ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Jair Bolsonaro, el ‘Trump de los trópicos’, guarda silencio mientras Luiz Inacio Lula da Silva declara la victoria en Brasil

El presidente populista de derecha Gayer Bolsonaro La negativa a renunciar el lunes a las elecciones fronterizas brasileñas generó temores de que la agitación política podría ser inminente en Brasil, un país que es un importante campo de batalla en la creciente rivalidad al estilo de la Guerra Fría entre Estados Unidos y China por la influencia en América del Sur.

Con la inversión china en Brasil superando con creces la de Estados Unidos en los últimos años, el presidente chino, Xi Jinping, felicitó el lunes al ícono izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva. Según las estadísticas oficiales, da Silva venció a Bolsonaro por casi dos puntos porcentuales en la segunda vuelta del domingo.

«Otorgo gran importancia al desarrollo de las relaciones entre China y Brasil», dijo Xi en un comunicado, y pidió un «nuevo nivel» de «asociación estratégica integral entre China y Brasil».

Los comentarios del presidente chino se produjeron horas después de que el presidente Biden también se apresurara a felicitar a da Silva, cuya victoria marcó un cambio para Brasil después de cuatro años de política populista de extrema derecha bajo Bolsonaro, quien estuvo cerca de ganar un premio. Un segundo mandato en una competencia muy reñida.

Si bien Biden enfatizó que las elecciones fueron «libres, justas y creíbles», aumentan las preocupaciones de que Bolsonaro pueda rechazar el resultado y lanzar manifestaciones que podrían dividir violentamente a Brasil, el mayor socio comercial de Estados Unidos en América del Sur y el segundo en Occidente. Hemisferio. economía más fuerte.

Bolsonaro, a menudo apodado el «Trump de los trópicos», siempre está detrás de Da Silva en las encuestas de opinión y antes de la votación del domingo hizo repetidas acusaciones, aunque sin fundamento, de posible manipulación electoral, lo que generó temores de que sus seguidores no aceptarían la derrota. desafiar los resultados si pierde.

READ  Malasia se convierte en el noveno país en ratificar la Convención CPTPP de 11 países

Da Silva, expresidente de 2003 a 2010, tenía una ventaja de 50,9% frente a 49,1% después de que se contara el 99,9% de los votos el domingo por la noche, según funcionarios electorales brasileños, quienes dijeron que el conteo significaba que sería computacionalmente imposible. Bolsonaro anunció al ganador.

El senador Flavio Bolsonaro, quien se desempeñó como coordinador de la campaña de su padre, agradeció el lunes a sus seguidores y les pidió que mantengan la cabeza en alto y «no se rindan ante Brasil». Varios de los principales asesores de Bolsonaro dijeron que aceptaron la derrota por poco, y el Sr. Bolsonaro El movimiento mantendría una influencia significativa con ganancias entre los gobernadores de estados clave y en la legislatura nacional.
El resultado cercano se produce después de meses de campaña divisiva en Brasil. El tono mordaz de las elecciones salió a la luz en los encendidos debates televisivos de septiembre, cuando da Silva, cuya carrera política casi se descarrila por escándalos de corrupción después de convertirse en el favorito de la izquierda mundial durante su presidencia anterior, reivindicó la marca de Bolsonaro. El populismo de mercado derechista y sin complejos «destruyó» a Brasil.

Bolsonaro, de 67 años, respondió refiriéndose repetidamente a da Silva, de 77 años, como un «exconvicto» y llamó la atención sobre los 19 meses que el expresidente pasó en prisión en 2018 y 2019 por cargos de corrupción y lavado de dinero vinculados a la expansión. . Escándalos durante su tiempo en el cargo.

Las iniciativas de crecimiento económico y lucha contra la pobreza del Sr. da Silva fueron comunes en Brasil a principios de la década de 2000, donde financió programas con las ganancias de un inesperado auge de los combustibles fósiles tras el descubrimiento del enorme campo petrolero Tupi frente a la costa del país en 2007.

READ  Hochschild desarrollará proyecto de tierras raras en Chile

Brasil es ahora uno de los 10 principales proveedores de petróleo de China, que ha pasado la última década ampliando sus inversiones en el país sudamericano.

El Consejo Empresarial China-Brasil afirmó que las empresas chinas invirtieron alrededor de 5900 millones de dólares en Brasil en 2021, más del triple de lo que las empresas chinas de 1900 millones de dólares informaron haber gastado en el país en 2020, según la firma chilena de análisis económico BNamericas.

La inversión china aún palidece en comparación con el total de $ 108 mil millones en acciones de IED en Brasil en manos de empresas estadounidenses. Sin embargo, el comercio general de China está creciendo con Brasil y otros países sudamericanos.

Un informe de Bloomberg en febrero confirmó que China ha comprado tanto cobre, carne de cerdo y soja —y ha construido tantas carreteras, trenes, redes eléctricas y puentes— en el continente que ha superado a Estados Unidos como el mayor socio comercial de América del Sur y está ahora el comerciante individual más grande con Brasil, Chile y Perú.

South China Morning Post (SCMP), con sede en Hong Kong, informó el lunes que el comercio entre China y Brasil alcanzó un récord de $ 135 mil millones en 2021, marcando cuatro años consecutivos de crecimiento a pesar de la pandemia de COVID-19.

¿Nuevo socio en Brasilia?

Los analistas enmarcan da La victoria de Silva fue un fortalecimiento de las relaciones entre Brasil y China, y señaló que durante la presidencia anterior de da Silva, de 2003 a 2010, Brasil vio a China como un socio clave para ayudar a reestructurar el sistema internacional.

El Consejo Supremo para la Ganadería agregó: «En 2004, Lula se acercó a Beijing, encabezando una delegación de más de 450 líderes empresariales a China para sentar las bases de una asociación que trabajara para crear sinergias en las economías de los dos países», y señaló que «durante el mandato de Lula presidencia, se reunió ocho veces con el expresidente chino Hu Jintao».

READ  Cómo el CO2 Sustain basado en Leeds ayuda a que los refrescos se mantengan gaseosos en América del Sur

Aún no está claro dónde pretende da Silva hacerse cargo de la relación cuando regrese a la presidencia, en medio de la creciente inflación en Brasil y la desaceleración del crecimiento económico que se espera en el horizonte cercano.

Apoyar las divisiones políticas internas también puede ser un factor en la política exterior de Da Silva. Hasta el momento, promete gobernar fuera de su partido, diciendo que busca atraer a los centristas e incluso a algunos derechistas que votaron por él por primera vez, y restaurar el pasado más próspero del país.

Mientras tanto, la elección altamente polarizada está extendiendo una ola de recientes victorias de izquierda en la región, incluso en Chile, Colombia, Perú y Argentina. Una de las quejas que los partidarios de Bolsonaro han expresado en repetidas ocasiones es que la administración de da Silva convertiría al país en «otra Venezuela»: el régimen socialista que presidió una gran catástrofe económica y humana.

Thomas Truman, analista político independiente, comparó los resultados con la victoria de Joe Biden sobre el presidente Trump en 2020 y dijo que da Silva hereda una nación profundamente dividida.

«El gran desafío para Lula es calmar la situación en el país», dijo Truman a Associated Press. «Las personas no solo están polarizadas en asuntos políticos, sino que también tienen diferentes valores, identidades y opiniones. Además, no les importan los valores, identidades y opiniones de la otra parte».

• Este artículo se basa en parte en los informes de Telegraph Services.