ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Covax ha recibido solo el 13% de las dosis que necesita, mientras que los países están recurriendo a refuerzos

Una enfermera sostiene una jeringa que contiene la vacuna Sinopharm COVID-19, en un centro en Beijing, el 15 de abril de 2021. Foto: REUTERS / Thomas Peter


  • COVAX recibió solo el 13% de sus requisitos estipulados, y el Fondo Africano de Adquisición de Vacunas recibió solo el 7% de las dosis contratadas.
  • Entre los países, la mayoría de las dosis están pendientes de Estados Unidos: ha suministrado algo más de 100 millones, de los 800 millones prometidos hasta el momento, al 8 de noviembre.
  • El director de la Organización Mundial de la Salud ha criticado públicamente la decisión de algunos países de priorizar las dosis de refuerzo sobre garantizar que todos los países estén vacunados uno al lado del otro.

Nueva Delhi: Se ha hablado y todavía se habla mucho sobre las dosis de refuerzo en países de todo el mundo, incluso con el Director General de la Organización Mundial de la Salud. Llama Desviar recursos para promover «escándalos».

En este contexto, COVAX, la iniciativa global de la OMS para garantizar la demanda de vacunas en países de ingresos bajos y medianos, recibió solo el 13% de los requisitos estipulados. Otra iniciativa similar, el Fondo Africano de Adquisición de Vacunas, que se creó para mantener el suministro de vacunas en el continente africano, ha recibido solo el 7% de las dosis contratadas.

En general, COVAX y el Trust tienen contratos para recibir 3,67 mil millones de dosis de la vacuna COVID-19, de las cuales han recibido 480 millones.

Estos tristes números se derivan de recopilación de datos Por Kovacs, UNICEF, Africa CDC y Fondo Monetario Internacional.

Los números también muestran que Sinopharm y Sinovac (ambos de China) suministraron el 61% de sus dosis asignadas para COVAX, AstraZeneca 48%, Serum Institute 18%, Pfizer 10%, Moderna 2.7%, Johnson & Johnson ninguno. Estas son las vacunas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha enumerado para «uso de emergencia».

Otra vacuna, Nuvaxovid, ha sido aprobada para su uso en Indonesia. Su fabricante, Novavax y la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations, ha solicitado la aprobación en otros países y con la Organización Mundial de la Salud. Se espera que suministren 650 millones de dosis de COVAX, según los contratos ya firmados.

READ  China dice que es poco probable que sus restos de misiles causen algún daño

Entre los países, la mayoría de las dosis están en espera desde EE. UU .: ha suministrado poco más de 100 millones de dosis, de los 800 millones que se han prometido hasta ahora (hasta el 8 de noviembre).

Los países europeos (excluido el Reino Unido) prometieron 400 millones pero entregaron solo 50 millones. El Reino Unido no es mucho mejor, ya que proporciona solo 10 millones de dosis de los 120 millones prometidos. Japón envió menos de 10 millones de dosis de 60 millones; y Canadá, menos de 10 millones de 50 millones. Cerca de 14,8 millones de dosis están pendientes de otros países.

Gracias al nacionalismo y la injusticia de las vacunas, al menos 74 países no podrán vacunar ni siquiera al 40% de su población para fines de 2021, un objetivo establecido por la Organización Mundial de la Salud. De estos 74 países, hasta 60 son países de ingresos bajos y medianos, según COVID-19 del Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de la Salud. Seguimiento del suministro de vacunas.

En el otro extremo del espectro de cobertura de vacunación, 48 países tienen más dosis de las que necesitan para vacunar a todas sus poblaciones elegibles. Treinta y ocho de ellos son países de ingresos altos.

De hecho, el total eficaz Se espera que la cobertura de vacunación en los países de ingresos altos alcance el 118% para fines de 2021, en comparación con el 34% en los países de ingresos bajos y medianos.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha criticado públicamente la decisión de algunos países de dar prioridad a las dosis de refuerzo sobre garantizar que la cobertura de vacunación se incremente en todos los países de manera compatible. También acusó a los fabricantes de vacunas de «solo preocuparse por sus ganancias».

READ  El estudio de energía oscura da a conocer una visión más precisa de la evolución del universo

Hasta la fecha, más de 30 países han proporcionado dosis de refuerzo para las vacunas COVID-19.

En varias ocasiones durante los últimos dos meses, Ghebreyesus ha dejado claras sus frustraciones públicamente. Pero esto claramente no hizo nada para distanciar a los responsables políticos de los países de altos ingresos de sus posiciones actuales.

Entre estos países se encuentra Estados Unidos. Su gobierno dijo la semana pasada que ampliaría la cantidad de personas elegibles para el impulso para incluir a todos los adultos, desde que antes estaban limitados a los mayores de 60 años y / o inmunodeprimidos.

No ha habido expresiones prominentes de la oposición de la comunidad científica a las dosis de refuerzo en los países de ingresos altos, pero los científicos de muchas otras partes del mundo no han apoyado la necesidad de dosis de refuerzo, excepto para aquellos que están inmunodeprimidos de alguna manera.

de acuerdo a Datos recolectados Según un grupo de trabajo integrado por funcionarios del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Comercio, de cuatro mil millones de personas en países de ingresos bajos y medianos, solo 842 millones (20,9%) han sido vacunado hasta ahora.

Para cumplir con el plazo del 40% de la OMS para la inmunización antes del 31 de diciembre de este año, se necesitarán 3.200 millones, de los cuales se han entregado 2.400 millones. El mismo grupo de trabajo dijo que de los 2.400 millones, ya se han gestionado 2.200 millones.

De los países de ingresos bajos y medianos, 19, la mayoría en el continente africano, no tienen dosis suficientes para vacunar a más del 15% de su población. Según el grupo de trabajo, otros diez países no han recibido ni una sola dosis de los fabricantes de vacunas.

Por otro lado, 16 países tienen dosis suficientes para vacunar al 200% de su población. Estos son (en orden descendente de stock): Hungría, Cuba, Seychelles, Lituania, Emiratos Árabes Unidos, Portugal, Chile, Bután, Islandia, Antigua y Barbuda, Uruguay, Polonia, Austria, Camboya, Singapur, Belice.

READ  El premio Kavli presenta: Comprensión del universo [Sponsored]

Todos estos países tienen una población nacional pequeña. Pero el grupo de trabajo también dijo que otros 70 países tenían dosis suficientes para vacunar a más del 100% de su población. Este acaparamiento sugiere que estos países no estimaron adecuadamente sus necesidades, o que tomaron la decisión de acumularlas a expensas de la salud mundial, o por otra razón completamente. No ha habido ningún estudio para esto.

Por su parte, los científicos han dejado en claro que la inmunidad colectiva global causada por una vacuna seguirá siendo esquiva si persisten las desigualdades en las vacunas; algunos incluso se han negado a oponerse a las dosis de refuerzo, lo que agrava las actuales limitaciones de suministro en los países pobres.

«Los investigadores de la Northeastern University han modelado dos estrategias de implementación de vacunas», escribe Maria de Jesus, profesora asociada e investigadora de la Escuela de Servicio Internacional de la American University en Washington, DC. artículo En junio de este año.

«Sus simulaciones numéricas encontraron que el 61% de las muertes en todo el mundo podrían haberse evitado si los países hubieran cooperado en la implementación de un plan global de distribución de vacunas justo, en comparación con solo el 33% si los países de altos ingresos hubieran obtenido las vacunas primero».

El problema fue la voluntad política. en los últimos días Asamblea General de las Naciones UnidasLos líderes mundiales han expresado conmoción e indignación por la persistencia de la «vacuna del apartheid», haciéndose eco del término Gebresos. usado en mayo. El presidente de Bolivia, Luis Ars, dijo que sería casi imposible para una nación insular como la suya reabrir su economía sin vacunas (Bolivia depende en gran medida de las importaciones). El presidente de Tanzania, Samia Solo Hassan, describió la injusticia como «desalentadora».

¿Está escuchando el Norte global?