Como un éxito, así calificaron los organizadores del recorrido del "Bus de la Libertad" el paso de la máquina por Chile. Hoy jueves terminaron su primera etapa. En cuatro días, circularon por Santiago, Recoleta, Puente Alto, Valparaíso y Vitacura.

Marcela Aranda, del Observatorio Legislativo Cristiano, aplaude la performance del vehículo naranjo: "El éxito del autobús ha quedado refrendado en el amplio respaldo que ha obtenido de la sociedad chilena: la mayor parte de las encuestas realizadas por los medios de comunicación apoyan el Bus de la Libertad con registros de entre el 61 y el 83 por ciento".

"El lunes más de 10.000 personas nos acompañaron en una marcha pacífica y ayer lo hicieron centenares ante el Congreso", relata.

Por su parte, Francisco Fritis, de ONG Padres Objetores, manifiesta que "el Bus de la Libertad acaba hoy, pero la rebelión ciudadana apenas empieza. Hoy somos un pueblo más consciente que ayer y no vamos a parar de exigir que se respete nuestro derecho a educar a nuestros hijos conforme a nuestros principios y valores".

Cumple la meta

De acuerdo a Marcela Aranda, la manifestación del autobus ha cumplido con las metas que tenían previstas: "Empoderar a los padres de familia frente a las pretensiones adoctrinadoras del gobierno, concienciar a la opinión pública chilena de esta grave amenaza para nuestros niños y reclamar a las autoridades del Ejecutivo y Legislativo el respeto del 'derecho preferente' de los padres en la educación a sus hijos".

El lunes, el bus recorrió el centro de Santiago; el martes llegó a las municipalidades de Santiago, Recoleta y Puente Alto, para entregarle firmas en contra del proyecto de identidad de género a los ediles. El miércoles fue al Congreso Nacional y se reunieron con parlamentarios de distintos partidos. En su último día estuvo en la municipalidad de Vitacura.

Este bus fue traído por la organización Citizen Go, ONG Padres Objetores y el Observatorio Legislativo Cristiano. De esta forma buscan manifestarse en contra del proyecto de ley de identidad de género y en favor del derecho de educar libremente a los hijos.