ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Pandi Aya, acusada de secuestrar a enemigos de Pinochet, pierde apelación contra deportación a Chile | Sydney

La ex monja de Sydney Adriana Rivas ha perdido otra apelación contra su deportación a Chile para enfrentar cargos de secuestro agravado durante la dictadura militar. Augusto Pinochet.

Rivas enfrenta siete notorios casos de secuestro que involucran la desaparición y asesinato de siete miembros, incluido Víctor Díaz, líder del Partido Comunista de Chile, quien desapareció en 1976.

Los funcionarios chilenos acusan a Rivas de ser miembro del oscuro regimiento Lotto y de torturar y desaparecer a los opositores políticos de la dictadura de Pinochet.

El equipo legal de Rivas ha estado luchando por deportarlo durante más de dos años, argumentando que los cargos en su contra son «políticos» y por lo tanto no pueden ser entregados.

El hombre de 68 años está en la cárcel. Sydney Desde su arresto en 2019, ha perdido tres fallos judiciales que se oponen a su extradición.

En octubre de 2020, el magistrado de Sydney Rivas dictaminó que era elegible para la deportación, lo que fue confirmado en junio de 2021 por un juez de un tribunal federal.

Rivas apeló al pleno de la corte federal, que el miércoles dictaminó que era elegible para la deportación.

Los jueces Debra Mortimer, Robert Bromwich y Stewart Anderson argumentan que muchos de los 17 motivos de la apelación de Rivas son inapropiados y justifican los cargos en su contra.

«El crimen o la inocencia no es parte del proceso de extradición internacional», dijeron los jueces, y agregaron que «será un asunto de los tribunales chilenos».

Los tribunales australianos solo estaban obligados a evaluar la validez de la solicitud de extradición.

READ  Análisis: gigantes chilenos del cobre buscan estabilidad en tiempos políticos inciertos

«El recurrente tiene derecho a rendirse».

Partidarios de las supuestas familias de Rivas frente a la corte federal el miércoles. Foto: Cecilia Jimenez

El abogado de Rivas, Frank Chandice, argumentó que los jueces australianos no habían tenido en cuenta la ley de amnistía de 1978 de Chile, que fue promulgada por Pinochet para proteger a los sospechosos de abusos contra los derechos humanos. Sostuvo que la ley «existe en Chile y no hay acción en el parlamento para derogarla».

«Lo que está sucediendo en Chile es ilegal y Australia tiene derecho a no actuar sobre la solicitud de extradición», dijo.

El banco rechazó el argumento.

En 1998 La Corte Suprema de Chile falló La ley de amnistía no se aplica a las violaciones de derechos humanos.

Miembros de la administración Pinochet, incluidos miembros del Regimiento Lautaro, fueron procesados, condenados y encarcelados, y los fiscales chilenos intentaron deportar a Rivas utilizando pruebas de esos asuntos.

Rivas aún puede apelar ante el Tribunal Superior de Australia, pero tendrá que pedir permiso al tribunal para hacerlo. Rivas también puede hacer presentaciones en su contra. Entrega al Fiscal General de la Commonwealth, Quien tomará la decisión final sobre si debe entregarse a Chile.

Rivas vive en Australia desde 1978. Vivía en Pondy, un suburbio costero de Sydney, donde trabajaba como niñera y limpiadora antes de ser arrestado en febrero de 2019. Anteriormente había sido arrestado cuando regresó a Chile, pero escapó. De regreso a Australia.

Las familias de las siete víctimas de la acusación formal de Rivas, que huyeron de Chile mientras estaba en libertad bajo fianza, han dicho que debería ser tratado como un factor malo si es declarado culpable.

«Una vez que sea deportada a Chile, exigimos que Rivas permanezca bajo custodia durante el juicio, y esperamos que esto sirva de precedente para su comportamiento».

En Sydney, simpatizantes y familias de inmigrantes chilenos realizaron un mitin de concientización en los escalones de la corte federal.

Rivas ha negado sistemáticamente las acusaciones y mantiene sus funciones dentro de la Dirección de Inteligencia Nacional, que es totalmente administrativa por sus siglas en español Tina.

Pero los documentos judiciales de la Corte de Apelaciones de Chile fueron entregados a los tribunales australianos como parte del proceso de extradición.

Un minuto del Ministerio del Interior de Chile, citado en un fallo de un tribunal de magistrados de 2020 en el caso, establece que la brigada se estableció para atacar a miembros del Partido Comunista que se oponían al gobierno militar de Pinochet.

Guía rápida

Cómo obtener las últimas noticias de Guardian Australia

Show

Foto: Tim Roberts / Stone R.F.

Gracias por tu comentario.

El informe policial chileno, citado en la misma sentencia, acusa a Rivas de ser miembro de una brigada involucrada en la comisión de «ingreso obligatorio, detención, interrogatorio y tortura», todo lo cual él niega.

El batallón usó camas metálicas provistas de electricidad y los prisioneros recibieron descargas repetidas en todo el cuerpo, según el informe.

El Ministerio del Interior chileno escribió en documentos judiciales: “El complejo se utilizó para desarrollar técnicas avanzadas de matanza, como la producción de gas sarín.

“Tenían un equipo médico para examinar la salud de los presos y determinar si podían soportar la tortura. Los cadáveres fueron incinerados [on] Sus huellas dactilares y rostro con soplete de soldar; Esto se hizo dentro de la piscina vacía. Luego, los cuerpos fueron colocados en sacos, atados con cables a una viga de ferrocarril y luego arrojados al mar por helicópteros de la fuerza aérea.

En 2013, Rivas concedió una entrevista a la televisión SBS como parte de una serie documental que marca los 40 años desde que Pinochet llegó al poder en una trama.

Dijo que trabajaba en el cuartel general del batallón pero que no participó en el interrogatorio de los detenidos.

«Sin culpa. Sin culpa. Yo … mira, nunca tuve la oportunidad de estar donde estaban los prisioneros. Nunca, ¿entendiste? Todo mi trabajo era como secretaria o seguridad. Nada más».

En la misma entrevista, confirmó el uso de la tortura contra opositores al régimen. «Todo el mundo sabe que tiene que hacerlo para quebrar a la gente porque los comunistas no hablan. Era necesario ”, dijo Rivas.