ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Chile escribe un nuevo capítulo en su historia

Comentario

Luego de una maratón de votaciones que duró hasta bien entrada la noche, la Convención Constituyente de Chile adoptó una serie. «Derechos fundamentales» En el texto de la propuesta de constitución el 19 de abril. Estos derechos sociales incluyen, entre otros, la atención médica y la seguridad social, el derecho a sindicalizarse, el derecho a la huelga y la negociación colectiva y el «derecho a una vivienda digna y adecuada». Janis Menezes Palma, Coordinadora de la Comisión de Derechos Fundamentales argumentó que la votación refleja «Progreso significativo en las demandas multigeneracionales». en realidad vota Indica la primera vez Los derechos sociales positivos serán incluidos en la constitución chilena.

Casi 50 años después de que los militares derrocaran violentamente al gobierno elegido democráticamente de Salvador Allende, la convención constitucional de hoy reanuda los asuntos pendientes de la revolución chilena. El llamado a la «dignidad» es importante e indica que votar en la convención es parte de una historia mucho más larga de lucha de los chilenos por lograr una vida digna. Trazar esta historia no solo nos ayuda a entender mejor las demandas multigeneracionales a las que se refiere Menezes, sino que también pone de relieve que tras 42 años de gobierno neoliberal, los chilenos están comprometidos con recuperar el poder del Estado para garantizar una vida digna.

Elegido en 1970, Allende prometió una revolución socialista anclada en el sistema político pluralista del país: su gobierno usaría los mecanismos de la democracia chilena para encaminar al país hacia el socialismo. A fines de 1971, las señales eran prometedoras: el gobierno había nacionalizado con éxito las industrias mineras del país por voto unánime en el Congreso, y la coalición gobernante había ganado las elecciones durante varios años.

Como ha descubierto el historiador Peter Winn, Las políticas económicas keynesianas del gobierno proporcionaron beneficios cotidianos tangibles a la gente.

En julio de 1972, Allende se dirigió a un encuentro de jóvenes chilenos en el centro de Santiago Para conmemorar el aniversario de la votación para nacionalizar la riqueza mineral del país para servir a sus objetivos socialistas. «Nosotros no hemos comprado nuestra dignidad, la hemos ganado a través de la lucha popular», declaró Allende. Continuó: “Estamos viviendo con dignidad ahora y seguiremos viviendo. No nos doblamos, no nos rompemos.

READ  Se convirtió en el presidente más joven de la izquierda chilena tras derrotar a un rival de extrema derecha | Chile

Mientras Allende pronunciaba su discurso en el centro de Santiago, los trabajadores y residentes de los cinturones industriales de la ciudad comenzaron a organizarse de formas nuevas y creativas. En lugar de organizarse únicamente como sindicatos de planta estructurados por negocios o industrias, los trabajadores comenzaron a organizarse regionalmente. Estas organizaciones de base, que operaban bajo el nombre de Cordones Industriales, buscaban superar la creciente oposición y coordinar una revolución industrial que permitiera al gobierno continuar con la transformación socialista del país.

Más tarde ese año, cuando la élite empresarial del país convirtió una huelga aislada de camioneros en el sur de Chile en un paro nacional conocido como Huelga Patronal, los cordones se convirtieron en la primera línea de defensa del gobierno. Los trabajadores de Cordones de Santiago tomaron sus fábricas, reorganizaron la producción y crearon nuevas formas de distribución que permitieron al gobierno mantener un suministro adecuado de artículos de primera necesidad.

La historia de una de esas organizaciones, conocida como Gordon Industrial Vicuna McKenna, ilustra la importancia de los Gordon en su lucha por la dignidad. La zona industrial Vicuña Mackenna, ubicada en el sureste de Santiago, albergaba algunas de las industrias más grandes, antiguas e importantes de Santiago, como la Empresa Textil Sumar, Cristalerías Chile, una empresa de vidrio, y Elecmetal, una fábrica metalúrgica que introdujo el primer horno eléctrico. en Latinoamérica. .

Trabajadores de 12 empresas participaron activamente en las acciones directas de Gordon y controlaron casi 2.5 millas cuadradas de lo que la organización denominó «territorio laboral».

En el punto álgido de la crisis de octubre, Cordón Vicuña Mackenna emitió un comunicado en el que argumentó que «en lugar de brindar una vida digna a todos los chilenos, la explotación continua de los recursos básicos de Chile por parte de una minoría es un delito».

Los autores del manifiesto, que se refirieron a sí mismos como el Comando Laboral de Vicuña McKenna, incluyeron preventivamente la frase «una vida digna», que identificaron como el objetivo principal de la lucha popular. Lo hicieron para reflejar la solidaridad entre los trabajadores de la región y los pobres urbanos. Conocidos como pobladores, los pobres urbanos de Santiago han luchado desde fines de la década de 1950 para ganar el derecho a una «vivienda digna» protegida del desalojo del gobierno. Una de las características definitorias de Cordón Vicuña Mackenna es el alto nivel de integración y cooperación entre los trabajadores y pobladores del territorio.

READ  Live Green Co. se compromete a liderar a Chile en producción sustentable de alimentos con fusión de cinco empresas

Los Gordon defendieron con éxito al gobierno durante la huelga de empleadores. Pero no pudieron evitar un golpe militar el 11 de septiembre de 1973, en el que se bombardeó el palacio presidencial y se puso fin a la revolución. El territorio de Vicuña Mackenna ha sido testigo de intensos combates. Miguel Salazar, un trabajador textil local, describió la «batalla» contra los militares rebeldes y las tropas civiles de choque como «el infierno en la tierra».

A fines de la década de 1970, la región se convirtió en un hervidero de oposición a la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet, que disfrutaba de bastiones en los municipios del extremo oriente de la ciudad centrados en Santiago. El lenguaje de la dignidad resonó cuando los trabajadores y residentes de Visuna Makenna se unieron contra la dictadura.

Tomemos, por ejemplo, el caso de Manuel Bustos, un trabajador textil en una fábrica de algodón de Sumar que se convirtió en presidente de la Coordinadora Nacional Sindical, una organización sindical central durante la dictadura. Cuando la Coalición se fundó oficialmente en 1978, su primera declaración pública se hizo eco del manifiesto de Gordon de 1972, declarando su misión «restaurar la libertad» y «una vida digna». El integrador trabajó directamente contra la dictadura. Como resultado, las fuerzas de seguridad arrestaron, encarcelaron y deportaron a la fuerza a Bustos en varios momentos a lo largo de la década de 1980.

En 1980, la dictadura buscó institucionalizar su visión de la sociedad chilena a través de una nueva constitución. Después del golpe, los militares suspendieron la constitución del país de 1925 y lo administraron por decreto. Hablando en contra de la constitución propuesta, Bustos y el coordinador llamaron a «todos los chilenos», incluidos los trabajadores, los trabajadores rurales. [campesinos]Los pobres urbanos [pobladores], y estudiantes, «para rechazar el intento de legitimar la dictadura». Concluyó su discurso declarando que la Constitución era «una afrenta a nuestra dignidad como pueblo libre y soberano».

READ  El comercio de Chile con el mundo aumentó un 22,6% en el primer trimestre de 2021 con respecto a 2020

Aunque los militares aceptaron la constitución propuesta, abrió la puerta a la derrota de la dictadura. También incluía una disposición para un referéndum sobre si Pinochet cumpliría otro mandato en ocho años. En 1988, la campaña para derrocarlo fue exitosa y Chile estaba listo para celebrar sus primeras elecciones presidenciales en 29 años. A pesar del regreso de elecciones libres y justas, la democracia chilena continuó operando bajo las estructuras constitucionales de una dictadura durante décadas.

Luego, entre octubre de 2019 y marzo de 2020, los chilenos salieron a las calles para exigir el fin del modelo político-económico implementado por la dictadura. «¡Dignitat!» el grito de El estalido sonó durante la comunidad (conmoción social), este testigo El 25 de octubre es la protesta más grande de la historia de Chile En Santiago, alrededor de 1 millón de personas marcharon hacia Plaza Italia, que los manifestantes rebautizaron como Plaza Dignitad. El levantamiento logró presionar al gobierno para que celebrara un referéndum sobre la reescritura de la constitución con el 78 por ciento de los votos.

A principios de 2020 hablé con miembros de este movimiento en Plaza Dignitad. Su movimiento no se trata de la propuesta de alza en los precios del transporte público, que ha provocado protestas, sino, como me dijo uno, una protesta contra los últimos 30 años: “No hijo Trenta Bezos, hijo Trenta Anos.» (No son 30 paisa, son 30 años).

Este septiembre, los chilenos acudirán nuevamente a las urnas para decidir si aceptan el texto de la nueva constitución que se negocia actualmente. Aunque se desconoce el resultado, la incorporación de los derechos sociales representa una nueva etapa en la lucha por una vida digna, que cumple con las últimas palabras de Allende de «fe en Chile y su destino… para construir una sociedad mejor».