ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Por qué necesitamos repensar los impuestos sobre las bebidas azucaradas

Por qué necesitamos repensar los impuestos sobre las bebidas azucaradas

Por Segun Ajayi Kadir

En las últimas semanas, algunas organizaciones han pedido al gobierno federal de Nigeria que aumente el impuesto especial sobre las bebidas azucaradas (SSB) con el pretexto de combatir la diabetes y la obesidad. Si bien reconocemos la importancia de abordar estos problemas de salud, es importante tener cuidado de no simplificar demasiado el problema y desinformar a los SSB.

Primero, es fundamental considerar el consumo de azúcar en Nigeria en relación con el límite de ingesta diaria recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según el Informe Anual de Azúcar del USDA (19 de mayo de 2022), per cápita Consumo de azúcar en Nigeria En 2021 fue de unos 8 kg, que es mucho menos que promedio global unos 21,4 kg por persona f Menos de 9,1 kg anuales recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Además, la prevalencia de diabetes en Nigeria en 2021, medida como porcentaje de la población de 20 a 79 años, Es equivalente a 3,6%, que es relativamente bajo en comparación con la tasa promedio mundial de 9,8%.

Si bien se debe abordar el consumo excesivo de azúcar, vale la pena señalar que la mayoría de los nigerianos se encuentran dentro de los límites recomendados. Gravar cada vez más a las bebidas azucaradas con base en este argumento absurdo ignora el contexto más amplio de los patrones de consumo de azúcar en general.

Promover una narrativa falsa de que las bebidas azucaradas son la única causa de la diabetes y la obesidad no solo es engañoso, sino también perjudicial para la economía nacional y la reputación de los productores. Tales afirmaciones sin fundamento pueden crear un pánico injustificado entre el público, lo que resulta en una menor confianza del consumidor, lo que podría tener consecuencias de gran alcance para la industria de las bebidas. Es esencial que las decisiones se basen en evidencia científica y no sucumbir a la retórica de advertencia que carece de una comprensión integral del problema en cuestión.

Nuestra evidencia no respalda la idea de que un impuesto a los refrescos haya logrado reducir la obesidad o la diabetes en los países donde se han implementado tales medidas. Estos problemas de salud son multifacéticos y requieren la colaboración entre varias partes interesadas, incluidos los gobiernos, la industria, la atención médica y la sociedad civil. No puede abordarse adecuadamente mediante enfoques separados, como los impuestos especiales sobre los refrescos.

READ  Chile en alerta por presos políticos en Nicaragua

La principal causa de la obesidad y el sobrepeso es el desequilibrio entre las calorías consumidas y las calorías gastadas a lo largo del tiempo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la alta prevalencia de la obesidad probablemente esté influenciada por una combinación de factores, incluidos rasgos genéticos, factores ambientales y aspectos conductuales que pueden tener influencias genéticas y ambientales.

El experimento internacional no logró demostrar que reducir el consumo de refrescos a través de impuestos conduce a la pérdida de peso. Perder peso requiere una disminución de las calorías totales y un aumento de la actividad física. A pesar de la introducción de impuestos a las bebidas gaseosas, países como México, Finlandia, Chile, el Reino Unido, Francia e Irlanda todavía luchan con altas tasas de obesidad y no han proporcionado evidencia de beneficios significativos para la salud pública:

  • México En 2014 se introdujo un impuesto al azúcar para frenar el aumento del consumo de refrescos y combatir las alarmantes tasas de obesidad. Sin embargo, las tasas de obesidad en México han seguido aumentando.
  • el El Reino Unido implementó un impuesto al azúcar en 2018, pero no hay evidencia de que las tasas de obesidad hayan mejorado. Las tasas de obesidad en el Reino Unido son las más altas de Europa, con proyecciones que indican nuevos aumentos en las tasas de sobrepeso en los próximos años. Cabe señalar que las bebidas contribuyen solo en un pequeño porcentaje a la ingesta total de azúcar, mientras que los dulces representan una proporción mucho mayor.
  • Los informes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre la tributación en Chile destacaron que el efecto de un impuesto a los refrescos en la reducción del consumo de bebidas azucaradas no conduce necesariamente a una disminución general del azúcar consumo. Los estudios han indicado que los consumidores tienden a sustituir la fuente de su ingesta de azúcar en lugar de reducirla significativamente.
READ  El Papa impone una auditoría anual para proteger a los niños de los abusos

Estos ejemplos muestran que simplemente gravar los refrescos no aborda de manera efectiva el complejo problema de la obesidad y el sobrepeso. Es necesario un enfoque integral que incluya educación, cambios de comportamiento y reformas nutricionales más amplias para abordar con éxito estos desafíos.

La implementación anterior de Nigeria de un impuesto al azúcar en 2021 ya ha tenido ramificaciones importantes, como La industria enfrentó una caída de ingresos del 8% al 10%Y El subsector de alimentos y bebidas experimentó un crecimiento negativo del PIB. Estos nefastos indicadores apuntan a un futuro sombrío si se promulga el impuesto propuesto, con consecuencias desastrosas que incluyen despidos masivos, cierres de fábricas y un empeoramiento de una situación ya generalizada. Se espera que la crisis de desempleo alcance el 41% en 2023.

El daño colateral de este impuesto no se limitará únicamente al sector manufacturero. La carga recaerá de manera desproporcionada sobre los consumidores de bajos ingresos que dependen de las bebidas azucaradas como alimento básico de su dieta debido al acceso limitado a productos frescos en medio de las altas tasas de inflación. La crisis fiscal e inflacionaria propuesta erosionará su poder adquisitivo, elevando los precios de los bienes y servicios esenciales. El círculo vicioso de privación y escasez solo empeorará, lo que llevará a Nigeria a una pesadilla más profunda de escasez de alimentos.

Como hemos visto en el caso de Dinamarca, un aumento en la tributación de los impuestos sobre las mercancías puede generar inflación, lo que afectará el poder adquisitivo de los consumidores y conducirá a precios más altos para otros bienes y servicios. Esto es contraproducente ya que el país se enfrenta actualmente a uno de ellos. Las peores crisis de inflacióny el aumento adicional de los productos básicos diarios solo conducirá a más.

Además, el gobierno debe considerar la posible disminución de los ingresos fiscales resultante del aumento de impuestos. Los precios más altos pueden conducir a un menor consumo, lo que a su vez puede conducir a menores volúmenes de ventas. Como resultado, es posible que no se logre el aumento esperado en los ingresos por el aumento de impuestos, lo que afecta negativamente la capacidad del gobierno para financiar iniciativas y servicios públicos esenciales.

READ  Chile obtiene permiso para exportar carne de ave a Paraguay

En lugar de recurrir a impuestos punitivos, se debe adoptar un enfoque más integral para abordar los problemas de salud pública. La educación del público sobre dietas equilibradas, la promoción de la actividad física y el fomento de estilos de vida saludables deben estar al frente de cualquier estrategia. Los esfuerzos de colaboración entre agencias gubernamentales, ONG y el sector privado pueden contribuir a crear conciencia e impulsar cambios de comportamiento positivos.

Si bien hubo una ligera disminución en las compras de bebidas azucaradas después de la introducción de impuestos al azúcar en otros países, no hay evidencia concreta que sugiera una mejora significativa en la salud y nutrición de los ciudadanos. Estos impuestos a menudo no producen los resultados previstos y, en cambio, Nigeria debería centrarse en estrategias comprobadas que produzcan mejores resultados para la población.

Si bien es importante abordar los desafíos de salud pública, una reacción rápida al aumento de los impuestos sobre las bebidas azucaradas no es una solución efectiva ni equitativa. El consumo de azúcar en Nigeria debe examinarse exhaustivamente, teniendo en cuenta los patrones dietéticos generales. Las afirmaciones sin fundamento y los impuestos punitivos pueden tener consecuencias negativas de gran alcance para las empresas, los consumidores y la economía nacional.

En lugar de centrarnos únicamente en los impuestos, debemos abogar por un enfoque multifacético que incluya educación, cambios en el estilo de vida e intervenciones agrícolas. Trabajando juntos, podemos lograr una nación más saludable mientras protegemos el crecimiento económico, la elección del consumidor y la reputación nacional de Nigeria.


Segun Ajayi-Kadir, mni, es el Director Gerente de la Asociación de Fabricantes de Nigeria

Las opiniones expresadas por los colaboradores son estrictamente personales y no de TheCable.