ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La rápida transición energética de Chile deja a los trabajadores varados

La rápida transición energética de Chile deja a los trabajadores varados

TOCOPILLA – Las águilas vuelan sobre el pueblo minero de Tocopilla, donde el sorprendente alejamiento de Chile de la energía basada en el carbón ha dejado a docenas de trabajadores desempleados e inseguros sobre su futuro.

“Es como si fueras un viejecito esperando el día de tu muerte”, dijo Pedro Castillo, de 62 años, quien todavía va a trabajar todos los días como operador de grúa en el puerto, esperando noticias sobre su futuro después de la industria del carbón del pueblo. Empezó a cerrarse.

Cuatro de las nueve centrales eléctricas a carbón que Chile ha cerrado desde 2019 están ubicadas en Tocopila, una ciudad industrial enclavada entre el azul profundo del Océano Pacífico y las áridas montañas del desierto de Atacama.

Ese año, Chile, que cuenta con energía solar y eólica, se comprometió a poner fin a las operaciones de 28 plantas de carbón para 2040 como parte de los esfuerzos por dejar atrás los combustibles fósiles que dañan el planeta.

El presidente Gabriel Buric, elegido en 2021, añadió la meta de alcanzar el 80 por ciento de energías renovables para 2030.

Según el Instituto de Recursos Mundiales, Chile, junto con Grecia y el Reino Unido, estuvo entre los 10 países que cortaron la electricidad a carbón más rápidamente.

Por primera vez, el mundo se comprometió a acelerar la transición para abandonar los combustibles fósiles en la cumbre climática COP28 celebrada por las Naciones Unidas en diciembre.

En Chile, las empresas que operan centrales eléctricas brindan apoyo a sus empleados cuando cierran, pero esto no incluye los cientos de subcontratistas o empleos indirectos que dependen de la industria.

READ  Breve actualización de utilidades para Sociedad Química y Minera de Chile SA (NYSE: SQM)

Alejandro Ochoa, quien se ocupa de temas ambientales para el sindicato más poderoso del país, la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), dijo que por cada medio centenar de personas que trabajan en una planta de carbón, hay 150 trabajadores subcontratados y 450 empleos indirectos.

«Esto deja a 600 trabajadores excluidos» de las medidas de apoyo, afirmó.

– Sin apoyo, reciclaje o despido –

El operador de grúa Castillo, que ha ocupado el cargo durante cuatro décadas, es una de las aproximadamente 60 personas que aún trabajan en el Puerto de Tocopilla, donde solía traerse carbón para alimentar las plantas, y donde la actividad casi se ha detenido.

Son empleados de una empresa que subcontrata al gigante francés de servicios públicos Engie, que posee dos centrales eléctricas fuera de servicio en esta ciudad de 25.000 habitantes.

Engie ha cambiado su enfoque hacia las plantas de energía eólica y solar, que se están construyendo en Chile a un ritmo rápido.

Sólo una central alimentada con carbón, propiedad del grupo estadounidense AES, sigue funcionando en la ciudad, pero su cierre está previsto para marzo.

“Nos vamos pero sin saber siquiera cuál es la condición”, dijo Juan Hidalgo, de 48 años, en su último día como jefe de muelle en el puerto, donde ha trabajado contrato a contrato durante más de 15 años.

“Sin reconversión, sin traslado, sin indemnización por despido, sin plan de jubilación”, enumera sus quejas, no lejos de los pescadores que lanzan su hilo de pescar bajo la mirada de los buitres pelirrojos.

READ  Un jugador de tenis de mesa chileno-chino de 57 años conquista al público en los Juegos Panamericanos

Tras cerrar sus fábricas, Engie despidió a unos 100 trabajadores, un tercio de los cuales aceptó el plan de jubilación anticipada, mientras que otro tercio fue reentrenado para otros trabajos y el resto se consideró salidas voluntarias.

El grupo se declaró «consciente» de las «repercusiones sociales» del abandono de su negocio del carbón, en declaraciones a la AFP.

“El problema en Chile con la transición (energética) es el problema de la subcontratación”, dijo Ochoa de la CUT.

“Las empresas están cuidando a sus trabajadores” y gestionando la descarbonización con poca planificación gubernamental, afirmó.

“Las políticas públicas llegan demasiado tarde”.

– No «dejar a la gente atrás» –

Durante una reunión reciente con periodistas en Santiago, el secretario de Energía, Diego Pardo, reconoció los desafíos y dijo que había un plan para una “transición social y ambiental justa” en Tocopilla.

Esto incluía planes para revitalizar la ciudad, ayudar a los trabajadores a encontrar otros trabajos o impulsar el sector turístico.

Mientras tanto, la gerente general de Engie en Chile, Rosalyn Corinthian, dijo que había planes para reconvertir sus terrenos, eliminando una fábrica y manteniendo otra.

La energética chilena Colbon, que no ha anunciado cuándo cerrará la única central eléctrica alimentada por carbón del país, al sur de Santiago, está evaluando «la posibilidad de utilizar otro tipo de combustible» para su central como hidrógeno o pellets de madera. .

«Todo lo que es bueno para el planeta es bueno, pero no dejemos a la gente atrás», afirmó el operador de la grúa Pedro Castillo.