.

A menudo, líderes brillantes y dinámicos, como Carlos Menem en la década de 1990, llegan a la presidencia y pueden lograr auges que duran unos años antes de desvanecerse, lo que conduce a otra crisis.

Los extranjeros pueden ver esto como una característica de toda América Latina. Pero el tranquilo Uruguay al otro lado de la desembocadura del río está progresando sin crisis monetarias, impagos y políticos carismáticos que hacen promesas extravagantes. La salud, la educación y la distribución del ingreso son mejores. Chile experimentó el trágico y violento régimen de Pinochet, pero desde entonces ha progresado irregularmente sin el drama de su vecino al este de los Andes.

Ahora el gobierno argentino está nuevamente al borde de la bancarrota. La nación entera ha estado sintonizada internacionalmente una vez más. La inflación está en un extremo. El péndulo presidencial se ha inclinado hacia una extravagante figura de la oposición que promete cambios radicales, incluida la eliminación del banco central, la desregulación, la privatización desenfrenada, la eliminación de ministerios gubernamentales enteros y la sustitución completa del peso por el dólar estadounidense. Esto atrae la atención internacional, pero nada de eso sucederá.

READ  Los productores locales de frambuesas esperan buenas cosechas y una fuerte demanda

Abolir un banco central es tan extraño como que los republicanos estadounidenses quieran desfinanciar al IRS o exigir a los demócratas que desfinancian a la policía. Aún es necesario recaudar impuestos y hacer cumplir las leyes. El sistema financiero y monetario interno de cualquier país, junto con el comercio internacional y los flujos financieros, no se gestionan por sí solos. No puedes usar el dólar como moneda si no tienes dólares. Y nadie prestará a Argentina, que está en mora, las decenas de miles de millones de dólares necesarios para emitir una moneda local.

Miley jura que respetará la autoridad de un Congreso disfuncional y paralizado como el nuestro. Por lo tanto, su llegada al poder probablemente generará pocos cambios reales. La tragedia a cámara lenta continuará.

Ahora mirémonos en el espejo: nuestro Congreso está tan paralizado como el de Argentina. El impasse en Washington crea expectativas exageradas para los presidentes y para la Reserva Federal. Miley puede ser gonzo, pero es más inteligente y racional que Donald Trump. Es más activo que Joe Biden.

También hemos construido aquí una cultura de derechos, que se ha financiado en gran medida con préstamos debido a la renuencia a aumentar los impuestos. La cultura corporativa, en el sentido estadounidense, ha hecho que la atención sanitaria, la educación avanzada y la vivienda sean cada vez menos costosas. A medida que crece el descontento de los trabajadores, ¿será Trump Perón? ¿Nuestros seguidores? Las condiciones parecen propicias para el cambio, y no para mejorar.

Al mismo tiempo, al igual que Argentina, estamos atados a una legislatura comprometida en versiones internas de lo que el filósofo político Thomas Hobbes llamó “la guerra de todos contra todos”. No espere muchas mejoras aquí que en nuestro lejano vecino más al sur.