ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Cambios constitucionales en Chile y su impacto en la industria de la construcción | Rey y Spalding

La reputación de Chile de estabilidad política y económica y un entorno empresarial transparente se vio sacudida en 2019 cuando los chilenos salieron a las calles denunciando la desigualdad del país e instando a la reforma del gobierno. Estos disturbios llevaron a una reforma integral de la constitución actual en Chile, y una nueva constitución se someterá a referéndum el 4 de septiembre de 2022. Si se aprueba, la nueva constitución cambiaría significativamente el papel del estado en la economía al abandonar la prioridad actual del individuo en la sociedad civil y dando más obligaciones al estado. Los impactos en los proyectos de infraestructura pública actuales y futuros pueden ser significativos.

Nuevo Proyecto de Constitución Chilena

Aunque las propuestas más extremas fueron rechazadas durante el caótico proceso de redacción de un año, el contenido del nuevo borrador de constitución crea incertidumbre para los inversionistas actuales y futuros en Chile.

El nuevo texto constitucional fue elaborado por una Asamblea Constituyente de tendencia izquierdista y contiene 388 artículos, lo que lo convierte en uno de los textos más largos del mundo. En su núcleo se encuentran los derechos sociales (a la vivienda, acceso al agua, salud, seguridad social y trabajo digno), y la participación efectiva de los pueblos indígenas en el ejercicio y distribución del poder. La nueva constitución reconoce los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras junto con todos los derechos asociados con los recursos en esas tierras. En general, para todos los temas relacionados con los negocios en Chile, la nueva constitución establece solo pautas y deja que el Congreso y el poder ejecutivo las traduzcan en políticas. Si se aprueba, habrá una serie de cambios de política, con una incertidumbre generalizada sobre cómo y cuándo se implementarán.

El proyecto de constitución también aborda muchos problemas ambientales y requiere que el estado actúe para prevenir y mitigar los efectos del cambio climático. Elimina la privatización del agua e impone un control regulatorio más estricto sobre el uso del agua, con permisos otorgados por la Agencia Nacional del Agua y poderes administrativos otorgados a los consejos regionales de cuenca de acuerdo con la legislación futura. La creación de “consejos de cuenca” regionales descentralizará la autoridad sobre la regulación y el uso de los recursos hídricos hacia comunidades más pequeñas en todo el país. Las comunidades indígenas tendrían el derecho constitucional de controlar y distribuir el agua en sus tierras. De hecho, la nueva constitución declara explícitamente al país como un estado regional, pluralista y multicultural «compuesto por entidades territoriales autónomas» política, administrativa y financieramente.

READ  Borek derroca al gobierno en Chile tras perder la constitución

El proyecto de texto también introdujo cambios en el sistema de gobierno. El Senado ha pasado a llamarse «Cámara Regional» y se centrará en la relación entre las diferentes regiones del país. La Cámara pasa a llamarse «Congreso» y se le otorgan más poderes en asuntos legislativos nacionales/federales, incluida la capacidad de proponer proyectos de ley de gastos, un poder actualmente reservado para el presidente.

Finalmente, la industria minera fue un fuerte foco de reforma. Aunque el borrador es más moderado que las propuestas iniciales, proporciona un control absoluto para el estado sobre las minas y los recursos minerales. El proyecto contiene 23 artículos que exigen la implementación de políticas relacionadas con el medio ambiente, la protección social, la innovación, la tecnología y la pequeña minería. El verdadero impacto de estas disposiciones no se conocerá hasta después de la promulgación de estas políticas.

La incertidumbre ha aumentado el riesgo de conflictos entre derechos y normas en la nueva constitución. Encuestas de opinión recientes indican que el proyecto de constitución no cumple con las expectativas de los chilenos y es probable que sea rechazado. Pero ni el «sí» ni el «no» del 4 de septiembre traerán estabilidad inmediata a los inversionistas en Chile.

El impacto de la reforma constitucional chilena en la industria de la construcción

La industria de la construcción contribuye significativamente al PIB de Chile, siendo la vivienda y la infraestructura (incluidos transporte, energía, salud y comunicaciones) los principales sectores. En los últimos años, Chile ha fomentado la innovación y las nuevas tecnologías, incluso en tecnologías limpias, lo que ha permitido importantes desarrollos en energías renovables y edificios verdes. Las necesidades de inversión en infraestructura siguen siendo enormes. Sin embargo, las condiciones económicas y políticas actuales sugieren que es poco probable que las inversiones se recuperen pronto.

READ  Los investigadores de Argonaut-UI están trabajando con la Extensión de la NASA en Idaho para estudiar los efectos del eclipse.

Si se aprueba la nueva constitución, no está claro qué políticas se implementarán, pero sí se pueden esperar algunos impactos en la industria de la construcción.

Financiamiento de Proyectos de Infraestructura

El proyecto de constitución reconoce muchos derechos sociales nuevos que requerirán financiación y, por lo tanto, una economía fuerte. Esto puede ser difícil; Es probable que el aumento de las medidas de protección ambiental en el nuevo proyecto de constitución y el aumento de la inflación desaceleren la economía. Además, el sistema de pensiones actual puede verse afectado por nuevas prioridades y generar menos liquidez para el sistema financiero nacional que financia proyectos más pequeños. Los proyectos de infraestructura más grandes que dependen del financiamiento internacional no serán inmunes a las futuras políticas chilenas, incluido el aumento de impuestos, regalías, etc.

permisos

Alejarse de un estado unitario con la creación de regiones autónomas, cada una con su propia personalidad jurídica, bienes y facultades administrativas, aumentará la burocracia y posiblemente prolongará el tiempo requerido para obtener permisos. La división de responsabilidades también aumentará el riesgo de decisiones conflictivas entre las sociedades. Estos cambios tienen el potencial de causar incertidumbre y retrasos en los proyectos. Las concesiones se verán socavadas por un proceso completamente diferente en el que el estado será el proveedor preferido de beneficios públicos, lo que hará que la renovación de las concesiones existentes y la disponibilidad de nuevos proyectos para inversores privados sean inciertas.

protección del medio ambiente

Las leyes de protección ambiental que se promulgarán con base en las pautas constitucionales serán otra fuente de aumento del costo del proyecto y generarán mayores riesgos legales para los inversionistas en una variedad de industrias, particularmente en el sector minero.

sistema de gobierno

El mayor poder otorgado al Congreso puede hacer que el sistema legal chileno sea frágil. Incluso después de que todas las pautas constitucionales se hayan traducido en políticas, habrá un mayor riesgo de cambios legislativos porque el sistema bicameral asimétrico y los mayores poderes otorgados al Congreso pueden facilitar la aprobación de medidas populistas. Por ejemplo, el mecanismo de expropiación (incluyendo las condiciones para la expropiación) no está regulado por la constitución y debe ser regulado por la legislación. El contenido de dicha legislación, especialmente la indemnización pagadera al propietario en caso de expropiación, puede modificarse a medida que cambia la composición del Congreso a lo largo de los años.

READ  Vacuna CoronaVac: sus resultados son incompletos, pero el mundo no puede ignorar su utilidad

Por otro lado, si la gente rechaza el nuevo texto, se puede esperar una nueva ola de inestabilidad política ya que la constitución actual de la era de Pinochet no puede continuar y el clima antiprivado no desaparecerá. Lo que viene después es incierto, incluso para el gobierno.

Quitar

Es difícil equilibrar la oportunidad de inversión y los riesgos que plantea la nueva constitución y la legislación relacionada. Sin embargo, los inversionistas pueden tomar ciertas medidas para mitigar los riesgos y estar preparados para actuar en caso de que un cambio afecte negativamente a un proyecto de construcción, lo que incluye:

  • Revisión de estructuras de inversión de proyectos para maximizar la protección de la inversión internacional bajo los tratados de inversión bilaterales o multilaterales existentes con Chile
  • Revisar los contratos e identificar las posibles soluciones disponibles para los inversores en caso de cambios estándar
  • Revisar las condiciones de empleo en los proyectos y evaluar las posibles mejoras.
  • Evaluar el impacto potencial del derecho al agua previsto y permitir cambios en los proyectos
  • Evaluar/anticipar las medidas de protección ambiental que se pueden implementar en el proyecto

Independientemente del resultado del referéndum del 4 de septiembre, se alienta a los inversionistas extranjeros a considerar las opciones estratégicas disponibles para ellos, incluso mediante el seguimiento de las declaraciones públicas y los cambios legislativos.