ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Una batalla legal a 20.000 pies bajo el nivel del mar… Tesoros escondidos en el abismo |  Ciencia y Tecnología

Una batalla legal a 20.000 pies bajo el nivel del mar… Tesoros escondidos en el abismo | Ciencia y Tecnología

Durante miles de años, los humanos han respetado la oscuridad y el silencio del fondo del océano de 21,325 pies de altura. Sin embargo, la tecnología ha hecho posible lo que alguna vez fue ciencia ficción, permitiendo que los humanos ahora extraigan minerales esenciales para la transición verde (minerales para turbinas eólicas, teléfonos celulares y baterías eléctricas) de las profundidades. Los beneficios potenciales son enormes… al igual que el daño al medio ambiente.

Este polémico presente comienza en el pasado. En 1994, las Naciones Unidas crearon la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA) para garantizar que los minerales extraídos de las aguas internacionales beneficiaran a la humanidad. Sus decisiones las toma un consejo rotatorio de 36 miembros que representan a 167 países que han ratificado la Ley del Mar. Estados Unidos participa como observador. Este cuerpo de derecho internacional requiere que cualquier empresa que desee explorar la minería en aguas profundas debe pagar a la ISA alrededor de $ 500,000 por una licencia y estar respaldada por un estado miembro que garantice el cumplimiento de la empresa con las regulaciones ambientales. Desde 2001, agencias gubernamentales y empresas privadas han extraído minerales de más de 500 000 millas cuadradas en los océanos Índico, Pacífico y Atlántico. Pero sus investigaciones recientes Tiempos de Los Ángeles Y New York Times Divulgación de la estrecha relación que mantiene la Secretaría General de la ISA con algunas empresas mineras, así como la presión ejercida sobre algunos de los países más débiles para obtener apoyo para las operaciones de minería en aguas profundas.

READ  La ubicación importa: geolocalización y ciencia de datos [Part 2]

Las regulaciones están tan desactualizadas que las empresas mineras han encontrado una laguna importante. En junio de 2021, Nauru, una pequeña isla del Pacífico, advirtió que un tratado de la ONU requiere que la ISA complete las negociaciones dentro de dos años. En caso contrario, en el mes de julio, tienen derecho a explotar los minerales de sus aguas, algo que antes estaba prohibido.

La República de Nauru ha certificado las operaciones de The Minerals Corporation (TMC), una start-up canadiense. “Si bien el regulador aceptará solicitudes pronto, esto no significa que nuestra subsidiaria Norin comenzará a operar”, señala TMC en un comunicado. “Junto con Nauru, nos hemos comprometido a presentar una solicitud de contrato comercial solo después de completar una evaluación de impacto ambiental y social integral y científica de la más alta calidad”. Sin embargo, si obtienen la licencia, pueden comenzar a extraer minerales a fines del próximo año o principios de 2025. New York Times Se estima que en dos décadas, pueden generar hasta $ 30 mil millones en ingresos a partir de 240 millones de toneladas de material.

La situación está enredada por la presión excesiva, el dinero excesivo y muchos intereses geopolíticos. TMC tiene tres contratos de exploración, pero China tiene cinco, que es la mayor cantidad en toda la isla. Beijing no quiere perder su liderazgo en el almacenamiento de minerales críticos. Sus diplomáticos argumentan que las preocupaciones ambientales no deben subestimar los beneficios económicos de la minería. Esta opinión es compartida por Bélgica, Francia, Reino Unido, Alemania, India, Corea del Sur, Rusia y Singapur, que tienen alrededor de 30 acuerdos de exploración aprobados por la ISA. «Necesitamos esos minerales. Pero tenemos que asegurarnos de no dañar la naturaleza», dice Michael Widmer, estratega de minerales de Bank of America.

En un movimiento sorprendente, el gigante estadounidense de defensa Lockheed Martin vendió recientemente su subsidiaria de minería en aguas profundas, UK Seabed Resources, a Loke Marine Minerals de Noruega. A su vez, la naviera Maersk abandonó la industria. Empresas como Samsung, BMW, Google, Renault, Volvo y Philips piden una pausa para comprender las consecuencias ambientales de promover la minería en aguas profundas. Esta demanda es apoyada, sobre todo, por los gobiernos de Chile, Costa Rica, Ecuador, Nueva Zelanda y España. Mientras tanto, Francia pide una prohibición absoluta de la minería en aguas profundas.

En defensa de su empresa, Walter Sognes, director ejecutivo de Loke Marine Minerals, afirma: “La actividad extractiva es segura y nuestra tecnología garantiza un impacto ambiental mínimo”. El abogado británico Michael Lodge, secretario general de la ISA, advirtió que la moratoria era «contraria al derecho internacional».

Donde la luz nunca llega

Allá abajo, donde la luz nunca llega, estos mineros buscan nódulos polimetálicos. Los bloques minerales están cubiertos de arena, a una profundidad de entre 13.000 y 21.325 pies. Las reservas más grandes tienen lugar entre México y Hawai. Contiene manganeso, cobre, cobalto, níquel y trazas de elementos de tierras raras.

La recolección de nódulos requiere mucha menos energía que el método tradicional [of mainland mining]. Dado que la concentración de metales es mucho más alta, la lixiviación también es más fácil, dice Sefer Wang, codirector del Programa de Energía y Clima del Instituto Breakthrough en California. Wang no tiene ninguna duda de que si una empresa tiene éxito en tal esfuerzo, otra la seguirá. En julio, es poco probable que se apruebe el reglamento. «Sin él, ninguna empresa explotaría los minerales, a pesar de que ya se extrajeron toneladas durante las pruebas», dice Sean Owen, director de Deep Sea Conservation Coalition (DSCC). Por ejemplo, la empresa canadiense recolectó 4.500 toneladas en pruebas de las aguas alrededor de Nauru solo en 2022. New York Times Revela que la empresa ha diseñado un vehículo submarino capaz de «levantar» 3.200 toneladas de nódulos polimetálicos del fondo del Océano Pacífico.

READ  Viuda del dictador chileno Augusto Pinochet muere a los 99 años | Chile

El Derecho del Mar también establece que los países tienen derecho a explorar y explotar sus recursos naturales (energía eólica o mareomotriz) hasta 200 millas náuticas de sus costas. Esto incluye minerales. Noruega ha reservado un área de 127,000 millas cuadradas (aproximadamente del tamaño de Alemania) para estudiar la viabilidad de la minería en aguas profundas. La agencia gubernamental responsable de regular los recursos, la Dirección de Petróleo de Noruega (NPD), ha descubierto cantidades significativas de cobalto marino, cobre, manganeso, níquel y elementos de tierras raras.

Suscribirse a Boletín semanal Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS USA Edition