ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Estudio encuentra diversidad entre reptiles como resultado del calentamiento global hace 250 años

Nueva Delhi: El aumento de las temperaturas globales hace poco más de 250 millones de años condujo a una explosión en las tasas de evolución y diversidad de los reptiles, dando paso a una variedad de habilidades adquiridas, características físicas y rasgos, según un estudio revisado por pares publicado en la revista. Comunicaciones de la naturaleza estudio encontrado.

Según el estudio, que fue dirigido por científicos de la Universidad de Harvard en los EE. UU., este cambio climático extremo hace poco más de 250 millones de años ayudó a establecer los linajes de reptiles como uno de los grupos de animales más exitosos y diversos del mundo.

Anteriormente, los investigadores creían que esta explosión en las especies de reptiles fue el resultado de dos de los eventos de extinción masiva más grandes que acabaron con la competencia, hace unos 261 y 252 millones de años.

Sin embargo, el equipo ahora descubrió que la evolución física y la diversidad observadas en los primeros reptiles no solo comenzaron años antes de estos eventos de extinción masiva, sino que fueron directamente impulsadas por lo que causó que sucedieran en primer lugar: el aumento de las temperaturas globales debido al cambio climático.

Como parte del estudio, los investigadores ubicaron los amplios cambios anatómicos que ocurrieron en varios grupos de reptiles, incluidos los ancestros de los cocodrilos y los dinosaurios, en respuesta directa a los principales cambios climáticos centrados entre hace 260 y 230 millones de años. Lee mas.


Lea también: Una nueva especie de dinosaurio «Jakapil kaniukura» que pesa solo 4-7 kg ha sido descubierta en el sur de Argentina


La masticación y su papel en el desarrollo humano

El proceso «simple» de masticar alimentos puede haber jugado un papel importante en el desarrollo de las mandíbulas, los músculos faciales y los dientes, según un nuevo estudio revisado por pares publicado en la revista progreso de la ciencia se han encontrado.

READ  Análisis: la crisis del coronavirus en Shanghái pone de relieve políticamente al aliado clave de Xi

Según investigadores de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, este es el primer intento de medir el costo energético de la masticación humana.

Para el estudio, los investigadores utilizaron un dispositivo que medía los movimientos para calcular la energía gastada mientras obligaban a 15 mujeres y seis hombres de entre 18 y 45 años a masticar dos tipos diferentes de chicles insípidos: blandos y duros.

Se usó una capucha especial para medir el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono de los voluntarios, y se usaron electrodos para medir la actividad de sus enormes músculos.

Según el equipo, masticar chicle blando aumentó el gasto activo (la cantidad de energía necesaria para mantener las funciones corporales básicas) en un promedio del 10,2 por ciento, mientras que masticar chicle duro fue del 15,1 por ciento.

En comparación con la mayoría de los alimentos modernos que son relativamente blandos, los alimentos que consumían los primeros humanos, como semillas, nueces, tubérculos y hojas fibrosas, eran más firmes. Como nuestros antepasados ​​no cocinaban como nosotros ahora, necesitaban más energía para masticar sus alimentos.

La comida era un bien escaso para los humanos primitivos, lo que hizo que fuera importante desde una perspectiva evolutiva reducir la energía gastada en el consumo de estos recursos limitados.

Los investigadores dicen que la selección natural ha llevado a la evolución de las mandíbulas, los músculos faciales y los dientes que hacen que el sistema de masticación sea lo más eficiente posible, reduciendo así la energía gastada al masticar los alimentos. Lee mas.

La imagen más clara de la estrella más grande conocida

Los científicos han obtenido la imagen más precisa hasta la fecha de la estrella más grande conocida en el universo utilizando el Telescopio Gemini Sur de 8,1 metros en Chile.

READ  Chile supera los 200 casos confirmados de viruela del simio - Ministerio de Salud

La imagen desafía nuestra comprensión de las estrellas más masivas.

Los astrónomos aún tienen que comprender completamente cómo se forman las estrellas más masivas, aquellas con una masa de más de 100 veces la masa del Sol. Obtener observaciones de estrellas gigantes que normalmente residen en los núcleos densamente poblados de cúmulos estelares cubiertos de polvo es particularmente desafiante.

Las estrellas gigantes también viven rápido y mueren jóvenes, quemando sus reservas de combustible en solo unos pocos millones de años.

Sin embargo, los astrónomos han obtenido la imagen más clara hasta la fecha de R136a1, la estrella más masiva conocida, ubicada a unos 160.000 años luz de la Tierra en el centro de la Nebulosa de la Tarántula en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana compañera de la Vía Láctea.

Las observaciones anteriores indicaron que R136a1 tiene una masa de 250 a 320 veces la masa del Sol. Sin embargo, nuevas observaciones indican que esta estrella gigante puede tener una masa de solo 170 a 230 veces la masa del Sol.

Pero incluso con esta baja estimación, R136a1 aún califica como la estrella más masiva conocida. Lee mas.

La NASA estudiará los restos de una estrella en explosión

Una misión de cohete financiada por la NASA, también conocida como cohete de búsqueda, monitoreará los restos de una estrella en explosión, revelando nuevos detalles sobre el evento de erupción mientras prueba tecnologías de detección de rayos X para futuras misiones.

El objetivo del estudio está a unos 11.000 años luz de la Tierra, justo al borde de la constelación en forma de W conocida como Casiopea. El remanente de muerte estelar brillante presenta una enorme burbuja de material radiactivo conocida como Cassiopeia A.

READ  El aumento continuo en la propagación del virus Corona en múltiples regiones mantiene a los países en alerta

La luz de la erupción llegó por primera vez a la Tierra alrededor de 1680, aunque no ha habido informes históricos desde entonces.

Sin embargo, desde su descubrimiento en 1948, Cassiopeia A se ha convertido en uno de los objetos mejor estudiados del cielo nocturno. Se cree que el material de la explosión se extendió a lo largo de unos 13 años luz de espacio.

Para observar Cassiopeia A, la NASA lanzará Micro-X (tecnología de imágenes de rayos X) a bordo de un cohete de sondeo.

Los cohetes sonoros realizan breves incursiones de 15 minutos en el espacio antes de volver a caer a la Tierra. Una vez en el espacio, Micro-X tendrá unos cinco minutos para observar Cassiopeia A, enfocándose en su luz de rayos X.

Los rayos X cósmicos son absorbidos por nuestra atmósfera y, por lo tanto, solo pueden detectarse desde el espacio. Lee mas.

(Editado por Amritansh Arora)


Lea también: El estadounidense de 66 años ocupa el quinto lugar en la lista, pero es el paciente más viejo curado del VIH