ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

¿Por qué América Latina está en llamas?  Los científicos dicen que no se trata sólo del cambio climático

¿Por qué América Latina está en llamas? Los científicos dicen que no se trata sólo del cambio climático

En Chile, más de 130 personas murieron este año en incendios forestales, los más mortíferos en la historia del país. El mes pasado en Colombia, el humo de los incendios forestales se elevó en las afueras de Bogotá, desafiando la reputación de la ciudad por su clima frío y húmedo. En Argentina, un incendio forestal destruyó un bosque catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la organización cultural de las Naciones Unidas, UNESCO.

Estos incendios forestales se suman a la devastación causada por incendios récord en la Amazonia en octubre de 2023. Este no es un patrón normal: en muchas partes de la región, los incendios forestales no forman parte de la historia natural del paisaje, excepto los incendios. causado por “rayos accidentales”. “Están golpeando”, dice Francisco de la Barrera, ecologista de la Universidad de Concepción en Chile.

Pero los científicos dicen que los incendios fueron provocados por una combinación de un fuerte patrón climático de El Niño, una abundancia de árboles no nativos y el cambio climático. Los investigadores advierten que los mismos factores podrían poner en riesgo a otras ciudades del continente.

«Estamos muy preocupados porque cada nuevo incendio es más grande, más amenazador y tiene un impacto mayor que nunca», dice de la Barrera.

El ardiente legado del cambio climático

La climatóloga Maisa Rojas Corradi, ministra de Medio Ambiente de Chile, dice que los incendios catastróficos tienen múltiples causas, pero el cambio climático es una de las principales. En la última década, el país ha sufrido 16 megaincendios, que coincidieron con “las temperaturas más altas jamás registradas en el centro de Chile”, dice Rojas. La megasequía que afectó a la región en 2010 es una de las más largas del milenio, dice Wingo Kay, científico climático de la agencia científica nacional de Australia, CSIRO, en Melbourne.

READ  El Ministerio de Salud brasileño termina con 179 casos confirmados de Covid-19

El cambio climático también está reduciendo la capa de nubes y reduciendo los glaciares en los Andes chilenos, dice Kay. Esto significa menos luz solar reflejada y, como resultado, temperaturas más altas.

Kay dice que los efectos del cambio climático se han visto exacerbados este año por el fuerte patrón climático de El Niño. Dice que las cálidas temperaturas de la superficie del mar frente a la costa de Chile han intensificado las temperaturas del interior y han alimentado «vientos cálidos del este que soplan a través de los Andes desde Argentina hacia Chile, avivando las llamas».

Donde el bosque y la ciudad se encuentran

Los humanos también han proporcionado abundante combustible para los incendios forestales locales al plantar árboles de buena fe. En el siglo XX, se plantaron eucaliptos nativos de Australia en las colinas alrededor de Bogotá para detener la severa erosión, dice Dolores Armintras, bióloga de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Se eligió el eucalipto porque crece rápidamente y se adapta bien a una variedad de condiciones.

La plantación tenía un «propósito noble», pero una gran cantidad de eucaliptos proporcionan una abundancia de material inflamable en forma de restos de corteza, dice Trent Penman, científico de incendios forestales de la Universidad de Melbourne en Australia. Estos materiales se encienden fácilmente, produciendo grandes cantidades de brasas que pueden atravesar carreteras, ríos y otras interrupciones de combustible, provocando que los incendios se propaguen rápidamente.

De la Barrera dice que los árboles no nativos han jugado un papel en los incendios en Chile. Según el Ministerio de Agricultura del país, las áreas de plantaciones forestales en la región de Valparaíso, escenario de los mortíferos incendios de enero, han duplicado su tamaño a más de 41.000 hectáreas entre 2006 y 2021. Los eucaliptos representan aproximadamente el 40% del área cubierta por plantaciones en Chile.

READ  La experiencia científica es una parte integral de las negociaciones de la COP26

“En los últimos 20 a 30 años, las ciudades se han acercado mucho más a las granjas”, dice de la Barrera, y agrega que los residentes de las áreas rurales y urbanas de las ciudades corren un mayor riesgo de sufrir incendios en el futuro.

Él predijo el fuego

“Cuando vi los incendios en Bogotá fue como ver un incendio Hechos de la muerte anunciadadice Tania Marisol González, ecologista conservacionista de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Se refiere a una novela del escritor colombiano ganador del Premio Nobel Gabriel García Márquez, en la que nadie en un pequeño pueblo puede detener un asesinato, a pesar de las numerosas oportunidades para hacerlo, un paralelo con la incapacidad de detener los incendios forestales.

González dice que América Latina necesita tomar más medidas preventivas, incluida la reducción de la cantidad de combustible y la construcción de cortafuegos. Armenteras dice que los riesgos de incendio en las afueras de las ciudades latinoamericanas podrían reducirse reemplazando los árboles invasores en estas áreas de transición con especies nativas que sean menos susceptibles a los incendios. Pero se necesita más investigación antes de que pueda comenzar un programa de este tipo. «No sabemos lo suficiente sobre la inflamabilidad de estas especies en América Latina; no sabemos qué especies usar», dice.

Rojas, el ministro de Medio Ambiente de Chile, dice que la misión del gobierno es hacer que el país sea más resiliente a los incendios. Una posibilidad, dice, es promover “paisajes biodiversos, con fuentes de agua protegidas y zonas resistentes al fuego, especialmente en la interfaz urbano-rural”. Esto reduciría los riesgos para las personas y la naturaleza”.

READ  Perú y Chile han avanzado en la consolidación de relaciones políticas, culturales y económicas | noticias

Pero aún nos queda un largo camino por recorrer: De la Barrera advierte que los pasos propuestos por Rojas requerirán cambios legales y regulatorios fundamentales.

El Ministerio de Medio Ambiente de Colombia no respondió naturalezaPetición de comentario.