ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

¿Más lecciones de educación física están asociadas con un comportamiento de ocio menos sedentario? Análisis que incluye adolescentes de 73 países. BMC Salud Pública

Nuestro principal hallazgo fue que una mayor frecuencia semanal de clases de educación física se asoció con un mayor tiempo libre sentado. Si bien estos resultados no fueron inesperados, deben interpretarse en función de su contexto y cuestiones metodológicas. Aunque varios factores de confusión podrían explicar estas asociaciones transversales, los resultados muestran que un mayor número de clases de educación física per se, aunque positivo para muchos otros resultados, no se asoció con el tiempo recreativo sentado entre los adolescentes de todo el mundo.

Teniendo en cuenta el papel de la educación física en el currículo escolar, se espera que un mayor número semanal de clases de educación física se asocie con un estilo de vida más activo y menos sedentario. De hecho, la evidencia sugiere que los niños y adolescentes que están expuestos a una mayor frecuencia de clases de educación física son más activos [7, 8]; Sin embargo, cumplir las pautas de actividad física o realizar una actividad física más moderada y vigorosa no significa ser menos sedentario [1]. En este sentido, aunque estudios basados ​​en acelerómetros han demostrado que en general los adolescentes pasan menos tiempo sentados los días de clase de educación física [10, 11]Esto no es evidente cuando se analiza toda la semana o el tiempo que se pasa sentado específicamente. [12]. Por lo tanto, los presentes hallazgos sugieren una relación positiva entre la frecuencia de las categorías de EP y un índice general de conductas sedentarias recreativas con base en una muestra global.

Algunas razones podrían explicar estos resultados. En primer lugar, la hipótesis de ActivityStat sugiere que las personas tienden a compensar un mayor gasto de energía en un dominio del día con menos actividad física en otros dominios del día. [19]. Dado que los adolescentes que asisten frecuentemente a clases de educación física tienden a ser más activos (tanto en el colegio como fuera del horario escolar), pueden compensar este tiempo con un comportamiento muy sedentario durante el resto del día o de la semana. En segundo lugar, la frecuencia de las categorías de EP y el acceso a conductas sedentarias (por ejemplo, dispositivos basados ​​en tecnología) pueden ser mayores en los grupos más ricos. Esto también podría explicar el menor tiempo de ocio sentado entre los grupos sin clases de educación física, lo que puede ocurrir en escuelas de bajos recursos. [20]. Por lo tanto, aunque no observamos diferencias significativas entre regiones o niveles de ingreso, tales diferencias pueden existir dentro de los países. Por último, no se tuvieron en cuenta el contenido del aula ni las directrices curriculares de educación física, así como la educación, los conocimientos y las competencias de los profesores de educación física, lo que puede influir en cómo las clases de educación física se relacionan con conductas saludables fuera de la escuela (por ejemplo, acercarse al “comportamiento sedentario” o «tiempo» frente a la pantalla como comportamientos específicos). Esta es una hipótesis posible y comprensible, especialmente dado que la evidencia del comportamiento sedentario como un problema de salud pública independiente es más reciente en comparación con la inactividad física. Se necesitan más estudios para aclarar estas hipótesis.

En términos prácticos, nuestros resultados sugieren que se deberían hacer más esfuerzos para reducir las conductas sedentarias en el tiempo libre entre niños y adolescentes. La educación para la salud debe recibir atención en las escuelas para ampliar los límites escolares en beneficio de la salud y el desarrollo de los jóvenes. La eyaculación precoz puede aumentar el disfrute de la actividad física y la eficiencia motora, lo que puede predecir un estilo de vida menos sedentario. [21]. Las posibles vías para reducir las conductas de ocio sedentarias deben involucrar a las familias y el uso de la tecnología (por ejemplo, aplicaciones con herramientas de juego, objetivos de tiempo frente a la pantalla) [5, 22].

Nuestro estudio tiene limitaciones que conviene mencionar. En primer lugar, debido a su diseño transversal y a la falta de control de posibles factores de confusión (por ejemplo, legislación específica, contenidos y metodología de enseñanza de las clases de educación física entre y dentro de los países, cuestiones de cultura del país, entorno familiar, tipo de escuela, nivel socioeconómico, educación materna, etc.), no es posible hacer una inferencia causal entre las clases de educación física y el tiempo recreativo sentado. En segundo lugar, las lecciones de educación física y el tiempo recreativo sedentario pueden contener sesgos de comprensión y recuerdo. Se necesitan estudios futuros para aclarar cómo las clases de educación física se relacionan con diferentes dominios del tiempo recreativo sentado (p. ej., tiempo de lectura, televisión o teléfono inteligente) y se recomiendan cuestionarios vinculados a medidas basadas en dispositivos. En tercer lugar, adoptamos 3 horas por día como punto límite para el tiempo libre sentado según estudios anteriores de GSHS. [14, 17] Además de la distribución de la muestra, aunque este parece ser un umbral relativamente bajo dado el comportamiento sedentario en todo el tiempo libre (por ejemplo, se recomendaron 2 horas por día solo para el tiempo recreativo frente a una pantalla) [23]), los adolescentes tienden a subestimar el tiempo que pasan sentados en los métodos de autoinforme [24, 25]. Por tanto, podemos especular que el punto de corte utilizado podría representar más de 3 horas/día. Sin embargo, un análisis de sensibilidad que utiliza ≥ 5 h/d como punto de corte proporciona resultados similares y correlaciones incluso más fuertes, en comparación con el uso de ≥ 3 h/d, lo que fortalece la dirección de las correlaciones encontradas. Finalmente, aunque probamos relaciones graduales usando correlaciones con diferentes números de días de clase de educación física, no fue posible considerar 3 y 4 días por separado debido al bajo tamaño de la muestra. Sin embargo, proporcionamos evidencia de una gran muestra global basada en una muestra representativa de más de 70 países, lo que fortalece la validez externa y la exhaustividad de los presentes hallazgos.

READ  La ciencia detrás de las comidas picantes

En conclusión, una mayor frecuencia de clases semanales de educación física se asocia con un mayor tiempo libre sentado. Estudios futuros adicionales deberían explorar detalles sobre las clases de educación física (p. ej., directrices curriculares, metodología de enseñanza), utilizando métodos basados ​​en instrumentos en colaboración con cuestionarios autoinformados para medir diferentes aspectos del tiempo sedentario durante la semana y el fin de semana. Este enfoque puede dilucidar posibles vías causales entre estas variables.