ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Por qué América Latina necesita un Green New Deal

América Latina es altamente vulnerable a los efectos del cambio climático. Los cambios en los patrones de precipitación, el aumento de las temperaturas y la mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos amenazan con causar pérdidas humanas, además de económicas, en la región. La infraestructura se dañará, el turismo disminuirá y la productividad agrícola se verá afectada, amenazando la seguridad alimentaria y las exportaciones. Las industrias críticas se verán afectadas en América Latina, desde el cultivo de salmón en Chile hasta café Producción en Colombia y cacao producción en ecuador, el total Alrededor de $ 100 mil millones en compensación anual para 2050.

Claramente, el statu quo no ayudará a la región a escapar de este daño. Pero no preparará a la región para aprovechar las grandes oportunidades que surgirán de la transición hacia una economía baja en carbono. Para hacer esto se requiere un Replanteamiento importante Estrategia política, cambiando la composición de las economías latinoamericanas, intensificando la cooperación internacional y reorientando el gasto público.

Esta no será una tarea fácil: la capacidad de financiar y pedir prestado se ve limitada a raíz de la crisis del COVID y es posible que algunos líderes de la región no tengan la voluntad política, o la visión, para impulsar esta agenda. Pero a la larga, el costo de no hacer nada será mucho más alto que el costo de una agenda de sostenibilidad transformadora.

Dos caras de la transición verde

El impulso global hacia la descarbonización trae desafíos y oportunidades para las economías latinoamericanas. Por otro lado, los países productores de petróleo como Colombia y Venezuela enfrentan incertidumbre ya que se espera que la demanda de combustibles fósiles disminuya en el mediano a largo plazo, lo que se espera que cause pérdidas de más de 360 mil empleos en toda la región.

Por otro lado, muchos países latinoamericanos se están preparando para aprovechar su gran riqueza mineral (por ejemplo, litio, cobre, manganeso y níquel) que son insumos esenciales para las tecnologías bajas en carbono. Pero existe una gran incertidumbre sobre las perspectivas a largo plazo de estos metales, dados los riesgos de disrupción tecnológica en medio de los esfuerzos globales de investigación y desarrollo (I+D) a nivel mundial para generar tecnologías alternativas basadas en materiales alternativos (como baterías a base de fosfato o hidrógeno que reemplaza al litio). -baterías de iones).

READ  Actualización 1- Tribunal chileno da nueva vida al controvertido proyecto de cobre y hierro de Dominga

Afortunadamente, algunos países, como Costa Rica, Chile y Uruguay, están a la vanguardia, mostrando ambiciones más audaces en temas relacionados con el clima y desplegando iniciativas de conservación de la biodiversidad y las energías renovables. Pero queda mucho por hacer para aprovechar todo el potencial que pueden ofrecer las transiciones limpias en América Latina.

Presione la ventaja sobre las fuentes de energía renovables

Según muchas medidas, el despliegue de energía renovable en América Latina ya es un éxito, aunque en muchos países la dependencia de la generación de energía hidroeléctrica crea vulnerabilidad a la sequía. Las energías renovables son el costo más bajo para generar nueva energía en Chile, México y Perú, y la capacidad regional de energía renovable per cápita es el doble del promedio mundial, más alta en Paraguay y Uruguay. Tres estrategias pueden amplificar el progreso de la región en energía renovable y ponerlo en práctica para impulsar el crecimiento económico.

Primero, los países pueden expandir el comercio transfronterizo de electricidad, que actualmente es limitado. Estudios muestran Esto ahorraría dinero y aumentaría la confiabilidad de las redes eléctricas. Se necesita una mejor coordinación política para mejorar mecanismos de hacinamiento y la armonización de las reglas subyacentes a los mercados de electricidad.

En segundo lugar, la región debe ampliar su participación en los sectores de mayor valor agregado de las cadenas de valor de las energías renovables. Con la notable excepción de los sectores de biocombustibles y energía eólica en Brasil, la mayoría de los países están incluidos en sectores de bajo valor agregado, que se ocupan principalmente de materias primas (cobre, litio, madera de balsa) y actividades de suministro, instalación y mantenimiento.

La política energética inestable puede atribuirse en parte a países como México, donde el cambio de la administración de Andrés Manuel López Obrador en contra de las energías renovables ha descarrilado un intento de expandir la capacidad de fabricación. Avanzar con hojas de ruta más claras y una mejor planificación energética a largo plazo será clave para ganar la confianza de los inversores.

Finalmente, los países latinoamericanos pueden aprovechar la energía abundante, barata y limpia para incursionar en servicios e industrias bajas en carbono. La producción de hidrógeno verde, pero también la tecnología y los servicios de datos bajos en carbono, así como la minería baja en carbono, serán clave para crear empleos verdes y compensar las pérdidas de empleo esperadas en el sector de los combustibles fósiles.

READ  Mercados emergentes: el real brasileño está en un máximo de 3 meses en medio de un banco central agresivo

Elevar el nivel de protección de la biodiversidad

Cuando América Latina preserva sus bosques tropicales que almacenan carbono y protegen sus especies únicas de animales y plantas, el mundo entero se beneficia. Pero los métodos de conservación tradicionales a menudo no brindan beneficios a las personas que viven en el área.

Se necesitan mejores esfuerzos políticos para aumentar el valor comercial de la biodiversidad. Esto debe ir más allá del ecoturismo que, a pesar de su popularidad e importancia como fuente de ingresos y empleo en América Latina, presenta riesgos significativos para los ecosistemas y la estabilidad de los ingresos. En Galápagos, la crisis del coronavirus ha provocado que la cantidad de turistas caiga un 75% en 2020, poniendo en peligro los medios de vida locales y el presupuesto público para mantener los ecosistemas locales.

Los mercados de carbono y el precio del carbono son una forma de generar valor comercial a partir de la protección de la biodiversidad. Fijar un precio para la contaminación puede ser una fuente importante de ingresos gubernamentales: en 2019, los gobiernos de todo el mundo recaudaron 45 mil millones de dólares de esta manera. México, Chile y Colombia han comenzado a usar, o están considerando usar, sistemas de comercio de emisiones y fijación de precios del carbono como parte de una estrategia más amplia para descarbonizar sus economías.

Pero para que funcionen como herramientas comerciales efectivas, los sistemas actuales de comercio de emisiones de carbono deberán reducir las fronteras entre países y continentes. Las jurisdicciones latinoamericanas deben cooperar para alinear sus mercados de carbono (como lo hace la UE con Suiza) para aprovechar los mercados de carbono como fuente de ingresos de divisas y recibir compensación por los servicios ecosistémicos de socios comerciales internacionales, en lugar de actores exclusivamente locales.

Proporciona biodiversidad también en América Latina tanque Desde materias primas para la innovación en agricultura, farmacéutica y ecoturismo. La imitación de los procesos naturales ya es una inspiración en todos los sectores económicos, pero el sector de la innovación basada en la biodiversidad está subdesarrollado en la mayoría de los países de América Latina. Atraer inversiones debe ser una prioridad máxima.

READ  Difícil de subir de nivel por Diane Coyle

desafío regional

Es seguro que los gobiernos nacionales tendrán un papel destacado en la creación de economías competitivas, inclusivas y sostenibles. Tendrán que llevar a cabo una amplia gama de políticas industriales verdes Incluido el apoyo a la investigación y el desarrollo, los programas de desarrollo de habilidades y la promoción de clústeres industriales bajos en carbono.

Pero hay límites a cuánto se puede lograr sin la cooperación regional. Cada país de América Latina tiene diferentes puntos fuertes, desde la riqueza mineral hasta la experiencia en fabricación y la proximidad a importantes rutas comerciales. Todos estos activos podrían ser parte de un plan cuidadosamente diseñado para desarrollar un ecosistema industrial regional eficiente en torno a tecnologías bajas en carbono.

El camino hacia un plan de acción climático regional está plagado de desafíos, particularmente con respecto a la financiación y la alineación política. Pero una nueva marea optimista que barre la región, con líderes como Gabriel Borek en Chile y Gustavo Petro en Colombia que han destacado los problemas climáticos en sus campañas, puede alterar la dinámica regional.

El éxito reciente de la región en la firma de acuerdos regionales, como la Convención de Escazú sobre el Derecho de Acceso a la Información Ambiental de 2018, o Vía marítima del Océano Pacífico y Tropical Oriental, anunciado por cuatro países latinoamericanos en 2021, también demuestra la fortaleza de la cooperación regional. Los gobiernos latinoamericanos, junto con la sociedad civil, las empresas y los socios internacionales pueden tomar esa pasos más audaces En proporción al tamaño de las oportunidades y desafíos que enfrenta la región.

Labdaiwi es economista del desarrollo y conferencista en SOAS, Universidad de Londres, y miembro visitante en el Centro LSE para América Latina y el Caribe.

Etiquetas: Energía, economía verde, transición verde y cooperación regional

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete a AQ para más.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las opiniones de Trimestral de las Américas o sus editores.