ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El próximo presidente debe destruir creencias económicas fallidas

Con demasiada frecuencia, uno se siente abrumado porque nuestras políticas económicas actuales son, con leves ajustes en el siglo XXI, para mostrar imágenes del horror en Chile en las décadas de 1970 y 1980, cuando el gobierno estaba encabezado por un general golpista. quien derrocó al presidente legítimamente electo, Salvador Allende, en septiembre de 1973. Además de la represión y brutalidad total de las libertades básicas, el gobierno sangriento del hombre fuerte Augusto Pinochet y la junta hicieron de Chile un laboratorio para un conjunto de políticas económicas supervisadas por un grupo de los tecnócratas chilenos llamados colectivamente «chicos de Chicago».

El Departamento de Economía de la Universidad de Chicago era entonces famoso por su celo por el libre mercado y por ser un anfitrión generoso de los dos principales economistas conservadores antikeynesianos de la época: Milton Friedman y Arnold Harburger. La universidad, bajo la dirección de Friedman y Harberger, capacitó a la mayoría de los tecnócratas chilenos, a quienes Pinochet encargó «reformar» la economía del país mediante fuertes dosis de fundamentalismo de mercado. La banda de chicos ganó una segunda vida como el «Consenso de Washington». Los paneles principales fueron la desregulación, la liberalización, la privatización y todos los sueños febriles de Ayn Rand y sus compañeros libertarios. En pocas palabras, apertura imprudente y mínima interferencia estatal en los asuntos económicos.

Pinochet dio libertad a los fundamentalistas del libre mercado para dirigir la economía chilena y, durante un tiempo, los Chicago Boys llevaron a Chile a un régimen de crecimiento débil. Pero como ha señalado un estudio bien investigado y respaldado por datos de Orlando Letelier sobre la economía chilena bajo Pinochet y su alegre equipo de fundamentalistas del mercado, realmente no se puede aplicar el fanatismo del libre mercado a una economía altamente desigual. Surgirá un ganador: la clase capitalista, que bajo Pinochet eran unas pocas empresas que poseían una gran parte de la economía de Chile a través de una red entrelazada.

READ  Los ADR se cierran; HSBC opera activamente

Letelier, ex embajador de Chile en Washington y exsecretario de Estado, dijo en 1975 que los salarios brutales del fundamentalismo de mercado desacertado se habían derrumbado. El Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo un 14,3 por ciento y el desempleo subió al 18 por ciento en el área metropolitana de Santiago y al 22 por ciento en la mayor parte del país. Hubo un sufrimiento generalizado entre los ciudadanos chilenos comunes cuando la inflación saltó a un máximo histórico de 375 por ciento en 1974 y 341 por ciento en 1975. Para 1975, Chile tenía una de las deudas externas más altas del mundo. También era una de las economías más desiguales, con un gran abismo que separaba a una pequeña clase de superricos de las masas que sufrían desde abajo.

Letelier, entonces miembro del Policy Institute, fue asesinado en Washington, D.C., el 21 de septiembre de 1976, por criticar al régimen de Pinochet.

Cuando examinamos nuestro apego actual al fundamentalismo del libre mercado, recordamos en gran medida la desastrosa gestión de la economía chilena por parte de los chicos de Chicago de los años setenta y ochenta. Sentarse es una inquietante sensación de deja vu. ¿No deberíamos seguir el mismo camino cuesta abajo?

Se asume ampliamente que la principal ley promulgada por la administración Duterte para contrarrestar las cicatrices económicas de Covid-19, atraer inversiones, impulsar el crecimiento y generar oportunidades de empleo es la Ley de Creación (Recuperación Corporativa e Incentivos Tributarios Corporativos), que redujo el impuesto sobre la renta de las empresas al 25 por ciento, que es. Esto pronto llevará el impuesto a las TIC a un mínimo histórico del 20 por ciento.

READ  Zia Hatch Chile, con sede en Las Cruces, está en la próxima lista de 1000 de Forbes

La Cámara de Representantes subyugada aprobó una decisión cuestionable sobre la elevación de sectores económicos protegidos en virtud del artículo 60-40 de la Constitución, así como sobre la apertura de estos sectores protegidos y la atracción de más inversiones.

A pesar de estos gestos reales y simbólicos, a pesar de los vanos esfuerzos por presentar al país como abierto a los negocios, Filipinas sigue atrasada regionalmente en la atracción de inversión extranjera directa. La respuesta es muy clara: los inversores premium dirigen su dinero a países con buena gobernanza, mano de obra calificada y cultura / entorno de innovación, de los cuales Filipinas carece por completo.

Para combatir la inflación, utilizando tanto las herramientas de la legislación como las órdenes ejecutivas, el Congreso levantó las Restricciones Cuantitativas (QR) a las importaciones de arroz y abrió el país a las importaciones tanto de arroz imprudente como gratuito, que en los últimos 10 meses de 2019 se movieron a 3,1 millones de métricas. toneladas de arroz importadas al país. Ese país de poco más de 100 millones de habitantes nos ha convertido en el mayor importador de arroz del mundo. La ley de aranceles del arroz, según la Federación de Agricultores Libres, benefició a dos sectores – importadores y comerciantes – y pequeños productores de arroz. Sólo hubo una satisfacción marginal para los consumidores de arroz.

La escasez de carne de cerdo causada por la peste porcina africana y una epidemia de cerdos ahora domesticados en las regiones más afectadas del mundo, principalmente China, han provocado la habitual reacción irreflexiva de la administración Duterte, que ha impuesto recortes arancelarios para facilitar la circulación de carne de cerdo barata. . en la ciudad. Los recortes arancelarios de carne de cerdo y el vertido de vertederos de carne de cerdo en nuestros puertos tuvieron el mismo efecto que las imprudentes importaciones de arroz, ya que los importadores / comerciantes obtuvieron ganancias extraordinarias con muy pocos beneficios para los consumidores y algo parecido a la pena de muerte impuesta a los criadores de cerdos locales. Se prevé que las importaciones totales de pescado alcancen las 200.000 toneladas métricas entre octubre de 2021 y marzo de 2022, un golpe fatal para el sector pesquero local.

READ  Búsqueda de casa en Chile: una maravilla del océano por 2 millones de dólares

Los recortes de impuestos, los recortes de aranceles y la amplia apertura de los sectores económicos protegidos son reliquias políticas del apogeo de la juventud de Chicago y Washington. Todos ellos han sido adoptados de manera vertiginosa e indudable por una economía débil y poco competitiva, cuyas principales exportaciones son sus habitantes decididos y ahora ampliamente dispersos en la diáspora global. Si excluye de la economía en general la producción de los trabajadores filipinos en el extranjero que fácilmente representan el 10 por ciento del PIB, fácilmente caeríamos en la peor economía del mundo.

El próximo presidente debe hacer un gran reinicio o un gran replanteamiento de nuestras principales políticas económicas. Entre los candidatos en las elecciones de mayo de 2022, los más propensos a abrazar la ortodoxia desacreditada son los principales focos del eje Marcos de Duterte. Ca ‘Luídi de Guzmán seguramente archivará una ortodoxia desacreditada y comenzará un cambio de juego en la política.