ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Buenos Aires Times | La ganadería busca perspectivas más sostenibles

En una era de crisis climática, y con una porción creciente de los mercados internacionales en busca de alimentos asegurados, sustentables y verificables, la ganadería argentina busca mejorar sus niveles de productividad y trazabilidad como una forma de reducir su impacto ambiental.

El sector ganadero nacional aporta el 20,7 por ciento de la producción total de gases de efecto invernadero de Argentina, principalmente debido a las emisiones de la fermentación entérica en las vacas, el proceso de digestión en las vacas a través del cual se libera metano secundario. Las emisiones del ganado son superadas solo por el sector energético con un 54 por ciento.

Técnicos y analistas de mercado reconocen que hay margen de mejora en el sector ganadero, pero argumentan que la industria ganadera argentina no solo es una fuente importante de emisiones, sino que también podría convertirse en un sector neutral o incluso con un impacto positivo.

Para ello, piden una revisión de las metodologías utilizadas para calcular las emisiones de Argentina y contabilizar el carbono capturado en pastizales y pastizales, de los que depende la mayor parte de la producción ganadera del país, en beneficio del sector.

Esto, sin embargo, es cuestionado por organizaciones ambientales, Refiriéndose a la ganadería como la actividad responsable de la deforestación en las provincias del norte del país, especialmente desde 2010. Aún queda un largo camino por recorrer para calificar la actividad como sustentable, dijo Greenpeace.

Los bosques, al igual que los humedales, son importantes depósitos de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero. En todo el mundo, se estima que aproximadamente 20 por ciento de las emisiones globales provienen de la deforestación.

Ganadería en Argentina

Según las fuentes, Argentina tiene alrededor de 52 millones de cabezas de ganado datos Del Instituto de Promoción de La Carne Vcuna Argentina (IPCVA). Según las últimas explotaciones, existen unas 130.800 explotaciones dedicadas a la cría de ganado Censo Agropecuario Nacional.

el informe Carne argentina, carne sustentable Publicado este año por el IPCVA determina que más de la mitad de la cabaña ganadera se concentra en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, la principal región agrícola de Argentina. Los pastos de esta región son la base de más del 50 por ciento de la producción de carne del país.

Argentina produjo algunos 3,17 millones de toneladas de carne En 2020 se exportaron 900.700 toneladas, de las cuales el 75 por ciento se exportó a China. Este año, en los primeros tres meses, cinco meses antes Restricciones y prohibiciones a las exportaciones China siguió siendo el principal destino, con 109.000 toneladas, seguida de Israel con 11.000 toneladas y Chile con 8.300 toneladas.

Adrian Bifaretti es agrónomo y dirige la división local de la IPCVA. En su opinión, existen mercados de exportación que están «maduros» en términos de sostenibilidad, como el mercado europeo, o, en parte, el mercado americano, donde la demanda de determinados estándares es «cada vez más fuerte».

READ  Martes 18 de mayo de 2021 - el minuto único

Sin embargo, a nivel del mercado interno argentino, que consume el 70 por ciento de la carne producida, aún no se ha realizado este perfil de consumo. “Algunos mercados internacionales están exigiendo estándares ambientales, pero los compradores argentinos no lo están pidiendo actualmente”, dijo Pablo Briliasco, director del programa de ganadería sostenible de la Fundación Vida Silvestre Argentina, el establecimiento de vida silvestre argentino.

En China, la promoción de tendencias de consumo sostenible está siendo liderada por generaciones más jóvenes que están interesadas tanto en la trazabilidad como en los estándares de seguridad alimentaria. El grupo de edad de 20 a 29 es el grupo de edad. Muestra el mayor interés En esto.

Para Fernando Villala, director del Programa de Empresas Agropecuarias y Alimentarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), aunque la proporción general de la población china que demanda carne de alta calidad es aún pequeña, el surgimiento de consumidores más jóvenes y demandados podría cambiar el escenario.

«Esto requiere una respuesta en nuestras exportaciones de ganado, que debe avanzar hacia esquemas de certificación y trazabilidad de estos productos», agregó Villila. «La ganadería debe construir una marca nacional asociada a la producción de bajo impacto ambiental».

Deforestación y malas prácticas

Las organizaciones ambientalistas señalan a la ganadería como un motor importante de la «nueva» deforestación en Argentina, que se concentra en cuatro provincias del norte: Formosa, Salta, Santiago del Estero y Chaco.

Hernán Giardini, Coordinador de la Campaña Forestal de Greenpeace, explicó: “Hoy en día, la ganadería es la principal causa de deforestación en el país, y desde 2010 se ha limpiado más tierra con ganado que con soja. Cuando miramos las solicitudes de deforestación en el Gran Chaco, encontramos que la ganadería es más que agricultura ”.

Greenpeace ha citado otros problemas ambientales, incluidos los asociados con la carne de gallinas camperas. Argumentan que la alimentación animal para estos métodos está relacionada con cultivos modificados genéticamente y otras prácticas insostenibles, como atrapar animales y contaminar el agua y el suelo.

«La ganadería no es sostenible en Argentina en la mayoría de los casos. Es una mentira que no conduce a la deforestación», dijo Giardini. «Actualmente es la principal causa de deforestación, al igual que la soja en la década de 1990 y principios de la de 2000».

Greenpeace 2020 Informe anual sobre deforestación en el norte de Argentina Afirma que esta práctica en la última década «fue la principal fuente de emisiones de carbono en el norte argentino». El documento señala que en 2019 se despejaron alrededor de 80,938 hectáreas. En 2020, año de la epidemia, esa superficie creció a 114.716 hectáreas, con emisiones de más de 20 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Sin embargo, los observadores pueden sentirse animados por los anuncios hechos en la cumbre climática COP26 de la ONU en Glasgow, incluyendo Declaración de los líderes de Glasgow sobre los bosques y el uso de la tierra – al que Argentina ha firmado – y que se compromete a detener y revertir la pérdida de bosques para 2030. En otros lugares, ocho instituciones financieras han comprometido $ 3 mil millones para financiar la producción ganadera libre de deforestación en América del Sur, bajo Financiamiento innovador para la Amazonía, el Cerrado y el Chaco Iniciativa (IFACC).

READ  Hecho por expertos: comida deliciosa - Cowboys & Indians Magazine

Las emisiones son un problema importante

¿Está la ganadería argentina lista para cumplir con los nuevos estándares del mercado de exportación? Según Bifaretti del IPCVA, la respuesta es positiva.

“Nuestro sistema de pastizales naturales tiene una gran capacidad para almacenar carbono y, si se mide correctamente, almacenará más de lo que se emite”, dice Pivaretti. «Esta es una batalla por el sentido y la comunicación que el sector ganadero nacional debe librar con respaldo científico».

Para el sector ganadero de Argentina, el principal argumento para cuestionar el nivel supuesto de emisiones se basa en el hecho de que la mayor parte de la producción se lleva a cabo en pastos naturales y no en tierras deforestadas y despejadas. Los pastizales de Argentina contienen, según un especialista de IPCVA, tanto carbono almacenado en el suelo como el que emite el país en 74 años.

El carbono se acumula como materia orgánica en el suelo y puede permanecer allí durante cientos de años. Los pastos contribuyen en gran medida a esto a través de la abundante cantidad de raíces que producen. De esta manera, pueden eliminar el carbono de la atmósfera al secuestrarlo en el suelo y ayudar a mitigar el calentamiento global.

«Calcular el secuestro de carbono del sector, no solo sus emisiones, es la clave para cambiar el panorama de la ganadería e incluso pasar a un balance positivo. Hay una batalla científica que el sector tiene que librar», dijo Bivariti.

Los países en desarrollo están obligados a presentar inventarios de gases de efecto invernadero a las Naciones Unidas cada dos años, según los métodos propuestos por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

Existe un acuerdo general en el mundo científico sobre estos métodos. Sin embargo, todavía se está debatiendo la mejor manera de estimar el secuestro de carbono por los bosques y pastizales. Es precisamente esta diferencia la que abre la puerta a la discusión desde el sector ganadero.

En un trabajo de investigación publicado en 2019, un grupo de investigadores argentinos concluyó que la capacidad de secuestro de carbono de las tierras de pastoreo no se aprecia realmente en los inventarios, y que estas tierras Generando exceso de carbono En el sentido de que las emisiones producidas por los animales y la producción pueden ser compensadas por la cantidad de carbono que agotan las tierras de pastoreo.

Miguel Taboada, uno de los autores del artículo, sostiene que los pastizales almacenan carbono a profundidades superiores a los 30 cm aprobados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático. El carbono también está presente en la biomasa de las raíces de las plantas de los pastizales, lo que no se considera en la metodología del IPCC.

READ  ¿Qué significa eso para las acciones?

«Es un debate técnico o incluso académico que lamentablemente para algunas personas se ha convertido en una disputa política. Es correcto discutirlo», agregó Tabouda.

Para Víctor Tonelli, analista y consultor del mercado ganadero, existe una brecha entre lo que percibe el consumidor europeo y la realidad del sistema argentino en el que, dice, “el animal pasa el 85 por ciento de su vida al aire libre en campos con un consumo promedio de al menos un 90% de hierba ”. Se ha sugerido que las vacas alimentadas con pasto tienen una huella de carbono más baja que las alimentadas con granos, al estimular el secuestro de carbono del suelo a través del pastoreo, aunque esto todavía se mantiene cuestionado.

Para defensores como Tonelli, “hay una falta de trabajo científico publicado en revistas internacionales, una falta de conciencia en las agencias gubernamentales y una falta de mejor comunicación” sobre el tema del pastoreo y las emisiones. Agregó que esta fue una de las razones para el establecimiento de Mesa Argentina Redonda sobre Carne Sostenible Hace cuatro años.

Transferencia y seguimiento

Según Preliasco de la Fundación Vida Silvestre, completar el camino hacia una producción más sostenible no requiere grandes inversiones por parte de los productores. “Con la excepción de unos pocos casos de deforestación o conversión de tierras a gran escala, la mayor parte de la producción ganadera [in Argentina] Ya sostenible, el mayor volumen de producción de carne ya puede describirse como fácilmente libre de deforestación ”, dijo el experto.

En cuanto a la trazabilidad, Tonelli afirmó que si bien «siempre hay margen de mejora», Argentina tiene un sistema fuerte. «Es un buen sistema, pero necesitamos digitalizarlo para reducir errores, hacerlo más rápido y obtener códigos QR en los paquetes para el consumidor».

Además, el IPCVA reconoce que todavía hay mucho margen de mejora en cuanto a kilogramos de emisiones por animal y por hectárea. “Si se mejora la tecnología, se reducen las emisiones por unidad de producto, pero todavía hay una brecha tecnológica que debe cerrarse”, dijo Bivaretti, para quien esto no requerirá grandes inversiones. Él dice que se requiere más que este enfoque para mejorar el manejo de los sistemas de pastoreo.

Para Briliasco, la principal prioridad es detener la deforestación y la transformación de los ecosistemas, y centrarse en las cifras de existencias: «En Argentina, no hemos aumentado las existencias de ganado en décadas. La política a largo plazo puede ser mantener los niveles actuales para que las emisiones no aumente. «

* Publicado con permiso de Diálogo Chino. Obtenga más información a través de https://dialogochino.net