ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Trabajadores migrantes afirman que fueron engañados haciéndoles creer que estaban consiguiendo trabajo y una vida mejor en Kiwi

Trabajadores migrantes afirman que fueron engañados haciéndoles creer que estaban consiguiendo trabajo y una vida mejor en Kiwi

Vinieron de países de toda América del Sur y se convencieron de sueños de trabajos bien remunerados y una vida mejor para sus familias.

En cambio, muchos de ellos no han recibido trabajo ni salario desde su llegada, y algunos dicen que «viven como vagabundos» literalmente pidiendo comida.

Unas 200 personas de Chile, Colombia, Argentina, Uruguay y Bolivia han pagado miles de dólares por visas y acuerdos laborales para trabajar con la constructora neozelandesa Buildhub, dijo Karen Gibney, presidenta de la comunidad latinoamericana en Tauranga.

A los inmigrantes se les han otorgado visas bajo el régimen de visas de trabajo aprobado por el empleador, pero afirman haber obtenido trabajos que no existen o se les han ofrecido horas de trabajo mucho menos de lo que se les prometió.

El ministro de Inmigración, Andrew Little, ordenó una revisión urgente del esquema la semana pasada después de negar inicialmente cualquier vínculo con un aparente aumento en la explotación de los migrantes.

Inmigración de Nueva Zelanda (INZ) dice que no puede dar ninguna información sobre Buildhub y no confirmaría ni negaría que la empresa estuvo involucrada en una investigación.

Buildhub dice que toma en serio las acusaciones, pero niega categóricamente que explotó, defraudó o «vendió» el trabajo de las personas a otras empresas, o que los empleados no tenían trabajo.

Karen Gibney, Presidenta de la Comunidad Latinoamericana en Tauranga, ayuda a más de 20 familias sudamericanas.  Foto/Alex Burton
Karen Gibney, Presidenta de la Comunidad Latinoamericana en Tauranga, ayuda a más de 20 familias sudamericanas. Foto/Alex Burton

Gibney dijo que ha estado ayudando a más de 20 personas y familias desde marzo y ha hecho arreglos para Anunciar Entrevistar a 15 de ellos en una casa en East Auckland.

Todos habían buscado una vida mejor bajo el esquema de visa de trabajo de empleador aprobado (AEWV), prometieron trabajos decentes, pero ahora se encontraron en la indigencia.

A su juicio, dijo, “Son seres humanos… padres que llegaron con sueños de una vida mejor para sus hijos. Es lamentable que hayan sido víctimas de una estafa laboral que destruyó su dignidad y su vida”.

«Lloré tantas veces al escuchar sus historias… Vinieron aquí con la promesa de mejores trabajos y una mejor vida, pero solo era una mentira», dijo.

Gibney dijo que algunos han podido obtener visas de explotación de inmigrantes, pero esto no ha ayudado a quienes tienen niños pequeños porque esta visa no permite que sus hijos vayan a la escuela.

Manuel Herrera, de 27 años, gastó alrededor de $10,000 para venir a trabajar aquí como técnico de construcción, pero desde que llegó el 1 de julio afirma que solo le dieron tres días de trabajo descargando cajas para otra empresa.

READ  Chile nacionalizará la industria del litio

«Estoy sin dinero y no puedo vivir más aquí. Hay días en que no tengo ni para comer», dijo.

Jorge Ariaza y Cristina Diaz (mamá) con sus hijos, Renata Ariaza, 3, y Rafael Ariaza, 5.  Foto/Alex Burton
Jorge Ariaza y Cristina Diaz (mamá) con sus hijos, Renata Ariaza, 3, y Rafael Ariaza, 5. Foto/Alex Burton

Herrera tiene un hijo de 1 año y una hija de 9 años en Chile y dijo que se sentía culpable por no poder enviar dinero a casa.

«Me siento frustrado, impotente, mentalmente cansado y realmente enojado conmigo mismo por ser tan estúpido como para creer en este engaño», dijo.

«No tenía dinero para enviar a casa. Mi familia tampoco tenía nada para comer».

Después de solo siete semanas con su visa de trabajo de tres años, Herrera se dio por vencido y tomó el vuelo de regreso a Chile poco después de la entrevista del domingo.

Su solicitud de visa de explotación de inmigrantes fue denegada.

La mayoría de los miembros del grupo dijeron que pagaron entre $4,000 y $10,000 para obtener visas, ofertas de trabajo y contratos firmados para trabajar con Buildhub.

el Anunciar Previamente habló con otros que pagaron a los agentes hasta $32,000 para asegurar estos acuerdos.

Luego de registrarse para trabajar como técnico de construcción 47.5 horas a la semana, Jorge Ariaza, de 38 años, se mudó aquí el 24 de febrero con su esposa, Cristina Díaz, de 35, y sus dos hijos, Renata, de 3, y Rafael, de 5.

Jorge Valderrama con Matilda Valderrama, 12, y Gabrielle, 3. Foto/Alex Burton
Jorge Valderrama con Matilda Valderrama, 12, y Gabrielle, 3. Foto/Alex Burton

Alquilaron una casa de dos habitaciones en Bayswater e inscribieron a sus hijos en la escuela y el internado locales.

“Fue como un sueño al principio, el comienzo de nuestra nueva vida, pero luego aparecieron las banderas rojas cuando no obtuve el trabajo que me prometieron y me enviaron a trabajar como limpiadora.

«Ahora solo gano $ 750 a la semana, pero el alquiler de nuestra casa es de $ 620. No queda nada para comida o incluso para pagar la escuela».

Un automóvil que afirma haber comprado está siendo embargado a pedido de Buildhub porque no pudo pagar el préstamo.

Díaz dijo que no tenían dinero para comprar muebles para la casa y sentarse en el suelo a comer cuando recibían principalmente alimentos donados.

“Ni siquiera podemos empacar las loncheras de los niños y tenemos que dejar de enviarlos a la escuela”, dijo.

¿Es esta la vida mejor que nos fue prometida? Dependemos de los paquetes de comida y de la caridad de los demás. No somos mejores que los vagabundos que piden comida».

Camilo Montañez Giraldo y Jaime Alberto Cáceres Pérez.  Foto/Dean Purcell
Camilo Montañez Giraldo y Jaime Alberto Cáceres Pérez. Foto/Dean Purcell

READ  Fonterra está gastando $40 millones para convertir el sitio de Turao a la producción de lactosa

Jorge Valderrama, de 47 años, era un carpintero-soldador en Chile a quien también le prometieron trabajo como técnico de construcción y vino con su esposa, Vanessa Tello, y sus hijos Matilda, de 12, y Gabriel, de 3.

Pero afirma que Buildhub no le dio ningún trabajo y que los trabajos que obtuvo después de obtener una variación en los términos de su visa de trabajo solo se pagaron «por debajo de la mesa».

Él dijo: «Soy un gran trabajador y puedo mantener a mi familia, pero el estado de mi visa me hace indefenso y débil».

Los colombianos Camilo Montañez Giraldo, de 46 años, y Jaime Alberto Cáceres Pérez, de 40, pidieron dinero prestado a familiares y amigos para pagar sus visas para venir a Nueva Zelanda y ahora tienen dificultades para pagar sus préstamos.

Pérez alegó que los miembros que hablaron sobre su situación, incluso en WhatsApp, fueron amenazados con la deportación y expulsión por parte de Buildhub.

INZ ha iniciado varias investigaciones sobre denuncias de fraude de visas y explotación de inmigrantes, y esto incluye investigar a 164 empleadores aprobados.

Marty Logan, abogado de Buildhub, dijo: “En relación con su pregunta sobre la colaboración de nuestro cliente con Inmigración de Nueva Zelanda, nuestro cliente está recopilando información para ayudar en la investigación de INZ.

“Debido a la complejidad del asunto, puede llevar algún tiempo recopilar y verificar toda la información necesaria”.

Logan dijo que Buildhub tomó en serio las acusaciones y se comprometió a abordar el asunto a fondo.

«El proyecto de nuestro cliente se inició con el objetivo de brindar oportunidades de empleo significativas para los latinoamericanos en Nueva Zelanda, y es decepcionante saber que ha habido denuncias de falsas promesas, pagos de visas y explotación», dijo.

«Nuestro cliente niega categóricamente que explotaron, defraudaron o vendieron inmigrantes a otras empresas. Nuestro cliente también niega categóricamente que sus empleados no tengan trabajo. Esto simplemente no es cierto. Más del 90 por ciento de la fuerza laboral de Buildhub estaba empleada activamente a partir del último viernes.” “.

Logan dijo que los pagos de la visa eran para brindar asesoramiento de inmigración autorizado y ayudar con sus solicitudes de visa de trabajo.

«No hay nada malo en esto», dijo.

Durante el proceso de contratación, dijo Logan, a los candidatos latinoamericanos se les informó sobre el modelo comercial, que era un acuerdo de tres vías y una tercera parte que controlaba la acreditación para Buildhub.

“Buildhub tiene acuerdos comerciales con los principales actores de la industria de la construcción y controla la certificación de terceros con INZ.

Logan dijo que Buildhub también ha trabajado para abordar problemas de inmigración, aislamiento cultural y barreras de comunicación y siempre ha estado abierto a mejoras.

Steve Watson, gerente general de investigaciones de inmigración y cumplimiento en INZ, no quiso decir si Buildhub fue parte de su investigación.

«No podemos dar ninguna información sobre este empleador, ni confirmaremos ni negaremos su participación en una investigación», dijo Watson.

Dijo que el instituto no podía comentar más sobre ninguna de las investigaciones relacionadas con AEWV.

«Es nuestro deber proteger la integridad de nuestras investigaciones y no poner en peligro los resultados», dijo Watson.

“Apreciamos que estos trabajadores se encuentren en una situación difícil y los alentamos encarecidamente a que se comuniquen con nosotros lo antes posible para analizar sus circunstancias para que podamos investigar estas denuncias, tomar las medidas adecuadas y conectarlos con los servicios de apoyo”.

Watson dijo que los titulares de visas que presentan una queja sobre su empleador pueden dejar rápidamente su trabajo actual mientras se investiga la explotación.

«Pueden solicitar una visa de trabajo para proteger a los inmigrantes de la explotación de inmigrantes una vez que su informe de explotación haya sido evaluado por Empleo Nueva Zelanda y hayan obtenido una Carta de Evaluación de Informe de Explotación», dijo.

“Estas visas tienen un procesamiento de alta prioridad y se otorgarán por hasta seis meses, dependiendo del tiempo restante de la visa actual”.

Watson alentó a las víctimas de la estafa de visas a llamar al centro de llamadas de MBIE al 0800 209020 o informarlo a la policía o de forma anónima a Crimestoppers al 0800 555 111.

Esta es la última de una serie de supuestas hazañas vinculadas a un esquema AEWV descrito por INZ como un «modelo de mayor confianza» que reemplazó seis opciones de visa hace un año.